9 Señales de que su iglesia está lista para alcanzar a los inconversos – Parte 1

Escrito por: Carey Nieuwhof

Casi todas las iglesias que conozco dicen que quieren llegar a los inconversos. Pero pocos están realmente haciéndolo.

carey-widget

Carey Nieuwhof

Parte del problema radica en el hecho de que muchas iglesias no entienden realmente a los inconversos.

Y parte del problema es que nuestro modelo de iglesia está diseñado para alcanzar y ayudar a la gente que va a la iglesia, no a personas que no se han convertido. Las iglesias no han aceptado este cambio con suficiente profundidad.

Así que usted puede decir que quiere llegar a la gente todo el día. Usted puede enseñar sobre eso cada semana. Pero si usted no ha diseñado su iglesia con base en la ministración de las personas inconversas, es como que usted esté predicando que quiere perder peso, mientras que come una triple hamburguesa.

Su modelo simplemente no coincide con su misión.

Entonces, ¿cómo sabe que su iglesia está realmente lista para llegar a los inconversos?

Aquí hay 9 señales de que su iglesia está dispuesta a abrazar a la gente que todavía no conoce a Cristo:

  1. Sus principales cultos involucran adolescentes. He hablado con muchos líderes de las iglesias que quieren llegar a las personas inconversas, pero no pueden entender por qué esta gente no les gusta su iglesia. Estaban atónitos hasta que hice una última pregunta: ¿Los adolescentes en su iglesia aman sus cultos y quieren invitar a sus amigos? Tan pronto como hice esa pregunta, la expresión del líder inevitablemente cambió. Él o ella miraron hacia abajo en el suelo y dijeron ‘no’. Esto es lo que yo creo: si los adolescentes encuentran sus principales cultos (sí, los que se ejecutan en las mañanas de domingo) aburridos, irrelevantes y desacoplados, también lo harán las personas inconversas. Como regla general, si usted puede diseñar cultos que se dedican a los adolescentes, entonces ha diseñado un culto de los convertidos que involucra a los no convertidos.
  2. Las personas que asisten a su iglesia son las que conocen a los inconversos. Muchos cristianos dicen que quieren llegar a las personas que no van a la iglesia, pero ellos no conocen en realidad ninguna comunidad de inconversos lo suficientemente bien como para invitarlos. Una de las razones por las que casi no hay programas en la iglesia en Connexus donde sirvo (excepto los grupos pequeños y algunos otros pasos hacia el discipulado) es que queremos que nuestras familias conozcan gente inconversa. Queremos que jueguen deportes de la comunidad, participen en la escuela de sus niños y tengan tiempo para las cenas y mucho más. Usted no puede hacer eso si están en la iglesia 6 noches a la semana. Nosotros no hacemos muchos ministerios porque la gente es nuestro ministerio.blog
  3. Sus asistentes están preparados para no ser críticos. Los inconversos no vienen “pre-convertidos’. Ellos tendrán el estilo de vida que puede tardar años en cambiar (y seamos honestos ¿no?). La limpieza de su comportamiento no es una pre-condición para la salvación, al menos no en el cristianismo. Lo que Dios ha hecho por nosotros en Jesús es lo que nos salva; no lo que hemos hecho por Dios. ¿Está su congregación realmente dispuesta a amar a la gente inconversa, no sólo juzgarlos? (Escribí acerca de por qué los cristianos deben dejar de descolgar a los no cristianos en otra entrada en mi blog). Uno de los enfoques geniales de Jesús era amar a la gente que necesitaba un cambio de vida. Si su gente puede hacer eso, usted está listo para llegar a las personas que inconversas.
  4. Usted es bueno con preguntas. Esto sigue siendo difícil para mí. Me gusta pensar que cada pregunta tiene una respuesta. Creo que una de las razones por las que los convertidos huyen de las iglesias es porque se sienten apagados cuando cada pregunta que hacen tiene una respuesta ágil o rápida. Van a encontrar sus propias respuestas, pero hay que darles tiempo. Abrazando las preguntas de las personas inconversas es una forma de abrazarlos.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 13 marzo 2015 en La Iglesia, La Misión, Liderazgo y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: