Entonemos Un Cántico Nuevo

Cada vez que los israelitas experimentaban una temporada en la que Dios hacía algo trascendental a su favor, ellos entonaban un nuevo cántico.

¡Bendito sea el Señor!

Canten al Señor un cántico nuevo,
alábenlo en la comunidad de los fieles.

(Salmo 149: 1)

Como pueblo de Dios en este Domingo de Resurrección, nos preparamos para celebrar la nueva vida que Jesús nos trae a todos. Incluso en medio de esta crisis global, estamos escribiendo una nueva canción. Cuando lleguemos al final de esta temporada de duelo y dolor, entonaremos un nuevo cántico, porque sabemos que Jesús ha resucitado de entre los muertos.

Este es el mensaje de esperanza que recibimos de un Dios vivo y amoroso. De las cenizas de la muerte y la desesperación, los primeros discípulos fueron testigos del poder de resurrección de Dios. Era hora de escribir una nueva canción; un comienzo del reino de Dios y una invitación a participar en la misión de Jesús en el mundo.

Con el salmista, entonemos el cántico de que las promesas de Dios son para todos nosotros: el SEÑOR “restaura a los de corazón quebrantado y cubre con vendas sus heridas.” (Salmo 147:3). Unimos nuestras voces con el profeta Isaías, quien declaró el propósito de un Mesías venidero: “El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros,a pregonar el año del favor del Señor y el día de la venganza de nuestro Dios, a consolar a todos los que están de duelo, y a confortar a los dolientes de Sión. Me ha enviado a darles una corona en vez de cenizas, aceite de alegría en vez de luto,traje de fiesta en vez de espíritu de desaliento.” (Isaías 61: 1-7).

Nuestro mundo necesita urgentemente el mensaje esperanzador de la resurrección y el poder y la promesa que este ofrece. Aun cuando nos afligimos por el dolor y el sufrimiento que vemos y experimentamos, sabemos que Jesús, el Siervo Sufriente, conoce nuestro dolor y está allí con nosotros. Este mismo Jesús, acompañó a María y Marta en la pérdida de su ser querido, y Jesús lloró, pero luego vino algo completamente inesperado: una nueva vida arrebatada del control de la muerte (Juan 11).

Y así, entonemos un nuevo cántico al Señor en este Día de Resurrección, y dejemos que nuestras voces hagan eco de este estribillo: ¡Cristo ha resucitado! Ciertamente, ¡Cristo ha resucitado!

Gracia y paz para todos,

Junta de Superintendentes Generales

Sitio Web de la Iglesia del Nazareno

Un comentario sobre “Entonemos Un Cántico Nuevo

Agrega el tuyo

  1. Así es es momento de cantar aleluya porque sabemos qué nuestro Dios a hecho el máximo sacrificio para darnos redención y resucitó aleluya amen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: