Reflexiones sobre Pentecostés

PENTECOST8Si eres evangélico y no celebras el Día de Pentecostés, estás perdiendo la esencia de nuestra fe.

En el calendario cristiano ayer celebramos el Domingo de Pentecostés, y por lo menos todo el Distrito Central de Panamá, donde vivo yo, realizó una gran campaña de oración en un Parque Central de una de las ciudades más grandes del país (La Chorrera).  Cientos de cristianos alabando y clamando al Señor en el aire libre con mucha gente inconversa observando – ¡Así se celebra la venida del Espíritu Santo!

Sin embargo, he visitado iglesias donde el Pentecostés ni se menciona ese día.  En otra ocasión, ¡pertenecía a una iglesia evangélica que ni hablaba del Espíritu Santo por casi un año!  ¡Cómo es posible!

Somos muy buenos en celebrar la Navidad, ¡y así debe ser!  Usualmente clausuramos nuestra Semana Santa con una gran celebración y proclamamos con Pablo: “Si Cristo no resucitó, nuestra fe es vana” (1 Cor. 15:17).  Pero, el Día de Pentecostés es la fundación de la iglesia.  ¡Tú y yo y millones de seguidores durante la historia somos la iglesia!  ¡Lo que sucedió en Hechos 2 es nuestro cumpleaños!  A todos nos gusta una fiesta para nuestro cumpleaños, ¿no?

Pero es más que eso.  Si Jesús se va y no nos envía su Espíritu Santo, tenemos que pasar toda la vida esforzándonos y tratando de vivir vidas que agraden al Señor.  En ese caso, Jesús es un gran ejemplo, el modelo que debemos seguir.  Sin la venida de su Espíritu, Jesús es nuestro cordero inmolado, pero no puede ser nuestro Salvador.  No nos da el poder para vencer el pecado una vez para siempre.  Vivimos derrotados y sin esperanza, sin Hechos 2.

Pero con Hechos 2, ¡toda la historia cambia!  ¡El Consolador ha llegado!  ¡Los discípulos miedosos se convierten en predicadores y mártires valientes!  Los seguidores de Cristo llegan a ser “aquellos que trastornan el mundo”.  Nos conocemos por primera vez en Antioquía como cristianos, un término despectivo que implicaba, “mini-Cristos”.  “¡Jaja!” se burlaban de los primeros seguidores de Cristo.  “Ellos hablan como Cristo; ellos andan como Cristo; ¡es como si Cristo estuviera acá con nosotros! ¡Ja!”

Un maestro excelente no puede provocar tal cambio.  Un ejemplo nada más no puede garantizar una transformación así.  ¡Necesitamos de su presencia misma morando en nuestras vidas, impulsándonos e impactando el mundo a través de nuestras manos, pies, y labios!

Pentecostés hace toda la diferencia.  Ayer ya pasó.  Pero marca tu calendario.  El 8 de junio de 2014.  No quieres olvidar tu cumpleaños.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 20 mayo 2013 en Calendario Cristiano, La Iglesia, Santidad y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: