Conocer y Dar a Conocer el Evangelio – Parte 2 de 2

Puedes leer la primera parte de este artículo en la entrada anterior. Una vez más damos crédito a Ed Stetzer, el autor y a Ariadna Romero, traductora.

¿Qué es Contextualización?

old-bible-1498763-1600x1200

Ellos han conseguido la respuesta parcial, pero no lo han dicho todo, así que no cuenta. Entonces empiezo a señalar el arbusto (Bush) y a hacer gestos con las manos y la cara, a hacer sonidos con la boca (pero no se pueden decir palabras). Uso mi mano para decir: “es correcto, pero hace falta más”. Una vez más, mi público es inteligente, así que deducen que la pista tiene algo que ver con Bush, y empiezan a tratar de adivinar: “¡árbol, planta, verde, fotosíntesis, dióxido de carbono! Ahora se alejan del significado correcto, pero no puedo decirles nada, así que continúo señalando el arbusto (Bush). Señalo el dibujo más y más fuerte y sigo gesticulando y murmurando, y a estas alturas, empiezo a enojarme.

Los otros no logran entenderlo. Yo sé qué es. Sé que deberían conocerlo. Es bastante obvio, pero no lo hacen. Me frustro, y sin embargo no les doy ninguna otra pista.

A menudo pienso que esto es lo que sucede con muchos evangélicos del siglo XXI. Por ejemplo, en la cultura americana muchos quieren hablar de espiritualidad pero no están familiarizados con el evangelio y no abrigan la idea de espiritualidades absolutas. Algunos cristianos bien intencionados han escuchado que la espiritualidad habla y quiere mover a la gente hacia el evangelio, pero el lenguaje teológico sin explicar y los viejos enfoques evangelísticos que eran dirigidos a diferentes perspectivas mundiales crean un vacío silencioso que deja a los escuchas en la oscuridad, tratando de adivinar el contenido.                

Es como si nosotros los creyentes empezáramos a comunicarnos con gestos y gruñidos, pero los otros no entendieran nada. Terminamos dándoles pistas que los hacen andar en círculos y no los conducen a la verdad. Nosotros sabemos la respuesta, queremos que ellos sepan la respuesta, pero no podemos hacer una conexión sólida.

Sin la contextualización, las palabras y los argumentos que usamos pueden ser equivalentes a pistas ineficaces.

Ya Estamos Contextualizando

Seamos claros acerca de este asunto de la contextualización; todo el mundo lo hace. Usen o no usen ese término, todos han contextualizado porque cada presentación del evangelio debe ser dada a una audiencia en particular, en una cultura en particular. Si compartes el evangelio con otros, entonces estás contextualizando. Puede que lo hagas apropiadamente o puede que lo hagas pobremente. Por ejemplo, lo haces pobremente cuando intentas compartir de Cristo con las personas que no asisten a la iglesia, pero presentando el evangelio como si estuvieras hablando con alguien a quien le son familiares las palabras de Jesús.

No puedes simplemente saltar al “Jesús murió para salvarte, y Su resurrección demuestra que él es quien dijo ser” porque la persona primero necesita saber sobre el Dios verdadero, sus propios pecados cometidos con anterioridad, lo que Jesús es y lo que ha hecho. Una persona primero debe saber que está perdida antes de poder ser hallada. Estoy casi seguro que muchos de ustedes estarán de acuerdo con las dos afirmaciones anteriores. Si es así, ustedes creen en la contextualización, que es situar el evangelio en un contexto en particular. Quizás podemos discutir la cantidad de contextualización que debemos usar, pero no podemos negar la necesidad de usarla (asumiendo la definición mencionada anteriormente).

También podemos usar el ejemplo de manera inversa: tomemos a alguien que ha crecido en una iglesia evangélica, donde son predicadas las Escrituras y no hay necesidad de convencerlo de que la Biblia es la Palabra de Dios, o de que él o ella es pecador, pero quizás esta persona necesita un poco de claridad sobre el hecho de nacer de nuevo, o cómo uno debe responder al evangelio (personalmente vía fe o arrepentimiento).

Comunicación Contextualizada y Clara Proclamación del Evangelio

La contextualización es necesaria porque mientras la condición humana y el evangelio permanezcan iguales, la gente tendrá diferentes perspectivas del mundo, lo que repercutirá en cómo se ven a sí mismos, al mundo y las cosas que expresamos. La gente que se preocupa por la contextualización se preocupa porque quieren que el evangelio se proclame con claridad y que sea entendido.

Una cosa es conocer el evangelio y otra cosa es dar a conocer el evangelio. Y dar a conocer el evangelio en América es más complicado actualmente que en las décadas pasadas. Hay menos personas que tienen alguna orientación cristiana general, o incluso una ética judío-cristiana compartida. Esto significa que no pueden asumir conceptos (verdades) como el pecado, la muerte y el infierno. De manera que cuando queremos comunicar el evangelio y tratar con categorías como Dios, el hombre, Cristo, y la fe, no sólo debemos conocerlas muy bien, sino también debemos saber cómo darlas a conocer de manera efectiva a la gente a la que Dios nos ha enviado. Saber dónde comenzar y cómo explicar la verdad a un grupo de gente en particular son cuestiones de la contextualización.

Si ya estamos contextualizando, vamos a hacerlo bien.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 18 noviembre 2015 en Cultura, El Misionero Nazareno, La Misión y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: