Archivo del sitio

Un ayuno de confianza y obediencia

Salmo 40_6Un ayuno de confianza y obediencia
Lunes, 13 de enero de 2014
Día de ayuno Regional de la JNI Mesoamérica

Por Josué Villatoro
Coordinador Regional de Discipulado Juvenil

Salmo 40:1-11

Para nuestro ayuno de hoy, vamos a meditar en un salmo. Esta canción está dividida en dos partes, la primera, de los versos 1 al 11, es un himno de alabanza por las bondades y maravillas de Dios; la segunda, del verso 12 al final, es una súplica, pidiendo a Dios que lo libre de sus enemigos y de las cosas malas que pueden pasar al salmista. Te invito a profundizar en algunos versículos de la primera parte, el canto de alabanza.

Sin duda, practicar el ayuno significa, de cierto modo, un sacrificio: aguantar hambre por un tiempo, abstenerse de practicar algo a lo cual estás acostumbrado, renunciar a disfrutar de algo que quisieras, etc., no sé qué tipo de ayuno estés practicando hoy, pero sí estoy seguro que, sea cual fuera, estás haciendo un sacrificio. Sin embargo, en este salmo, David está diciendo a Dios que “Sacrificio y ofrenda no te agrada” (Verso 6). Entonces, ¿para qué aguantamos hambre, sufrimos y estamos sacrificando ciertas cosas, si los “sacrificios” no agradan a Dios? Bueno, el sentido del salmo no es ese. David está diciendo que los sacrificios no son todo lo que necesitamos hacer, la llave para entender este poema está en el verso 8:

“El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado
Y tu ley está en medio de mi corazón”

¡Qué poderosa declaración del salmista! Tal vez hoy, al ayunar, estás haciendo un sacrificio y estás sufriendo un poco, pero tu corazón no es recto delante de Dios, tus pensamientos no son limpios delante de Él, tus inclinaciones no son puras. Dios no quiere solamente que le entregues algo en este día de ayuno: una comida, el celular, el uso de internet, sino, sobre todo, Él quiere que, al ayunar, Su Palabra esté inscrita en tu corazón, que Su Voluntad sea cumplida por ti, que Él sea el soberano en todo lo que tú eres y haces.

Te invito, querido joven, a hacer ambas cosas hoy: entregar voluntariamente algo a Dios, haciendo un sacrificio, pero que vaya acompañado de un corazón limpio, que guarda los mandamientos de Dios, y que le obedece y agrada en todo.

¡Dios te bendiga!

Llamados: Énfasis para el Ministerio Juvenil en 2013

Spanish French JNI LogoRecientemente la JNI desde la Oficina Regional ha enviado a los coordinadores y presidentes de tal ministerio un bosquejo de sugerencias para tu ministerio local en el año 2013.  Los ministros juveniles quienes colaboraron con este gran proyecto son Josué Villatoro, Édgar Corzo, y Yeri Nieto y merecen todo el crédito.  Gracias, hermanos, por su servicio.

Espero que estos énfasis te ayuden en el siguiente año.  Acá publico la introducción al documento, pero si deseas todo el documento, puedes bajarlo acá: Énfasis JNI 2013.  Que Dios te bendiga y que te llame y te use para “ser como Cristo, amando a otros, en nuestro mundo.”

“Llamados a ser como Cristo amando a otros

EN NUESTRO MUNDO”

Énfasis para el ministerio juvenil en el 2013

Un martes cualquiera, siete de la mañana, a punto de salir de casa. Has planeado tu día y tienes una ruta para cumplir tus propósitos. Te has levantado temprano, tomaste un baño y te has puesto una ropa muy linda. Cuando estás a punto de salir de casa recibes un mensaje. Hoy ya no volverás a casa. Algo va a suceder durante el día y no regresarás, no verás a tu familia, ni volverás a descansar en tu cama. No, nada de eso sucederá.

¿Qué le dirías a tu familia antes de salir?, ¿qué tipo de comunicación tendrías con la gente que amas, sabiendo que ya no volverás a verlas?, ¿cuánto tiempo tomarías abrazando a las personas de las que te estás despidiendo para siempre? Sin duda tratarías temas serios y no te pondrías a hacer bromas o contar chistes.

Jesús está a punto de irse. Estuvo en la tierra, cumplió su misión y mostró el amor de Dios a todos. Murió en la cruz, resucitó y estuvo con sus discípulos por otros días. Ahora está a pocos minutos de ascender a Su lugar. Comienza a despedirse de sus amigos, de las personas más allegadas a Él. Los abraza, los ve con amor, sabe que ya no volverán a verse sino hasta mucho tiempo después. Y les dice algo serio.

En el último capítulo del evangelio según San Mateo encontramos a Jesús dando una instrucción muy clara: “Vayan”. El texto de la Gran Comisión (Mateo 28:16-20) es ampliamente conocido por todos. Muchos sermones han sido predicados sobre él e infinidad de clases han sido impartidas. Sin embargo, hoy queremos compartir una visión diferente. La Versión Reina Valera 1909, dice algo que nos da una perspectiva distinta sobre el texto. “Id y adoctrinad a los gentiles”, comienza diciendo esta versión, una de las más antiguas usadas en la iglesia protestante occidental.

¿Adoctrinar a los gentiles? ¡Eso es imposible! La doctrina es lo más bello que tenemos, es nuestro más grande legado. La doctrina de la santidad que nos caracteriza es el más alto ideal al que todo buen cristiano aspira llegar y que toda persona que desea seguir a Jesús debe aprender y hacer. La doctrina es, entonces, exclusiva para aquellos que seguimos a Jesús y queremos serle fieles. ¿Cómo nos pide la Biblia que le demos la doctrina a los gentiles?, ¿cómo voy a darle las perlas a los cerdos?, ¿cómo voy a compartir el más grande legado de mi iglesia con el borracho que ni siquiera ha aceptado a Cristo?, ¿cómo voy a participar de esta hermosa verdad al inmundo pecador que nunca presta atención al evangelio, sino que al contrario, se burla de Dios y de Su Palabra?

La Biblia sigue siendo autoridad. La Palabra está por encima de nuestras fijaciones, teorías y posturas. La Biblia es nuestra regla de fe y conducta. Y la Biblia nos manda a “adoctrinar a los gentiles”. Sí, a compartir el más grande tesoro de nuestra fe con aquellos que ni siquiera quieren amar a Dios, ni están interesados en amarle. La Biblia nos exige ir y dar el mensaje de santidad a los que están en todo lugar, a los que están alrededor de todo nuestro mundo.

La Juventud Nazarena Internacional quiere comprometerse con este mandato. Durante este año, el ministerio juvenil de la Iglesia del Nazareno se desafía para ir y compartir el tesoro que por años hemos guardado con aquellos que “no lo merecen”. Las y los jóvenes nazarenos de la Región Mesoamérica nos planteamos hoy este reto, compartir nuestra fe completa con todos: los que practican la borrachera, la prostitución, la drogadicción, la brujería, la burla, la mentira, la envidia, el homicidio… con todos.

Las y los jóvenes de la Iglesia del Nazareno se comprometen hoy a esforzarse para compartir de Jesús en nuestro mundo: un mundo diverso, golpeado, con problemas y circunstancias adversas. Un mundo que debemos cuidar, amar y administrar. Compartiremos, con acciones, de Jesús en nuestro mundo.

Navidad en Comunidad

Navidad ya está aquí. Celebramos el último domingo de Adviento y, después de unos días que se irán como agua, estaremos en medio de la mayor fiesta existente: el nacimiento del Dios-hombre, el Dios que nos ama tanto que decidió hacerse humano, vivir entre nosotros y morir para darnos vida.

Adviento ha preparado nuestro ser entero para esta fiesta. Nuestra mente sólo piensa en Jesús, nuestro corazón sólo anhela por el Señor, nuestros sentidos están expectantes para la celebración del nacimiento del Mesías prometido. Los valores del Adviento nos han ayudado a preparar el terreno para el recibimiento de Jesús; le recibiremos con amor, gozo y fe.

Este último domingo de Adviento, y esta última semana antes de Navidad, hay un valor que debe unirnos: el valor de la comunidad. Los cristianos no somos entes aislados; al contrario, crecemos, nos fortalecemos, adoramos y celebramos a Jesús juntos, en comunidad, en un solo cuerpo, como hermanos de sangre: de la sangre de Jesús.

Valoremos la comunidad de la que somos parte. Que el nacimiento de Jesús nos ayude a valorar a nuestros hermanos, a la iglesia, a la gente que comparte nuestra fe. Pero que también nos comprometa a traer a otras personas para que sean parte de esta maravillosa familia.

Preparémonos, ¡Él está por venir!

*Escrito por Josué Villatoro

¡Nuevas de Gran Gozo!

“Y tendrás gozo y alegría, y muchos se regocijarán de su nacimiento” (Lucas 1:14).

“Porque tan pronto como llegó la voz de tu salutación a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre” (Lucas 1:44).

Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo” (Lucas 2:10).

Ha pasado el tercer domingo de Adviento. Esta temporada está resultando maravillosa para mí; mi corazón y mente, mi ser entero, mis sueños, anhelos y emociones se han alineado para recibir al Mesías. Navidad está cada vez más cerca; la celebración del Dios que se hizo humano y habitó entre nosotros ya se deja ver. Y debemos prepararnos para vivir esta fiesta de manera inenarrable.

Me gustó este tercer domingo de la estación. Su valor fue el gozo. Durante toda la semana debemos apreciar este valor que hace que la espera de la celebración navideña sea aún mejor. La alegría de la Navidad en el corazón de la gente puede ser efímera; incluso hay algunos que no disfrutan la temporada navideña, se sienten tristes, solos y melancólicos. Pero para los cristianos, hay un gozo sempiterno que habita en nosotros y que no depende de la situación o de las circunstancias; nuestro gozo está anclado en Jesús, el autor de nuestra fe.

Les invito, amigos lectores, a que vivan el gozo que Cristo da en este tiempo de espera. Que el Adviento y su énfasis puedan ser un aliciente a nuestra vida para que nos preparemos a celebrar a Jesús: el único motivo de la Navidad. Que nuestro ser se una al canto de María: “¡Engrandece mi alma al Señor!” (Lucas 1:46).

–Josué Villatoro, Villaflores, Chiapas, México

Adviento 2011

*Esta entrada es escrita por Josué Villatoro

Cuando un bebé va a venir al mundo, el tiempo de espera es maravilloso (me han contado, anhelo un día sentirlo también). Se hacen planes, se realizan compras, se pinta el cuarto, y se hacen mil y un cosas para que la llegada del recién nacido sea de lo mejor. ¡Qué hermoso es el tiempo de espera! Hay tantas emociones, ilusiones y planes. Todos están expectantes ante una sola cosa: la venida del nuevo miembro de la familia.

En estos días estamos ante algo semejante.  A partir del domingo pasado, y durante los siguientes tres domingos, estaremos celebrando la estación del Calendario Cristiano llamada “Adviento”.  En ella, nos disponemos a esperar la venida del Cristo.  A esperarla en dos formas: en primera, conmemoramos que esperamos la celebración de la Navidad, nuestros corazones se preparan para celebrar la venida de Jesús al mundo; en segunda, conmemoramos que estamos en espera de la segunda venida del Señor.

Quiero invitarte a celebrar el Adviento en todo sentido. Algunas recomendaciones:

  1. Es este un tiempo de preparación: prepara tu corazón para celebrar la Navidad, el nacimiento de Cristo.  Alístate, quita lo que tengas que quitar y añade lo que tengas que añadir.
  2. Es este también un tiempo de espera: probablemente estás a la espera de una respuesta de parte del Señor, Dios te llama a seguir esperando en Él. Sus tiempos son perfectos.
  3. En la manera de lo posible, asiste a la iglesia con elementos de color morado o púrpura en tu ropa: camisa, falda, blusa, corbata. El morado es el color característico de la estación de Adviento. Esto dará mayor realce a tu adoración.
  4. Toma en cuenta los valores que tiene cada domingo de Adviento. El valor de hoy: la esperanza. Reconoce que la esperanza que tienes no está en tu dinero, en tu trabajo o en tu profesión, está puesta sólo en Jesús, el Mesías.

Disfruta este tiempo. Que tu corazón, y todo tu ser, puedan prepararse para celebrar a Jesús.

Mis Ovejas Oyen Mi Voz

*La siguiente entrada fue escrita por Josué Villatoro, de Villaflores, Chiapas, México.

Probablemente en alguna ocasión has llamado por teléfono a casa de algún familiar o amigo y no estás seguro de quién te contestó la llamada.  Seguramente en esa casa viven dos o más personas con voces muy parecidas, sino es que iguales. Tal vez lo que le querías decir a uno se lo dijiste al otro, o te equivocaste de nombre al hablar. Pero, puedo estar seguro que los miembros de esa casa, aunque tengan voces muy parecidas, nunca se confunden entre ellos, pues se escuchan todos los días y saben reconocer de quién es cada voz.

En Juan 10:22-30, Jesús se encuentra en una fiesta y, de repente, se ve rodeado de preguntones, juzgones y analistas que comienzan a interrogarlo sobre su identidad. Jesús les da una respuesta tan certera, que a nosotros también nos afecta. Él contesta: “Ya se los dije, pero no me creen. Mis obras me acreditan”. Y, para rematar, Jesús dice a estos incrédulos: “Ustedes no creen porque no son de mi rebaño.  Mis ovejas oyen mi voz”.

Tú, valiente lector, probablemente has crecido en la iglesia, o tal vez tu acercamiento a la Palabra es inicial; para todos nosotros hay un invitación hoy: convirtámonos en ovejas de Jesús, formemos parte de su rebaño. Para entrar a dicho rebaño no hay que llenar papeles, ni ir a oficinas, ni realizar grandes colas, el pasaje muestra sólo una característica de las ovejas de Jesús: ellas oyen su voz.

¿Cuántos días de la semana tomaste la Biblia? ¿Cuántos días de la semana la oración fue parte de tu dinámica diaria? ¿En cuántas ocasiones dedicaste tiempo para meditar en Dios y en su Palabra? Muchas, pocas, ninguna; no lo sé. Sólo quiero invitarte a tomar una decisión, y a que decidas que la Palabra de Dios forme parte de tu dinámica diaria. Que escuches la voz de Dios todos los días para, así, formar parte de su rebaño.

La Naranja Mecánica

Todas las flores son en esencia hermosas. Pero hay algunas que sobresalen. Tenemos ahí a los girasoles, los claveles, los alcatraces y otros, dependiendo del gusto de la persona. Sin embargo, existe una flor que, a pesar de gustos distintos, siempre permanece en todas las listas como una de las flores más bellas: el tulipán. Sea éste de color celeste, violeta, rosa o amarillo, el tulipán es una de las flores más bellas del planeta. Y existe un país en el que los tulipanes crecen y se ven por donde sea: Holanda.

A pesar de que el nombre oficial es Países Bajos, Holanda es mundialmente reconocido por ese nombre (que es derivado de dos palabras en neerlandés, que es el idioma oficial, y que significa: “tierras bajas”, y que cumple el nombre en toda su extensión, pues dos terceras partes del país se encuentran a nivel del mar o por debajo de él, el punto más alto de todo el país se encuentra a 327 metros sobre el nivel del mar). Holanda es también famoso por ser el país con mayor presencia de tulipanes en el mundo, por fabricar quesos de altísima calidad, y por tener muchas políticas liberales: como la legalización de la droga, de la prostitución y de la eutanasia. Además, Holanda cuenta con dos capitales: Ámsterdam, la capital oficial y La Haya, capital administrativa.

Holanda puede ser considerada la potencia del futbol mundial menos activa en la historia, pues ha participado en pocos mundiales (8) en comparación con las otras potencias, pero ha tenido participaciones especiales. Su jugador más representativo ha sido, sin duda, Johan Cruyff, quien en 1974 desplegó el famoso “Futbol Total”, filosofía en la que todos defendían y todos atacaban como un solo bloque; además, a esta generación se le llamó “La Naranja Mecánica” y es considerada como uno de los mejores representativos del futbol mundial en todos los tiempos. Además, fue Holanda la primera que clasificó a la Copa Mundial 2010.

Un último dato: la Iglesia del Nazareno cree en una doctrina Arminiana-Wesleyana; tal vez de John Wesley hemos oído hablar más, pero no del otro personaje. Bueno, pues Holanda nos dio a Jacobo Arminio (en su idioma natural, Jacob Harmenzsoon), cuyas tesis principales son el Libre Albedrío (tú eliges creer o no creer), la Expiación Universal (Cristo murió por todos, no por unos cuantos), la Elección Condicional (puedes aceptar a Cristo o no) y el Caer de la Gracia (debes cuidar y vigilar tu relación con Dios). Es decir, parte importante de nuestra doctrina viene de Arminio, que es un hijo de Holanda.

¡Gracias a Dios por este bello país, oremos para que Dios siga bendiciéndole!

Josué Villatoro, Corresponsal Oficial de MMMAC en Sudáfrica

¿La Cuna del Cristianismo?

Hace cuatro años, en esta misma fecha, Italia ganó la Copa Mundial de la FIFA.  Aunque este año ha sido otra historia, Italia es, sin duda, una potencia mundial en cuanto a futbol. Veamos las razones: ha sido cuatro veces campeona del mundo (1934, 1938, 1986 y 2006), dos veces subcampeona (1970 y 1994), tiene en sus filas al segundo jugador que más partidos mundialistas ha disputado en la historia (Paolo Maldini, quien ha participado en los mundiales de 1990 a 2002, jugando 23 partidos), es el tercer mejor participante histórico en los mundiales y cuenta con el actual campeón de la UEFA Champions League (el Internazzionale de Milán, que interesantemente ganó este certamen con un solo jugador italiano).

Pero Italia también tiene pasajes obscuros en su historia futbolística; el primero: en 1934 se celebró la Copa Mundial de Futbol en Italia, y durante ella Benito Mussolini (gobernante fascista italiano de aquella época) amenazó a sus jugadores y a los organizadores del evento, diciendo que si Italia no ganaba el certamen, todos morirían; el segundo: en 1949, durante un viaje en avión que la selección italiana hacía, tuvo lugar un horrible accidente en el que fallecieron 12 jugadores del seleccionado, por lo que al mundial de 1950 llegó un equipo diezmado y desanimado que fue eliminado en la primera ronda; el tercero: en 2006, la Juventus de Turín se había coronado campeona del Calcio (Primera División del Futbol Italiano), pero se descubrió que lo había hecho con trampas, apuestas y sobornos, por lo que fue despojada de su trofeo y descendida a Segunda División, este acto manchó la reputación del balompié italiano. Pero a pesar de estas tres pequeñas manchas, Italia ha tenido una historia gloriosa y brillante en este apasionante deporte.

Aparte de ser un país representativo del futbol mundial, Italia es el tercer país que más visitantes recibe por año, siendo Roma la tercera ciudad con mayor presencia turística en el mundo. Italia también nos ha dado a grandes personalidades que han dejado su legado a la humanidad: tenemos a Dante Alighieri (autor de la Divina Comedia), Miguel Angel (escultor del David), Leonardo da Vinci (pintor de La Gioconda), Antonio Vivaldi (compositor de Las Cuatro Estaciones) entre muchos más.

Italia es, en términos religiosos, un país clave para el desarrollo del cristianismo. La carta más representativa del apóstol Pablo está dirigida a los habitantes de Roma, la sede de la Iglesia Católica Romana está en dicha ciudad y la mayoría de las decisiones del mundo cristiano antiguo se tomaron en ciudades pertenecientes a aquel país.

La Iglesia del Nazareno está presente, aunque de forma pequeña en Italia. Nuestros hermanos están allá y pertenecen al Área Oriental del Mediterráneo en la Región Eurasia. Oremos por ellos, para que Dios les ayude a permanecer en Él y en Su palabra.

Josué Villatoro, Corresponsal Oficial de MMMAC en Sudáfrica

A %d blogueros les gusta esto: