4×4: Un Terreno Frío y Lluvioso – Parte 2 de 2

*Esta es la continuación de la entrada anterior.

Cada joven al llegar al sitio compartió los obstáculos que tuvo que vencer para poder ser parte de esta experiencia evangelística. En cada actividad Dios les mostraba que estaba con ellos y Su Espíritu les animaba a ser intencionales a la hora de Evangelizar. La Palabra de Dios llegó al corazón de muchas personas y aunque algunos quedaron indecisos, otros entregaron su vida al Señor. Hubo lágrimas y también sonrisas. A pesar de que la asistencia de los niños bajó por el intenso frío, siempre hubo chicos a quienes compartir; por las noches durante las proyecciones, cuando pensaban que nadie se acercaría, Dios los sorprendía. Hay necesidad, la gente tiene sed de Dios. A pesar de que algunos se enfermaron podemos cantar el himno #289 del himnario Gracia y Devoción, Vale la pena servir a Jesús:

“Servir a Jesús proclamar su verdad,
es grande placer y felicidad,
En Cristo y la Biblia glorioso es confiar,
¡Qué bueno es servir a Jesús!
¡Qué bueno es servir, sí, servir a Jesús!
¡Qué bueno es servir a Jesús!
Aunque aquí nos parezca el camino muy cruel,
siempre en Cristo hay paz y solaz.”

26232929_10155752778411351_5887647163686274513_o.jpg

Para la gloria de Dios se informa que aceptaron a Cristo 33 personas mediante el evangelismo casa por casa, 22 niños alcanzaron salvación al asistir a la Escuela Bíblica Vacacional, 5 niños fueron convertidos gracias al Proyecto Gol y 3 personas más fueron alcanzadas por medio de la proyección de películas evangelísticas. Un total de 63 almas ganadas para Cristo.  La familia Sánchez y la iglesia madre tienen mucho trabajo por hacer.

26685266_10155752777196351_6196769630214181035_o.jpg

Oremos por estas almas nuevas y por las que han de creer por la palabra que se impartirá en los siguientes días.

“Dios nos ha llamado a ser portadores de Su amor, a compartir alegría, a dar esperanza al que no la tiene, a consolar al afligido, nos ha llamado a ser luz. No importa lo que tengas que dejar o si tienes que hacer algún sacrificio para estar ahí, lo mejor que puedes obtener es la satisfacción de llorar con alguien necesitado, secar una lágrima, dar un abrazo y mirar una sonrisa en el rostro de un niño, ¡la satisfacción de poder compartir a otros una buena noticia, una esperanza, compartirles a JESÚS!”–Lupita Calderón

“Aún me maravillo de cómo Dios nos usa a pesar de todas nuestras deficiencias, Su amor sigue moldeándonos. No fue necesario tratar de convencer a nadie, sólo anunciar, servir y amar, Dios se encargó de las personas pues Su gracia lo cubre todo. Vivimos cosas difíciles antes y después de viajar, el enemigo quiso atacar, pero estuvimos seguros en la roca de nuestra fe que es Jesucristo. El Padre tiene cuidado de nosotros y el Espíritu Santo nos guía. Esta experiencia me hizo crecer en fe, en humildad y en amor. Me alegró mucho que las personas pudieran conocer a su Salvador y rendir su vida a Él.”–Mitzi Villegas

26220798_10155752790261351_4393364973166701680_o.jpg

“Conocí a la señora Silvia, a quien evangelizamos. Cuando terminamos de compartirle el mensaje, ella estaba envuelta en llanto, después se tranquilizó y nos dijo lo siguiente: ‘he tenido días de mucha desesperación y no sé por qué, es una ansiedad que no se va, lloro, me pongo triste y es de repente que me sucede esto. Anoche estaba así, ansiosa, tenía desesperación y nada me tranquilizaba, entonces le pedí a Dios que me ayudara y que me indicara qué es lo que debía hacer, y ahora vienen ustedes, yo sé que Dios me escuchó.’ Esto nos dice mucho sobre la necesidad que existe en el mundo, y la responsabilidad que tenemos como iglesia. Gracias a Dios, Silvia aceptó a Jesucristo como su Señor y Salvador.” –Adriana L. Barraza

¡Damos gracias a Dios por la vida de estos jóvenes!, si tú tienes interés en misiones o te gustaría participar en un 4×4, contáctanos en misionglobal@mesoamericaregion.org o en nuestra página de Facebook.

Este artículo fue escrito por Maru Rodríguez, coordinadora de Misión Global México Norte.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 17 enero 2018 en El Llamado, El Misionero Nazareno, La Misión, Liderazgo y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: