La Iglesia de Claus

Por: Rev. Craig Shepperd

A menudo, la vida cristiana se aborda como si fuera una búsqueda individual. Se piensa muy poco en cómo el cuerpo de creyentes podría mejorar el bienestar espiritual de uno. Además, la Iglesia (como Dios) ha sido degradada en la vida del cristiano, funcionando como si fuera un Santa Claus institucional. Es como si el creyente cristiano promedio hubiese concluido: la iglesia no debería estar demasiado cerca, pero nunca fuera del alcance por si necesitamos hacer alguna solicitud. Para muchos, la Iglesia es simplemente como pequeños duendes de Santa que hacen los sueños realidad. Nosotros, como pastores, hemos fallado en instruir a nuestra gente sobre cómo la iglesia nos transforma en las personas que Dios desea que seamos. La Iglesia tiene valor espiritual al permitirnos vivir como Cristo todos los días.

“La madurez espiritual no es complicada ni misteriosa; simplemente se descuida”.[1] Lo interesante de la pandemia, es que nos ha proporcionado un tiempo que supuestamente no teníamos. Había reuniones para asistir, conciertos de bandas, partidos, prácticas, y la lista continúa. Nuestra fe ha sido algo en lo que tratamos de encajar cuando se presenta la oportunidad, o un medio para simplemente presentar los domingos nuestra lista de deseos al Señor.

El sociólogo Christian Smith ha invertido años estudiando los hábitos religiosos en los EE. UU. Ha acuñado un término que parece muy académico, pero tiene una increíble cantidad de implicaciones prácticas relacionadas con la madurez espiritual. Este término es “Deísmo Terapéutico Moral”. Concluye que el cristianismo estadounidense ha diluido la enseñanza de las Escrituras en esa realidad. No cubriré completamente lo que Smith quiere decir, pero permítanme resaltar las implicaciones:

  • El objetivo central de la vida es ser feliz y sentirse bien consigo mismo.
  • Dios no necesita estar particularmente involucrado en la vida de uno, excepto cuando se necesita a Dios para resolver un problema.
  • Solo sé bueno.[2]

Smith y otros sostienen que esto no es madurez espiritual. Más importante aún, las Escrituras dicen lo mismo. Dios desea que pasemos de la leche y la vida de un niño cristiano. Dios desea que mastiquemos comida sólida y llevemos el Fruto del Espíritu. Para alejarse de un enfoque individualista de Dios y la iglesia, Thomas Bergler sugiere tres cosas que debemos hacer juntos para que podamos crecer en Cristo:

  1. Necesitamos abrazar el evangelio de Jesucristo como buenas noticias de transformación espiritual.
  2. Necesitamos ser capturados por una visión de madurez espiritual que sea deseable, alcanzable y que tenga un contenido claro.
  3. Necesitamos entender el proceso de crecimiento hasta la madurez para poder participar activamente en él.[3]

Aceptar el evangelio requiere más que simplemente ser bueno y crear una lista para Dios y la Iglesia cuando necesitamos su intervención. El evangelio nos llama a morir a nosotros mismos para poder vivir verdaderamente. Esto es algo que a menudo se interpone en nuestra agenda, así que simplemente no lo elegimos. Nos conformamos con menos.

Este trabajo debe ocurrir en comunidad. Efesios 4 nos instruye a “madurar juntos para que juntos puedan reflejar cada vez con mayor precisión la imagen perfecta de Cristo”. Nos dedicamos a más de un regalo único. Nos entregamos a un proceso de santificación por el cual Dios nos está haciendo moral y espiritualmente puros. La obra de santificación del espíritu es el proceso de maduración que necesitamos para crecer en el amor a Dios y al prójimo. “El objetivo final de este proceso es la perfecta conformidad con la imagen de Cristo, quien es la imagen perfecta de Dios. Por lo tanto, para los cristianos, la santidad es un estado actual, un proceso continuo y un objetivo final “.[4]

Quizás las personas carecen de identidades cristianas robustas porque la Iglesia de Claus que hemos comprado ofrece solo una versión simplificada del cristianismo que ya no plantea una alternativa viable a las espiritualidades impostoras, como el Deísmo Terapéutico Moral. Hemos jugado con el individualismo estadounidense y la identidad nacional hasta el punto de haber confundido el cristianismo con la auto conservación, que es lo opuesto al testimonio de Jesús, y la antítesis de su llamado a los discípulos para que tomen sus cruces y le siguieran.

“Por el contrario, el Dios retratado en las Escrituras hebreas y cristianas no solo pide compromiso, sino también nuestras propias vidas”.[5]  Este nunca será el caso si nos conformamos con usar a Dios y a la Iglesia puramente para cumplir con nuestros pedidos personales. Dios desea más de nosotros personalmente, y desea más para la Iglesia. Dios desea lo mejor para nosotros. Lo mejor solo puede ocurrir cuando nos entregamos para crecer en Cristo.

 

[1] Thomas Bergler. From Here to Maturity: Overcoming the Juvenilization of American Christianity. (Grand Rapids, MI: Eerdmans), 2014. XIII.

[2] Christian Smith and Melinda Lundquist Denton. Soul Searching: The Religious and Spiritual Lives of American Teenagers. (New York, NY: Oxford), 2005. 162-164.

[3] Bergler. 27.

[4] Bergler. 47.

[5] Kenda Creasy Dean. Almost Christian: What the Faith of our Teenagers Is Telling the American Church. (New York, NY: Oxford), 2010. 37.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (17 años) y Sydney (15 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 12 mayo 2020 en El Mundo Hoy, Fe, La Iglesia, Otro. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: