¡Esta Cinta de Correr No Funciona!

*La siguiente entrada es un extracto del libro Forgotten God (“El Dios Olvidado”) escrito por Francis Chan.

Estar lleno del Espíritu no es un acto de una sola vez. Como leemos en Gálatas sobre el Espíritu y la carne, caminar con el Espíritu implica una relación continua. Estar lleno del Espíritu no se limita al día en que por primera vez conocimos a Cristo. En cambio, en todas las Escrituras leemos acerca de una relación que nos llama a una búsqueda activa del Espíritu todos los días.

Imagina que compro una cinta de correr para perder algo de peso. Tres meses más tarde, la llevo de regreso a la tienda y me quejo al empleado de que no ha funcionado – no he perdido ni un kilo.  Me pregunta: «¿No ha funcionado correctamente?» Yo respondo: «No sé si funciona.  Yo nunca corrí en ella.  ¡Sólo sé que no he perdido nada de peso, así que estoy harto de ella!” 

Esto puede parecer un ejemplo tonto, pero cambiar los detalles y de repente suena familiar:

  • «Yo he orado al Espíritu Santo para que me libre de mi lujuria, y todavía estoy adicto a la pornografía.»
  • O, «Yo he orado por años para ser capaz de perdonar a mi padre, pero todavía estoy atormentado por la ira y la amargura 30 años después.”
  • «Yo he orado por años que Dios me libre de mi glotonería, pero a pesar de la oración, mis grupos de apoyo y la dieta, sigo siendo un comedor compulsivo y poco saludable.”

Agrega cualquier pecado que te ataca y de pronto la ilustración de la cinta de correr no parece ser tan tonta.  De hecho, parece que las oraciones por la libertad del pecado constante no “funcionan” en la misma manera que la cinta no me ayudó a perder peso.

Recibir libertad y sanidad en respuesta a la oración no es algo que generalmente se hace para ti, una situación en la que tú eres sólo un participante pasivo.  De vez en cuando Dios trabaja de esta manera y sana o libera a la persona directamente.  Él es ciertamente capaz de hacerlo así.  Pero en mi experiencia, Dios nos pide que por lo general juguemos un papel activo en el viaje hacia la plenitud.

Un comentario sobre “¡Esta Cinta de Correr No Funciona!

Agrega el tuyo

  1. «—Si alguien quiere ser mi discípulo, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz cada día y me siga; porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la salvará.»

    Dios quiere tener una relación continua y efectiva con nosotros, cada día, cada instante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: