8 Formas para Combatir la Pornografía – Parte 1 de 2

Escrito por: Mike Souder

porn

Algunos tips para empezar el proceso de sanidad.

Si descubrieras un tumor canceroso en su cuerpo, ¿verdad que harías cualquier cosa para sacarlo? Y si hay algo que podrías hacer personalmente para aumentar las posibilidades de sobrevivencia y sanidad, ¿no pensarías en los gastos cierto?

Sobreponerse a una adicción no es menos significativo que eso.

El Rey Salomón una vez aconsejó a sus oyentes “Guarda tu corazón porque de él mana la vida (Proverbios 4:23). La condición de nuestro corazón determina todo sobre nuestra vida. El cáncer puede matar nuestros cuerpos, pero no puede destruir nuestro corazón en la misma forma en que lo hace algo como la pornografía, lo cual mueve hacia abajo y endurece nuestros corazones.

Con el fin de vencer adicciones como las enfermedades que son, necesitamos atacarlos con una estrategia en todos los sentidos. Necesitemos tratarlo como a un cáncer en Fase 4.

Humíllate a tí Mismo

El simple hecho y más importante paso para escapar de la enfermedad de la pornografía es reconocer tus debilidades y que necesita la ayuda de Dios. Deja de minimizarlo. Deja de poner excusas. Admite tu pecado. Acepta que lejos de la gracia de Dios, eres débil, imperfecto y atascado. Humíllate a ti mismo delante de Dios y confiésale tu pecado. Él estará seguro de recibirte, de caminar contigo, de reparar la intimidad contigo para sanarte.

“Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes” (Santiago 4:6).

Tráelo a la Luz

Cuidadosa y apropiadamente empieza a limpiarte con aquellos más cercanos a ti. Lo primero y más importante, es que si estás casado, tu esposa o esposo necesita saberlo todo. Gentil y valientemente saca todo de una sola vez.

Compártelo en la tarde o en el tiempo cuando tengas un tiempo para hablar y dolerse y descansar después de todo. Si tu pareja lo considera útil, encuentra otra persona en quien confíes y permite que puedas caminar a través de esto para reunirse periódicamente.

En segundo lugar, compártelo con tu pastor o líder espiritual y posiblemente, busca consejería profesional. Si eres un líder en la comunidad de tu iglesia, ofrécete para tomar un receso de manera que tengas tiempo suficiente para el proceso de sanidad.

Tercero, encuentra a dos o tres en los que tengas confianza (de tu mismo sexo) y compárteles la situación, pidiéndoles que oren por ti (y por tu pareja si estás casado) y reúnete con ellos de una forma regular para ver cómo estás avanzando con esto.

Muere de hambre

Luego de la pornografía no es como la separación del café o el azúcar. No es algo que se puede moderar o permitir que haya “sólo un poco” en su dieta. Piense en las imágenes pornográficas electrónicas e impresas pornográficos como alimento para el tumor. Muere de hambre.

Definir claramente las situaciones que conoces aumentará la tentación. Tomar un descanso de la pantalla, especialmente las redes sociales, televisión, YouTube, lo que se ha convertido en la herramienta de elección para la alimentación del tumor. Desconéctate por completo por un tiempo si es necesario.

Instala el software de protección en los dispositivos electrónicos (como el Covenant Eyes). Durante un tiempo, sentirás que eres perseguido por las imágenes en tu memoria. La buena noticia es cuando se deja de alimentar la enfermedad; las imágenes se desvanecen y se desvanecen hasta que finalmente desaparecen por completo.

Jesús enseñó a sus seguidores: “Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego” (Mateo 18:9).

Espera más en la próxima entrada.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 11 mayo 2016 en Compasión y Justicia, El Mundo Hoy, Santidad y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: