¿Cómo obtener un “wow” de los niños, en vez de un “ceño fruncido”? Parte 2

Escrito por: Lisa B. Marshall / Trad. por: Erika Chaves

The Public Speaker (el orador público) escribe de nuevo sobre cómo hablar a un público infantil. Aquí hay 10 consejos más para mantener a un público en edad escolar involucrado.

classroom-kidsCuando yo era una joven estudiante, me encantó cuando tuvimos un descanso del horario normal de clases para escuchar a un orador invitado. Fue especialmente divertido cuando podíamos hacer preguntas y participar en la discusión. Sí, lo admito, ¡yo era una de esas chicas que siempre tenía su mano esperando a ser llamada o elegida para participar!

Ayer, mis hijos llegaron a casa muy emocionados porque tuvieron dos asambleas en un mismo día. Estaban más interesados en hablarme acerca de la mujer que vino a ofrecer una charla en la celebración del Mes de la Historia Afro-Americana. La mujer era una niña de su edad en la época de la segregación y ella contó historias personales de cómo ella y su familia fueron tratados. Estoy segura de que estas historias se quedarán con mis niñas muchos años.

Hablar con los niños es un gran desafío.

En la Parte 1 de esta serie, le di 10 consejos en la conexión con un público joven para que escuchen su mensaje y sea recordado. Esta semana, le voy a dar 10 consejos más para ayudarle a obtener un wow, no una mueca, en un grupo de niños:

Consejo # 1: Haga preguntas

Haga muchas preguntas a lo largo del discurso, de manera que pueda medir si los niños comprenden y le siguen. Al hacer preguntas, usted va a encontrar ideas para aportar a la discusión. Usted puede sorprenderse por una idea que surgirá que no había pensado. Para los niños mayores, puede ser un ejercicio divertido tener que escribir las preguntas de forma anónima y colocarlas en una caja para que usted escoja y lea en voz alta.

Consejo # 2: Deje suficiente tiempo para el debate

Esté preparado para obtener preguntas locas también. Sólo recuerde que debe mantener la compostura. No avergüence a cualquier persona que hace una pregunta u ofrece una idea. Trate a todos los miembros de su público con respeto y tome cada pregunta tan seriamente como le sea posible, incluso aquellas que casi le hacen reír. Eso no quiere decir que no puede ser humorístico y gracioso. Al igual que los adultos, los niños disfrutan de un debate animado.

Consejo # 3: Establezca  desde el principio reglas básicas para participar

Sin embargo, deje claro cuando usted aceptará preguntas y cuando se tendrán que esperar. ¿Usted quiere que su audiencia comparta sus historias y experiencias? Si es así, ¿cuándo? Si usted no tiene tiempo para las historias, hágales saber que le encantaría escuchar sus historias después. Cuente con la maestra para ayudar a hacer cumplir las normas de participación.

Consejo # 4: Utilice frases simples

Al igual que con los adultos, usted no quiere perder a sus oyentes con lenguaje complicado. Sea lo más directo posible. Mantenga un tema a la vez para que los niños fácilmente puedan seguirle.

Consejo # 5: Utilice más variedad vocal de lo que lo hace con adultos

Mantenga su voz alegre y clara, y para atraer su atención, enfatice ciertas palabras con una voz más fuerte o más suave. En definitiva, haga su discusión o discurso casi como si estuviera contando una historia de un libro de cuentos. Su objetivo es utilizar su voz como una forma de llamar la atención en los momentos correctos.

Consejo # 6: Use expresiones faciales más de lo que lo hace con adultos

Trate de hacer contacto visual con los miembros de la audiencia y ser más animado con las manos. Sonría, ría, mire sorprendido, y mueva su cabeza. Manténgase relajado y no esté como una estatua. Puesto que usted probablemente no va a utilizar diapositivas, usted necesita mantener su atención mediante el uso de su cuerpo, los brazos y la cara.

Consejo # 7: Utilice un Mantra

Repita frases clave e ideas principales en varias ocasiones a lo largo de la presentación. Al igual que lo haría con un público adulto, revise los elementos importantes que le gustaría que los niños recuerden y luego cree una frase corta que captura el punto principal. Si puede utilizar el lenguaje figurado para que sea más fácil de recordar, mucho mejor.

Consejo # 8: Deles algo para compartir en el hogar

Los padres probablemente le pedirán a sus hijos lo que aprendieron ese día. Siempre deje a sus oyentes con algo para compartir con sus familias y algo para conseguir que aprendan más sobre el tema. Por ejemplo, si usted está hablando con ellos acerca de los recursos naturales, deles un dato interesante sobre el agua y pida que investiguen de dónde proviene el agua en su ciudad. Piense en maneras creativas de ofrecer incentivos para que aprendan más acerca de usted o de su tema. Por ejemplo, tal vez usted podría diseñar marcadores y dar uno a cada estudiante.

Consejo # 9: Utilice todos los nombres posibles de los niños

Averigüe los nombres de los estudiantes con los profesores antes del tiempo, o deje que los estudiantes usen etiquetas de identificación para que pueda utilizar sus nombres en su discusión. Un toque personal como llamarles por su nombre, va a ser muy bueno para impresionar y hacer que se sientan especiales. Si están a gusto, usted lo estará también y su público va a estar aún más comprometido.

Consejo # 10: No venda su producto

Este último consejo viene directamente de mi hija Daniela. Recordó una muy mala presentación de un padre que explica las opciones de automóviles disponibles en el último modelo de coche que estaba vendiendo. Es tan divertido que incluso siendo tan jóvenes, de edad de 8, ¡los niños no quieren oír un argumento de venta! Creo que es un buen consejo para todos nosotros.

Mi último, y quizás lo más importante, es divertirse compartiendo su conocimiento. ¡Usted puede sorprenderse y aprender algo nuevo acerca de su tema o de usted mismo! A todo el mundo le gusta ser escuchado y sentirse importante, y si se acuerda de usar algunos de mis 20 consejos, ¡estoy segura de que obtendrá un wow y no un ceño fruncido!

Enlace: http://www.quickanddirtytips.com/business-career/communication/how-to-get-a-wow-not-a-scowl-from-kids-part-2

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 1 diciembre 2014 en Familia, La Iglesia y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: