Mi participación en el COM

Escrito por: Elba Isabel Duson, República Dominicana

COM RD 2014

Elba es la última de izquierda a derecha.

Desde el primer día que escuché hablar del COM sentí la necesidad de asistir (esto fue en el campamento nacional de la JNI). Desde ese día estuve en oración para que DIOS me abriera el camino.

Al transcurrir los meses conocí a Scott y me relacione más con Erika en una reunión que asistí con el presidente de la JNI de mi distrito. Ahí también se habló del COM, recuerdo que Scott me miraba y decía “tú tienes que ir al COM” yo solo daba pretextos, por la universidad, el dinero, y lo lejos que estaba la actividad de mi pueblo. Al final de la reunión le dije a Scott que Erika me había convencido y que nos íbamos a ver de nuevo en el COM, ellos estaban alegres y empezaron a orar por mí.

En mi hogar yo le decía a mis padres “voy a un Campamento de Orientación Misionera” pero no estaba segura.

Dos semanas antes del campamento en la universidad me asignaron dos exposiciones importantes justamente para el sábado siguiente, el cual era el segundo día del campamento. Entonces empecé a dudar sobre que era mejor hacer, a cuál de las dos responsabilidades asistir. Se lo comenté a mi líder y a Erika y ellos siguieron orando. La mayoría de profesores me dieron permiso y agradezco a Dios por lo ese milagro que recibí, pues tampoco era nuestro deseo descuidar mis estudios y pude salir victoriosa con los trabajos asignados para otras fechas.

Elba y Beverly

Bevery Brown y Elba Isabel Duson en el COM.

Mis dudas me envolvieron, entre sí y no, pues con la ayuda de mi padre solo tenía para pagar el COM; mas yo seguía orando y pedí oración a otros. Tres días antes, el presidente de JNI de mi distrito no pudo ir a la actividad y me cedió gran parte del costo del transporte, aun no tenía todo completo y en fe me inscribí en la página juntamente con otra joven de la iglesia. Dos días antes un buen amigo me prestó lo que hacía falta, y mi madre me llamó y me dio algo más; es decir tenía incluso más de lo acordado.

Y es así como el 10 de octubre 2014 a las 4 Am mi compañera y yo salimos para la actividad. Durante el camino el vehículo se dañó, pero intercedimos y Dios nos permitió seguir y reunirnos con los demás.

A las 9:30 am estuve en Jarabacoa el lugar que Dios preparó para confirmar mi llamado.

Desde aquella maravillosa experiencia decidí dejar que Dios trabaje en mi mucho más, yo sé que no fue en vano que solicité permiso de mis maestros, pues fue más grande la bendición. ¡Dios es fiel y siempre nos sorprende cuando tiene el momento correcto para nosotros!

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 11 noviembre 2014 en El Llamado, El Misionero Nazareno, Fe y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: