Un Estilo de Liderazgo Que Funciona

Por: David W. Graves

  • 1 de Tesalonicenses 2:1-12

unnamedSi hay un ingrediente que es esencial para el éxito de una organización, es el liderazgo. Ya sea en los negocios, en una iglesia, en un equipo deportivo, una unidad militar o una casa, el secreto del progreso generalmente descansa sobre aquellos que están a cargo: los líderes.

Nuestro mundo abunda en información sobre el tema del liderazgo. Esta información se comunica a través de películas, videos, seminarios, conferencias y libros -todos ellos diseñados para ayudar a alguien a convertirse en un mejor líder-. A veces, las promesas que se hacen son confiables; sin embargo,  muy a menudo sucede lo contrario, nos dejan simplemente con otro conjunto de técnicas que nos frustran y nos agobian en lugar de brindarnos libertad y confianza.

¿Cómo podemos convertirnos en mejores líderes? ¿Qué es el liderazgo? Una definición simple de liderazgo es: “influencia inspiradora”. Aquellos que lideran con el mayor grado de éxito son capaces de encender la chispa que inspira a otros a la cooperación, el trabajo duro y si es necesario, el sacrificio personal.

Aun así, no debemos asumir que existe solo un estilo de liderazgo. Algunas personas son líderes de cargas de trabajo intensas, primeros actores que confían casi exclusivamente en la motivación exterior. Otros lideran de una forma relajada y tranquila, nunca levantan la voz en sus tonos conversacionales. Ambos estilos pueden ser igual de efectivos e inspiradores. Los líderes convincentes pueden hallarse entre varios tipos de temperamentos. De hecho, pienso que todos nosotros tenemos algo de líderes  – en el trabajo, en la iglesia, en la escuela, y con la familia y amigos.

La Biblia tiene mucho que decir con respecto al liderazgo. En 1 de Tesalonicenses 2:1-12, el Apóstol Pablo nos muestra un estilo de liderazgo que funciona, aunque rara vez se explica y pocas veces se modela. Pablo sugiere 4 principios de liderazgo en estos versículos:

  1. Sensibilidad a las necesidades de los demás. (vers.9). Los líderes deben tratar de cultivar un cuidado desinteresado, sensible y tierno hacia aquellos que los siguen.
  1. Afecto por la gente (vers. 8a). Pablo tenía un profundo afecto por los Tesalonicenses. Trataba a la gente no como como medios para un fin, sino como valiosos en sí mismos. Los líderes deben amar a la gente en formas prácticas y apropiadas.
  1. Autenticidad de vida (vers. 8b-10). La vida de Pablo era transparente y auténtica.
  1. Entusiastas en las afirmaciones (vers. 11-12). La gente necesita apoyo entusiasta, afirmación y aliento.

Nuestro objetivo final como líderes espirituales debe ser equipar y alentar a la gente para: “….andar como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria” (vers. 12).

“El liderazgo es la capacidad de influenciar a otros a través de la inspiración, motivada por la pasión, generada por la visión, producida por la convicción, encendida por un propósito”

Tim Keller

Publicado originalmente en el boletín “Pursuing… The way of Holiness” (Persiguiendo el camino de la Santidad).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: