Parte 2 — Cinco Consejos para multiplicar su grupo (El número 4 es el que todo el mundo necesita escuchar)

Esta es la segunda parte del artículo publicado en la última entrada por Brad Watson.

  1. 001coloredchairsDeathtoStock_Desk10-750x400PREPARE Y PLANIFIQUE ENVIAR SUS MEJORES

Como usted mantiene la puerta de atrás abierta, entonces prepare un plan para enviar a los mejores. En lugar de mantener el más maduro, capacitado, equipado y la gente agradable en los límites y el acaparamiento en su grupo, prepárelos para iniciar nuevas comunidades. Pase tiempo intencional alistándolos para dirigir por su propia cuenta. Vemos que esto es evidente en todo el Nuevo Testamento, ya que las comunidades daban libremente los grandes líderes de la misión en lugar de mantenerlos.

En Hechos 13, Pablo y Bernabé, que habían pasado años en preparación y fueron verdaderamente valiosos en el discipulado, pastorado y predicación del evangelio se reservaron para salir. Tenemos la comprensión del contexto de este pasaje de que ninguno de los líderes fuertes y diversos de Antioquía estaban listos para la expansión de la misión. Oraron, ayunaron y adoraron y se hizo evidente que Pablo y Bernabé fueran los enviados, pero estaban dispuestos a enviar a cualquiera o a todos.

Para resolver este principio de la preparación y la planificación para enviar sus mejores, Dios obra en el corazón de una comunidad para que confíe en Dios. Para confiar en que Él le dará a la comunidad todo lo que necesita. La gente que Dios le da, son las personas que Él quiere que usted tenga. Usted debe confiar en la bondad, la gracia y la capacidad de Dios para orquestar su misión con lo mejor que usted pueda.

  1. ORE Y DEPENDA DEL ESPÍRITU PARA ENVIAR

No multiplique por impulso o estrategia, sino en la dependencia del Espíritu Santo. Espere el tiempo de Dios. Es fácil tomar la decisión de multiplicarse con base en los números, tamaño de la casa, la estrategia geográfica, o por la urgencia de “hacer que algo suceda”. Hemos intentado todo eso, y a largo plazo no funcionó bien. Multiplicación no es control de multitudes, pero sí el envío para una nueva comunidad y una nueva misión.

Encontramos esto claramente en la vida de Pablo y el ejemplo de la iglesia en Antioquía. Pablo se había dado la misión de anunciar el Evangelio en toda Europa desde el momento de su conversión. Luego pasó años preparándose y esperando que el Espíritu lo enviara. Esta frase, provenía de una dependencia de Dios y fue anticipada por años: “Ellos, pues, enviados por el Espíritu Santo, descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre“. Esto es mucho mejor que “Entonces, habiendo encontrado la estrategia, planeado todo y haber financiado todo completamente por los líderes, ellos descendieron a Seleucia, y de allí navegaron a Chipre“.

Nunca olvidaré la noche cuando nuestros queridos amigos, Joshon y Taylor Miller, vinieron a decirnos que tenían que comenzar una nueva comunidad evangélica. Ellos se vieron desafiados por el Espíritu para dirigir un grupo de sus vecinos y amigos. Este había sido su plan para el comienzo, cuando se mudaron a Portland para iniciar una comunidad con nosotros.

Sabíamos que algún día serían enviados. Esperamos el momento adecuado en la oración y la reflexión, sabiendo siempre que reconoceríamos el tiempo. Cuando nos dijeron lo que había en sus corazones y lo que la obediencia empezaba a ser, nosotros lo afirmamos. Nuestra comunidad puso las manos sobre ellos y los envió.

  1. PROMUEVA EL CAMBIO Y CELEBRE EL MOVIMIENTO DEL EVANGELIO

Cuando empezamos el envío de nuevos líderes a iniciar nuevas comunidades, nos centramos sólo en los aspectos positivos. “Mira lo que Dios está haciendo”, decíamos. “¡Permitamos que todos estén felices y hagamos una gran fiesta por estar enviando gente!”. Todo esto es cierto y debe ser celebrado. Debemos hacer fiestas, poner las manos sobre los que están siendo enviados y confiar en que Dios es fiel para sostener su misión.

Sin embargo, algo real en el envío es la pérdida. Las relaciones ya no existen en la misma forma que lo hicieron anteriormente como la gente vive su fe en un lugar nuevo y con gente nueva. La comunidad que permanece nunca es la misma. Las personas que salen, están dejando algo saludable. Vale la pena reconocer esta separación relacional, para recordar lo que era bueno de ser una comunidad.

PREGUNTAS IMPORTANTES

  • ¿Por qué usted quiere multiplicarse?
  • ¿Cómo es que la multiplicación desarrollará líderes?
  • ¿Ha considerado la salud, la madurez y el equipamiento de los discípulos con su multiplicación?
  • ¿Qué puede hacer hoy para ser el tipo de comunidad que se multiplica?

Tomado de: http://www.vergenetwork.org/2015/01/19/5-tips-for-multiplying-your-group-4-is-one-that-everyone-needs-to-hear/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: