4 Tentaciones Que Enfrentan Los Líderes

Por: Dan Reiland

Traducido por: Yadira Morales

Es preocupante ver a un líder dotado y talentoso renunciar a toda una vida de ministerio por un momento de tentación. Todos enfrentamos la tentación, y decirle que no, no siempre es fácil.

Ninguno de nosotros como líderes, escaparemos de este desafío, pero la forma en que manejes la tentación determinará, en gran medida, la efectividad y la longevidad de tu ministerio.

Santiago 4: 7-8 nos ayuda a saber qué hacer.“Sométanse, pues, a Dios. Resistan al diablo, y huirá de ustedes. Acércate a Dios y él se acercará a ti.”.

Comencemos con tres preguntas importantes:

¿Cuál es tu mayor tentación? Si lo sabes, puedes luchar contra ella.

¿Tienes uno o dos buenos amigos  con quienes puedes ser sincero? La confesión es buena para el alma y la responsabilidad te ayuda a ser honesto.

¿Sabes que Dios está de tu lado? Dios no te condena a ti ni a mí por nuestras luchas, pero sí quiere que luchemos para vivir una vida santa.

No estoy convencido de que toda la tentación sea del diablo. No estoy seguro de que sea toda guerra espiritual. Algo de esto es simplemente parte de ser humano e imperfecto, y podemos atribuirnos el mérito.

No hay necesidad de iniciar un debate teológico. Si prefieres hacer de la tentación una cuestión totalmente espiritual al afirmar que somos seres espirituales, estoy bien con eso. Si eliges hacerlo completamente espiritual llevándolo al capítulo 3 de Génesis, también puedo manejarlo. Mi propósito aquí es ofrecer ayuda práctica.

La tentación parece agruparse naturalmente en cuatro categorías para los líderes de la iglesia. Si conoces la tentación potencial, es más probable que la veas venir y resistir proactivamente lo que te tienta. Ese es el objetivo aquí. Vamos a nombrar las tentaciones, poseer lo que es nuestro y resistir intencionalmente.

  1. Tentaciones de presión

A medida que tu ministerio crece, gana complejidad y aumentan las demandas, aumenta la presión. Cuando aumenta la presión y disminuye tu margen, puedes ser un blanco fácil para las tentaciones de presión. Aquí hay tres ejemplos comunes. ¿Alguna de estas zonas es de peligro para ti?

Pérdida de integridad. Por ejemplo, puedes tener la tentación de exagerar demasiado en un mensaje que enseñas. O tal vez podrías doblegarte bajo la presión financiera y usar dinero designado para una cosa, para un propósito completamente diferente.

Cortar esquinas. Las presiones de tiempo, por ejemplo, pueden hacer que dejes de trabajar un sermón el sábado por la noche y que aparezcas el domingo por la mañana mal preparado.

Ira inapropiada. La presión puede hacer que los líderes sean impacientes, duros o incluso  estén enojados con otros sin una razón legítima.

Al aprender a usar herramientas adecuadas para aliviar la presión, como el ejercicio, un día libre, un buen consejero, aprender a decir que no, desarrollar líderes para empoderar, etc., puede ayudarte a manejar la presión de manera saludable.

2. Tentaciones de poder

Me alegra decir que esta tentación parece ser menos común en la iglesia local ahora que quizás hace veinte años. Eso es algo bueno, pero aún acecha en el fondo y es una posibilidad real para cualquiera de nosotros.

Aquí hay tres ejemplos comunes. ¿Alguna de estas trampas es para ti?

Manipular a las personas. Usar tu autoridad o posición para controlar o aprovecharse de las personas en lugar de servirlas. Esencialmente, usar personas para construir tu ministerio, en lugar de construir personas y dejar que construyan el ministerio que Dios les da.

Vivir según diferentes estándares. Elevarse “por encima de la ley” para que el líder viva de acuerdo con un conjunto diferente de reglas de las que otros son responsables.

Convertirte en una persona controladora. Todos los líderes ejercen control por el bien de la organización. Esto es muy diferente a que un líder se convierta en un líder controlador y retenga a las personas en lugar de captarlas y capacitarlas.

Inclinarse a la humildad genuina, poseer el corazón de un servidor y expresar intencionalmente su amor por las personas es una gran ayuda para superar las tentaciones relacionadas con el poder.

3. Tentaciones de pureza

Es difícil evitar la presencia dominante del Internet y las tentaciones que hay en la red. Casi cualquier cosa está a solo un clic de distancia. Esta es una gran tentación. Pero no todas las tentaciones de pureza están en línea.

Los siguientes son tres ejemplos comunes. ¿Alguna de estas tentaciones te atrapa?

La tentación comienza en la mente. La Escritura dice que lleves cautivo todo pensamiento, pero sabemos que no siempre es fácil. Filipenses 4: 8 dice: todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

Fidelidad matrimonial en cuestión. Todos conocemos historias de amigos que han perdido sus matrimonios y en muchos casos también perdieron su ministerio. Es desgarrador y puede pasarle a cualquiera. ¡Esta tentación nunca vale la pena!

Coqueteo “inocente”. Un sabio consejero dijo una vez a un grupo de pastores: “Jóvenes líderes, cuidado con el coqueteo inocente, porque no existe tal cosa”. ¡Qué cierto! Lo que comienza inocentemente, incluso mientras trabajan juntos en el ministerio, puede terminar en un desastre.

Es mejor hacer una elección consciente de no jugar con fuego porque es demasiado fácil terminar quemado. Se honesto acerca de tu tentación y habla con un amigo o líder que respetes.

4. Tentaciones de personas

Esta última categoría a menudo no se incluye dentro del tema de la tentación y por lo tanto se pasa por alto, aunque es probable que se encuentre entre las tentaciones más comunes que enfrentará un líder de la iglesia. Trabajamos y servimos a las personas todos los días, y estas tentaciones comunes siempre están con nosotros. Aquí hay tres ejemplos:

Gente complaciente. Esto a menudo encuentra su origen en un corazón genuino para servir a los demás. Pero a veces eso puede volverse lentamente un comportamiento menos genuino, y una orientación al rendimiento puede comenzar a tomar el control, en lugar de ser impulsada por una orientación al propósito.

Espíritu crítico. Incluso el más amoroso de los pastores y líderes voluntarios de la iglesia puede perder la perspectiva bajo todas las demandas del ministerio. Entonces, en lugar de amar, el corazón se vuelve crítico.

Falta de perdón. Los líderes también se lastiman. Si sufres lo suficiente, tu corazón puede endurecerse y es difícil encontrar el perdón.

Un esfuerzo intencional para ser uno mismo, buscar lo mejor de las personas y ser generoso al dar de gracia contribuirá en gran medida a resistir las tentaciones comunes de las personas.

¡La buena noticia en todo esto es que podemos resistirlo! Aunque es difícil, podemos decir que no a la tentación. Podemos recibir sabiduría y aliento de un amigo. ¡Y podemos descansar sabiendo que cuando nos deslizamos o cometemos un error, nuestro Padre en el cielo está por nosotros, no en contra de nosotros! Cada día es un nuevo día y un nuevo comienzo.

Cuida y ora para que no caigas en la tentación. El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil. Mateo 26:41

 

 

Dan Reiland es el pastor ejecutivo de la Iglesia Wesleyana 12 Rocas en Lawrenceville, Georgia. Anteriormente se asoció con John Maxwell durante 20 años, primero como Pastor Ejecutivo en la iglesia Wesleyana Skyline en San Diego, luego como Vicepresidente de Liderazgo y Desarrollo de la Iglesia en INJOY.

© 2019 Dan Reiland | El entrenador del pastor – Desarrollando líderes de la iglesia

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: