Hudson Taylor: Intercesor por China (Parte I)

English: From Hudson Taylor In Early Years: Th...
English: From Hudson Taylor In Early Years: The Growth of A Soul by Dr. and Mrs. Howard Taylor; Morgan & Scott; 1911 (Photo credit: Wikipedia)

En estas semanas, después del Día de Pentecostés, Dra. Erika Ríos ha estado compartiendo sobre algunos grandes misioneros de la historia quienes se han caracterizado por la unción del Espíritu Santo.  En las entradas de hoy y este miércoles, tenemos el privilegio de mirar la vida de Hudson Taylor.

Hubo pocos movilizadores de hombres y mujeres tan efectivos en la historia de las misiones y de la iglesia como lo fue Hudson Taylor – el gran misionero de la China.

Lo más remarcable de su historia fue su principal “arma” (y la única) del éxito – la oración. Así, llegó a ser el Director de las Misiones al Interior de ese vasto país que llegó a adoptar como suyo, China, y fundar 205 bases misioneras, viendo 849 misioneros cuando murió.

De todos los dones o cualidades que podríamos aprender de este hombre e imitar, sin duda la más importante fue su dependencia absoluta de Su Padre y su estilo de vida de oración.

Taylor decidió desde joven probarse a sí mismo, si en verdad su fe era fuerte y estaba listo para irse al campo misionero. Creía que debía enfrentar muchas pruebas aún, y si no tenía una fe fuerte no estaba listo para irse a ningún lado. Así, se obligó a vivir de la forma más modesta posible y a depender de Dios absolutamente para todo.

Un día Taylor se encontró en extremo hambriento y sin dinero. Aun así, no quería preguntarle al doctor para quien trabajaba sobre su paga. Hacía 3 semanas que estaba atrasada. Esa noche, oró intensamente a Dios, que satisficiera su necesidad. En ese momento, el doctor tocaba a la puerta.

– Vine a darle su dinero debido y aun una semana adelantada, dijo un tanto molesto porque Taylor no le había recordado antes.

Esa noche, Taylor cayó de rodillas ante su Padre. Tan solo tenía 19 años. Una y otra vez en el futuro, haría exactamente lo mismo ante los milagros y respuestas increíbles de Dios a sus peticiones. Él nunca oró por sí mismo, por bienes, o renombre, ni siquiera salud. Oraba que el sueño de Dios fuera hecho en ese lugar y que él fuera parte de él.

2 comentarios sobre “Hudson Taylor: Intercesor por China (Parte I)

Agrega el tuyo

  1. El éxito y crecimiento de todo ministerio depende de Dios, pero usa como instrumentos especiales a todos aquellos que oran al Señor, pidiendo que que obre a través de ellos. Que Dios nos ayude a ser disciplinados en practicar este poderoso medio de gracia “LA ORACIÓN”
    Ulises Solis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: