Jorge y María Müller: Dios Proveerá (Parte II)

Esta entrada es continuación de la biografía escrita por Dra. Erika Ríos Hasenauer comenzada hace tres días.

…Los huérfanos empezaron a tener un lugar muy importante en el corazón y en las vidas de Jorge y María Muller.

Esa noche, al calor del fuego, y posiblemente compartiendo té, platicaban en familia sobre los eventos del día.

– ¿Sabes, Mari? Estoy iniciando a pensar que Dios no quiere que seamos misioneros lejos. Sino que amemos a estos niños y seamos papá y mamá para ellos, que los eduquemos, vistamos…

La mirada de María posiblemente estaba fija a los ojos de su esposo. ¿Qué nueva locura estaba pensando su esposo?

Jorge continuaba…

– y los traigamos a los pies de Jesús. Tal vez Él nos quiere aquí. Jorge empezaba a entender que no había que ir muy lejos para cumplir con la Gran Comisión. La necesidad estaba literalmente a la puerta y su oportunidad de servicio.

Jorge no se equivocó. Dios usaría a sus fieles siervos para establecer casas hogar para 1,000 niños por toda Inglaterra y ser de inspiración para muchos más.

La Sra. Muller murió en avanzada edad, cansada pero feliz de haber dado su vida por estos pequeñitos. Muchos de ellos, no solo aceptaron a Jesús sino llegaron a ser ministros de la Palabra a su tiempo.

Aquella escena de Bristol, de gente necesitada y hambrienta no está ajena a nosotros.

UNICEF señala que existen actualmente más de 10 millones de huérfanos por alguna causa (incluye de huérfanos de un padre) en América Latina, pero la mitad casi son huérfanos dobles, de padre y madre.

México ocupa el segundo lugar después de Brasil. El INEGI (registro de población nacional) señala que hay más de 1 millón y medio de huérfanos en solo México. La Ciudad de México, alberga a la mayoría.

Jesús les dijo a sus discípulos en más de una ocasión, cuál profundo era su amor por los niños. Es posible que en este día, él esté recordándonos (a su iglesia entera, a ti y a mí) a través de esta historia, que seamos Sus manos y pies, así como lo fueron Jorge y María Muller, que les demos algo a estos pequeños y personas desamparadas, que nadie más puede dar. No solo alimento y vestido, sino amor, aquél amor incondicional y radical.

Mostrémosles con nuestras acciones lo que predicamos.

Atrevámonos a ensuciar nuestras manos por El.

¿Qué programa de compasión que beneficie a niños y personas de la calle, huérfanos, puedes iniciar hoy en tu contexto hoy?

¿Quién necesita ser amado a tu alrededor?

¿Quién necesita ser recordado que su vida no es un accidente?

2 comentarios sobre “Jorge y María Müller: Dios Proveerá (Parte II)

Agrega el tuyo

  1. Dios los bendiga! Desde hace mucho he leido su blog, me bendice y ministra cada vez que lo leo. Me encantaria tener el correo o forma de contacto con la Sra. Erika Ríos Hasenauer. Me gustaria conocer y saber mas de ella, pues ambas compartimos el amor a las misiones. Me encantaria tambien compartir un viaje misionero junto a ella. Bendiciones y gracias por compartir historas y testimonios tan hermosos que nos edifican y confrontan a llevar a cabo los planes del Señor para sus hijos(as). Bendiciones!

    1. Saludos nuevamente hna. Margaret, gracias por el comentario. Es lindo saber que hablamos el mismo lenguaje no es cierto? En que parte vive? En el Senor todo es posible, quien sabe y nos toque compartir ese viaje misionero del que habla!
      Adelante!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: