Lidera con tu Introversión como una Fuerza…¡Porque lo Es!

ebook

LIDERA CON TU INTROVERSIÓN COMO UNA FUERZA
¡Porque lo es!

Hola, soy un líder introvertido.

Confieso que me tardó muchos años hacer esa declaración con audacia. Durante años pensé que para ser un buen líder, tenía que ser un extrovertido. La mayoría de los líderes que yo conocía parecían tener energía ilimitada por las personas, y eran energizados por ellos. Yo, por otro lado, me cansaba, estaba irritable, e impaciente después de pasar tiempo rodeado por personas. Yo pensé (y a veces indirectamente di el mensaje) que ésta era una falla de carácter en mi parte.

Me tomó años de intentar (y fallar) ser un extrovertido, más una estación de depresión, para realmente comprender qué son realmente la extroversión y la introversión. Y esto me permitió no sólo comprender que mi introversión era una fuerza, sino que yo podía liderar más eficazmente si estaba atento a mi introversión.

Si eres extrovertido o introvertido por naturaleza, me gustaría ayudarte a crecer en tu comprensión de lo que es introversión y como luce en el liderazgo y el ministerio. Primero, definamos los términos. Simplemente, un introvertido es alguien que es energizado por pasar tiempo sólo. Susan Cain, autora de Silencio: El Poder de los introvertidos en un mundo que no puede parar de hablar, nota que los introvertidos tienen una preferencia por lo quieto, mínimamente por los ambientes estimulantes. Mientras algunos introvertidos también pueden ser tímidos, la introversión y la timidez no son la misma cosa.

Hay grados diferentes de introversión. Algunos introvertidos, como yo, pueden actuar a veces como los extrovertidos, aunque necesitamos tiempo a solas para recargar. Otros introvertidos se agotan más en las escenas sociales de grupo.teaching large auditorium

Los introvertidos también son a menudo injustamente caracterizados como personas detestables, lo que generalmente no es verdad. Nos gusta la gente en general, solo no nos gusta interactuar recíprocamente con demasiadas personas a la vez, o por demasiado tiempo. En ese punto, podemos no gustarle a alguien porque nos hemos vuelto lo que yo llamo “los sin gente”. Pero no es nada personal. Volvemos a la gente cuando hayamos tenido tiempo con nosotros mismos.

Cain estima que entre el 15 y 50 por ciento de las personas son introvertidas. Eso significa que la mayoría del mundo opera desde una perspectiva extrovertida. Pero eso no hace a la extroversión mejor, a pesar de los muchos mensajes que reciban los introvertidos.

Como un niño pequeño, yo era dolorosamente tímido. Durante los años, sobrepasé mi timidez y me sentí más seguro y confiado en las escenas sociales. Me tomó un tiempo largo, sin embargo, comprender y aceptar que yo todavía era un introvertido. Yo, también, pensé que la timidez e introversión eran la misma cosa, y que necesitaba superar ambos. Pensé que mi introversión era mi “espina en la carne” que me impedía ser un mejor líder.

De hecho, es todo lo contrario. La introversión es una fuerza, no una debilidad. Como introvertido, tengo un mundo interior profundo, rico que me ayuda a discernir bien, dar respuestas pensativas, experimentar el confort del silencio y la soledad. He experimentado conversación profunda y conexiones fuertes, duraderas. Éstos son grandes regalos a nuestra cultura y nuestras organizaciones, familias, y amigos. Y éstos también son las fuerzas en el liderazgo. Me gustaría ofrecer seis consejos para liderar bien como introvertido.

Reconoce y acepta tu introversión.
Dios hizo a los extrovertidos y a los introvertidos. Él te hizo de la manera que eres. No intentes ser alguien más; solo te dejará más cansado y frustrado. Estate de pie orgullosamente en tu introversión y no te disculpes por como Dios te hizo. Si te encuentras irritado o agotado, quizá has estado intentando ser alguien que no eres. No permitas que un mundo extrovertido, o una cultura de liderazgo que aprecia las personalidades carismáticas, definan a qué debe parecerse tu liderazgo.

date at coffee shopHe aprendido a ordenar un cuarto y disparar a una muchedumbre. Puedo ser un bulto de energía. Pero al final, esas actividades agotan mis reservas emocionales, dejándome con nada para el ministerio, para mí mismo o para otros. Soy un mejor líder cuando opero desde la fuerza de mi introversión.

Una manera de apoyarte en tu introversión es delegar responsabilidad para perfil superior, tareas de frente. Estoy mucho menos agotado estando de pie en el fondo, en un papel de apoyo, mientras alguien más dirige el cargo. Además, delegar efectivamente es un sello de buen liderazgo.

Aprende a rellenar tu tanque.
¿Es una tarde quieta en casa con la familia? ¿Una tarde solo con un libro bueno o tu lista de música favorita? ¿Almuerzo íntimo con un amigo? ¿Una siesta o una noche ininterrumpida de sueño? ¿Un paseo o carrera solo? ¿Cena nocturna con tu amado? Presta atención a qué recarga tus baterías. Se consciente de que algunas cosas que son muy divertidas también pueden ser muy agotadoras. Si te encuentras sintiéndote fuera o resentido después de un cordón de actividades o reuniones sociales, puede ser que las actividades eran opciones pobres, pero no te permitiste bastante tiempo antes, después o entre para restaurar tu energía. Nutre las actividades y relaciones que te nutren.

Saca tiempo para recargar.
He venido a comprender que necesito tiempo exclusivamente antes y después de las actividades sociales. Cuando me programo para viajar o dirigir o hablar en un evento grande, saco días de mi calendario antes y después para engranar y animarme. Estos días son tan importantes como los eventos, y por consiguiente se vuelven parte de mi calendario. No me disculpo por esos días, y aclaro que volveré lleno de fuerza después de ese tiempo de recuperación.

En mi iglesia, la mayoría de las personas sólo me ven cuando estoy “arriba” y se ríen cuando les digo que soy un introvertido. Me ven en el escenario con el equipo del culto, en el lobby saludando a los amigos y visitantes, e interactuando con mi extrovertido conyugue. Ellos no ven mis noches de sábado calladas en casa, o todo el tiempo que paso solo a lo largo de la semana.

Considera el costo de energía.
Cuando se presenta una oportunidad, evento, o actividad, ya sea si es una fiesta grande o una cita de café, considera no sólo el tiempo sino también el costo de energía emocional del compromiso. Tu calendario puede estar abierto pero eso no significa que tienes el margen emocional necesitado para esa actividad.

Continúo esforzándome con esto. Veo aperturas en mi calendario y asumo que vienen con energía ilimitada. El año pasado, yo estaba considerando un viaje a Colorado para visitar a mi mentor y unos amigos y asistir a la conferencia del Catalizador dos días después.headphones

Cada uno sería energizante de algunas maneras. Mientras hablaba de las opciones con un amigo, él sabiamente señaló que por muy divertido que fuera cada viaje, yo no tendría bastante tiempo de recuperación entre ellos y terminaría tomando una decisión para hacer ambos. Él tenía razón; escogí el tiempo en Colorado y el tiempo de conexión con amigos y colegas queridos que llenaron mi mente y corazón tan totalmente que necesité varias semanas para empapar y procesar el viaje. Agregar una ruidosa conferencia con 13,000 personas después me habría puesto en un déficit de energía mayor.

Haya los momentos del silencio.
Hay tiempos cuando tienes que estar en modo social alto. Hay reuniones regulares, eventos del ministerio, y compromisos familiares cada semana. En esas ocasiones, haz lo mejor para encontrar un bolsillo de silencio o soledad dentro de lo ocupado.

En una muchedumbre grande, a menudo me retiraré a una esquina y me comprometeré en la conversación profunda con unos pocos. Mi cónyuge, por otro lado, salta de persona a persona, recorriendo el lugar. Cuando las personas vienen a verme y a preguntar si yo estoy bien, apenas sonrío y digo estoy tripulando en la “esquina introvertida”. Salgo furtivamente lejos durante una hora de silencio en un cuarto sin usar con las luces apagadas. También he cancelado el ruido con auriculares y leo un libro mientras mis familiares ven una ruidosa película de acción. Quiero estar con ellos, pero a veces no puedo tener más estimulación.

Observa las señales de aviso.
¿Te hayas fácilmente irritado por las personas? ¿Te sientes “desgastado” física o emocionalmente? ¿Simplemente quieres arrastrarte en una esquina y desaparecer? Éstas son señales de que has estado presionando demasiado y no has respetado tu introversión. Asiste rápidamente a estas señales tan pronto como sea posible antes de que tus baterías se agoten completamente. Semejantemente, presta atención a la pequeña voz que cuestiona la sabiduría de otro compromiso. Aunque es difícil como un líder, aprende a decir “no” a cosas que sabes que te agotarán.

Si eres un líder introvertido, espero que estas verdades te estén animando. Tu introversión es de verdad una fortaleza, y serás más eficaz cuando lideres como Dios te hizo – un introvertido.

El autor: A. Ward es un líder de ministerio y profesor.

Traducido por: Yadira Morales

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 29 julio 2016 en Liderazgo y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Narcy Fuentes

    De gran bendición este artículo. Bendiciones hermano Scott

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: