Dejemos Que Dios Nos Use

Gracias sean dadas primeramente a Dios, por permitirnos llevar a cabo la Máxima Misión los días 21 al 23 de julio, 2017 en la ciudad de Córdoba, Veracruz. Dios usó los distintos dones y talentos de 96 participantes, quienes viajaron de diferentes lugares de México para apoyar este evento.

Sirvieron en varias actividades y ministerios, como: evangelismo casa por casa; trabajo y testimonio, pintando topes, la pared posterior del templo y algunos postes; recogiendo basura en las calles de alrededor y ayudando a limpiar la casa de Don José, una persona que aceptó a Jesucristo y que vive en una situación vulnerable.

20907345_10154845396636439_1260923305_o.jpg

El proyecto Gol reunió a 15 jóvenes; se trabajó con niños a través de REMI, payasos y juegos, teniendo una asistencia promedio de 20 niños; asimismo se atendieron 15 personas en el servicio de odontología, donde nos apoyó Néstor de Oaxaca y también se dieron consultas médicas generales, Jonathan Saldaña de la Ciudad de México, fue quien realizó esta labor, aprovechando dichas consultas para presentar el evangelio.

20904502_10154845396536439_763244678_o.jpgSe tuvo servicio de estilismo por parte de una academia de belleza, y la hermana Gloria impartió un taller de Costura. Aunque tuvimos algunos contratiempos por la lluvia, una vez más comprobamos que Dios tiene poder sobre todo y pudimos proyectar la película “Cuarto de Guerra,” que fue de gran bendición para las personas en ese lugar.  

Al finalizar la Máxima Misión se lograron hacer 41 contactos, se convirtieron 17 personas y ya se estaba discipulando a 1 persona. El trabajo continuó a través de 10 jóvenes participando en Proyecto Pablo, quienes dieron seguimiento a los contactos por medio de discipulado y evangelismo a 9 adultos y 7 niños, durante 21 días.

20891370_10154846105761439_1423524458_n.jpg


20930795_10154845396586439_1573466725_o.jpg
Gracias a Dios, se seguían abriendo puertas y aunque no todos aceptaban un discipulado, se lograron hacer 43 contactos más con quienes compartíamos el alimento físico, espiritual, la compañía y la oración.


Será el matrimonio Martínez, Roberto y Dalia, encargados de la Iglesia del Nazareno en Córdoba, quienes le den continuidad a esta gran labor. 

 

¡Dios está esperando que tomemos la decisión de salir y compartir, si hemos recibido de Gracia debemos dar de Gracia! Somos testigos que Dios hace milagros en la vida de las personas y que hay una necesidad grande en los corazones de la gente que nos rodea. ¡Digamos SÍ y dejemos que Dios nos use!

– Saraí Romualdo, Misión Global Distrito Golfo de México.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 25 agosto 2017 en El Llamado, El Misionero Nazareno, La Misión, Liderazgo, Región Mesoamérica y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: