Lemas que despertaron la iglesia: Devolver el favor

Escrito por: Howard Culbertson

phineas BreseeSomos deudores a cada hombre para que se le dé el evangelio en la misma medida en que lo hemos recibido” – PF Bresee, fundador de la Iglesia del Nazareno

¿Deudores? ¿Cómo podemos estar en deuda con alguien de quien nunca hemos recibido nada y con los que no tenemos ningún acuerdo contractual alguno? Para estar seguros, Bresee no era la primera persona en hacer una declaración así. A la iglesia en Roma, Pablo escribió: “A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor.” (Romanos 1:14, RV60).

Para entender cómo Bresee se sentía en deuda con la gente en términos de evangelizarlos, pensemos en la frase de Catherine Hyde “devolver el favor”. Ese fue el título de su libro que promovió la idea de que deberíamos devolver las buenas acciones no a los que las hicieron, pero más bien a otras personas. Mediante el pago “adelantado” de las buenas obras en lugar de “pagarles a quien las hizo”, mantenemos el ciclo de las buenas obras.

La relevancia de “devolver el favor” a las declaraciones de Bresee y Pablo es clara. Pagar por adelantado es exactamente lo que Dios espera de nosotros. Hemos recibido el Evangelio. Bíblicamente, se nos pone en la obligación de transmitirlo a todos los demás en el mundo.

Bresee, uno de los fundadores de la Iglesia del Nazareno, no dijo que estábamos en deuda con “nuestros vecinos cercanos”. Él no dijo “la gente como nosotros.” Él dijo, “todo hombre” (o, en términos más comunes hoy en día, “toda persona”).

Porque nosotros tenemos esa maravillosa gracia de Dios, nos hemos convertido en deudores a escala global. Sigamos la admonición de Bresee. Vamos a “devolver el favor” haciendo todo lo que podemos para ver que todos en la tierra oigan claramente la buena noticia de que Dios ha venido en Jesucristo para reconciliar al mundo consigo mismo.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 27 abril 2015 en El Llamado, Evangelismo, La Misión y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: