Ausente Pero Presente

Por:  Rev. Craig Shepperd

Hace unas semanas celebramos el Domingo de Resurrección. En esta temporada se nos recuerda que, en la resurrección, tenemos una gran esperanza. Jesús ha vencido el pecado, la muerte y la tumba. La Iglesia, por lo tanto, sirve al mundo al proclamar esta esperanza. Señalamos a la gente esta verdad: a pesar de la ausencia corporal de Jesús, Él todavía está muy presente entre nosotros. Al mismo tiempo, estamos lidiando con la realidad de una pandemia que parece sofocar esta esperanza. Es un recordatorio de que nos encontramos en medio de lo que “ya está hecho” y lo que “todavía no está hecho”.

La obra de Jesús en la cruz y su culminación en la resurrección es final. No hay nada que podamos agregarle, y ciertamente no hay nada que podamos quitarle. La Iglesia es a la vez participante en este Reino existente y también espera lo que aún no se completa y que está por venir. Lo anticipamos; imaginamos la superación definitiva. Es el papel de la Iglesia proclamar la esperanza de que Dios se moverá para presentar la posibilidad máxima junto a lo que se siente como la batalla final. Debemos continuar buscando y proclamando la promesa de que Dios está actuando para transformar la posibilidad en una realidad de amor y paz, una realidad en la que se elimine la lucha que parece estar siempre amenazándonos.

El trabajo de la cruz y la victoria de la resurrección engendran esperanza. La esperanza confía en las promesas de Dios. La esperanza busca la acción de Dios que produzca una nueva realidad. Esta realidad es la continuación del Reino venidero de Dios. Es más que optimismo. Andrew Root afirma: “El optimismo se sitúa en la realidad actual, deseando aprovechar al máximo cada experiencia individual. Pero la esperanza se arrodilla frente a la historia de esta realidad, anhelando que la acción de Dios produzca una nueva realidad en la que todo se reconcilie y se redima”.[1]

Así que, para que la Iglesia sea fiel proclamadora de esta esperanza, debemos estar activos. Busquemos participar en la acción de Dios, colocando nuestras acciones en línea con las acciones de Dios. La Iglesia no solo debe desear el futuro venidero de Dios; debe ser una encarnación de ese futuro en el mundo al participar en su sufrimiento y ser testigo de la acción de Dios en él. Jesús no quiere que su Iglesia se comprometa racionalmente con un conjunto de creencias y hechos. El discipulado no se trata simplemente de la Escuela Dominical. Desafortunadamente, nos hemos convertido en acumuladores de conocimiento bíblico y hemos abandonado nuestra misión más allá de los muros. Jesús nos está llamando a probar una nueva realidad, “a reconocer que, como sus discípulos, estamos participando en la acción misma de Dios[2] para traer el Reino tal y como está en el cielo. Somos colaboradores, no lo hacemos realidad. Nosotros vivimos en ello. Lo re-creamos, incluso si aún no está completamente aquí.

La ausencia física de Jesús no significa que nos abandone. No es una pérdida de esperanza. Es un cumplimiento de la esperanza, y para la Iglesia, es una invitación a proclamar esa esperanza. Nuestra presencia, nuestra actividad en el mundo como portadores de la esperanza de Dios, es la encarnación de Jesús en el mundo que dice: “Yo soy la resurrección y la vida[3].

Entonces, debemos estar presentes.

 

[1]Andrew Root. Unlocking Mission and Eschatology in Youth Ministry. (Grand Rapids, MI: Zondervan), 2012.  64

[2] Ibid. 34.

[3] Juan 11:25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: