6 Razones Por Las Que Comparto La Comunión Con Los Niños

Al vivir y ministrar en una variedad de culturas y contextos diferentes, he visto la Cena del Señor (o “Comunión”) celebrada de muchas maneras diferentes. Una de las cosas más desconcertantes para mí a través de los años es ver cómo los ministros y ciertas iglesias deciden a quién incluir y excluir de este Sacramento.

Algunos solo permiten que los miembros vengan a la mesa. Otros tienen un requisito de edad: 12 años o más, por ejemplo. En muchas iglesias del lugar donde resido actualmente, un cristiano no puede recibir la comunión (o ser bautizado) si está viviendo y no está casado con un no cristiano. Ninguno de estos parámetros es bíblico, y solo sirve para crear confusión y dolor.

No abordaré todos estos temas de una sola vez. Vamos a tratar con uno: el requisito de la edad. Recientemente me encontré con el siguiente artículo del reverendo Robb McCoy (haz clic en el título a continuación para ver el artículo original), pastor de Two Rivers United Methodist Church en Rock Island, Illinois.Comparto muchos de sus puntos de vista sobre por qué los niños deberían recibir la Santa Cena si así lo desean. Espero que encuentres útil su perspectiva.

Seis Razones por las que Comparto la Comunión con los Niños

Por: Rev. Robb McCoy

La Santa Cena es una de mis cosas favoritas sobre la adoración. Es un ritual lleno de significado y poder. La gente a veces me pregunta sobre la Santa Cena y los niños. He estado dando la Santa Cena a mis hijas desde que podían tomar alimentos sólidos. Algunos se preguntan si a sus hijos se les permitiría tomar la Santa Cena, así que les ofrezco esto como respuesta.

En lo que a mí respecta, los niños siempre son bienvenidos en la mesa, pero también respeto los deseos de los padres. Si hay una nueva familia que se presenta y tienen un niño pequeño, siempre digo algo como: “Su hijo puede participar, si ustedes están de acuerdo. Si no, estaría feliz de darle una bendición”. En ese momento es difícil entrar en todos los detalles de por qué invito a ese niño a compartir el pan y el vino. Así que ahora les doy estas razones por las cuales cualquier niño (o cualquier otra persona) siempre será bienvenido a la Santa Cena en una mesa sobre la que presido.

  1. La Comunión es un medio de gracia. Creo que la Comunión es un acto poderoso. Creo que Dios está presente en el pan y el vino. En ese momento sagrado de comer y beber, uno puede sentir la presencia de Dios. Este es el fundamento de mi teología de la Santa Cena, y todo se desprende de este precepto. Dios se encuentra con la gente en la Comunión, entonces, ¿por qué haría algo para impedir esa reunión?
  2. No es mi mesa. Una de mis cosas favoritas para decir durante el curso de cualquier servicio es: “Esta no es mi mesa. Esta no es una mesa Metodista. Esta es la mesa de Cristo, y todos son bienvenidos. Ven, porque todo está listo.” Si es la mesa de Cristo, ¿quién soy yo para objetar su lista de invitados? Si Cristo quiere encontrarse con alguien en su mesa, ese es Su llamado, no el mío. Jesús contó una historia acerca de tener invitados a un banquete, y una de las lecciones más importantes de esa historia es que nosotros no hacemos la lista de invitados.
  3. No hay mesa para niños. Siempre he pensado en la Santa Cena como una comida familiar, y no hay mesa para niños. Si consideramos que los niños son parte de la familia de Dios, ¿por qué los excluiríamos de la comida familiar? Incluso en las reuniones familiares donde hay una mesa especial para los niños, siempre les llevamos comida.
  4. Nadie entiende completamente lo que está sucediendo en esta mesa. La gente me dice: “No llevaremos a nuestros hijos hasta que sepan lo que está sucediendo”. Mi primera reacción es pedirle a esa persona que me explique su teología de la expiación para asegurarme de que lo entiende. No, no es así. Eso sería estúpido. No tenemos que pasar una prueba de comprensión para ser invitados a la mesa de Cristo. Mi primera reacción real es: “No estoy seguro de entender completamente lo que está sucediendo”. Sí, puedo escribir sobre la encarnación. Puedo decirte qué es un sacramento con una S mayúscula. Puedo contarte sobre el perdón, el cuerpo de Cristo y el sacrificio, pero no creo que pueda contarte con certeza real lo que sucede en la Comunión. Creo que Dios está presente en el pan y el vino, pero hay un elemento de misterio en el acto que es desconocido. Eso no significa que dejemos que los niños piensen que es hora de la merienda. Les enseñamos a medida que avanzamos. Los niños entienden la diferencia entre el tiempo de juego y el tiempo serio. Saben cuándo algo es importante, si les decimos que lo es. Cuando le entrego a un niño un pedazo de pan y un vasito de jugo de uva, les digo: “Jesús quiere que tengas esto para que recuerdes cuánto te ama Dios”. Eso es todo lo que necesitan saber. A veces eso es todo lo que cualquiera de nosotros necesita saber.
  5. Es posible que los niños no entiendan lo que está sucediendo, pero tienen una comprensión clara de lo que significa quedarse fuera. Ese es un sentimiento que no quiero que ningún niño sienta en ninguna iglesia en la que soy llamado pastor.
  6. Los niños son una parte vital del Cuerpo de Cristo en este momento, por lo que son ahora, no por lo que podrían llegar a ser. He escuchado a muchas personas decir que “los niños son el futuro de la iglesia”. Entiendo el sentimiento, pero estoy totalmente en desacuerdo. Los niños son ahora mismo la Iglesia. Son la Iglesia tanto como cualquier otra persona. Si solo valoramos a los niños por lo que podrían llegar a ser, o por a quién podrían traer con ellos (conseguir a los niños, y los padres los seguirán), entonces no estamos valorando a los niños. Quiero ser pastor de una Iglesia que valore a los niños de verdad, no solo la idea de los niños. Quiero una Iglesia que ame a los niños que son ruidosos en el momento equivocado, que no se quedan quietos, que hacen líos cuando comen y que a veces hacen preguntas groseras. ¿Significa esto que no proporcionamos orientación o límites, ni esperamos un buen comportamiento? Por supuesto que no. Significa que los amamos tal como son y tratamos de modelarles un comportamiento que les de vida. No los castigamos ni los avergonzamos. Los abrazamos durante toda su infancia. Los niños son una parte vital del cuerpo de Cristo, y no creo que debamos tratarlos como algo menos que eso.

Entonces ahí lo tienes. Estas son seis de las razones por las que comparto la Santa Cena con los niños durante la adoración. Siempre dejo la decisión final a los padres, pero espero que todos los padres de mi iglesia sepan que cuando vengan, todos son bienvenidos.

Tomado del sitio web   https://fatpastor.wordpress.com

Un comentario sobre “6 Razones Por Las Que Comparto La Comunión Con Los Niños

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: