Dos Testimonios Desde Ucrania

Por: Scott Armstrong

En las últimas semanas hemos sido testigos de los efectos devastadores de la invasión de tropas rusas en Ucrania. Hacemos un llamado a todos los cristianos a orar por la gente de Ucrania y Rusia y por el cese de esta violencia y guerra. Tengo amigos en Ucrania, algunos que han huido como refugiados y otros que de alguna manera han decidido permanecer entre los escombros y la aniquilación. Hace dieciséis años tuve el privilegio de participar en un viaje misionero formativo en Turbov, Ucrania. Después de mi regreso, escribí el siguiente testimonio, pero por alguna razón nunca lo había publicado. Ahora es el momento. Que sea un recordatorio de que Dios siempre se está moviendo en otras culturas y países, incluso cuando es difícil percibir cómo o dónde.

Turbiv es una ciudad con unas 6.000 personas, ubicada a tres horas al oeste de Kiev, Ucrania. Durante un viaje misionero en abril/mayo de 2006 tuve el privilegio de unirme a participantes de diez países diferentes en las cruzadas de construcción, evangelismo y con los niños de ese pueblo. Fue tal el impacto que, cuando visitamos las casas al cuarto día, todos nos dijeron: «Sí, lo sabemos, hemos oído hablar de todos ustedes. ¿Quiénes son?» Cuando la oficina del alcalde también comenzó a tomar nota, nos sentimos un poco como Pablo y Silas cuando los líderes de una ciudad dijeron: «¿Qué hacemos con estos muchachos? Están trastornando el mundo» (Hechos 17: 6).

Cuando llegamos, la Iglesia del Nazareno tenía alrededor de diez miembros. Las iglesias evangélicas eran raras. Por lo tanto, no todos los traductores en Ucrania que estaban con la Iglesia del Nazareno para ese evento eran cristianos. Durante una comida, estaba sentado con Helen, una joven que me traducía para que pudiera conocer a un chico ucraniano llamado Dema, diminutivo de Demetrius. Mientras hablábamos, le pregunté cómo llegó a conocer al Señor y me contó su testimonio.

Había estado en prisión dos veces. La primera vez estaba justificada porque era un drogadicto y un matón, en sus palabras, no las mías. Cuando salió, aceptó a Cristo a través de un centro de rehabilitación nazareno, pero las autoridades terminaron volviendo a meterlo en prisión por el mismo delito. Dijo que era totalmente injustificado y que debería haber sacudido su fe como nuevo cristiano. Sin embargo, Dema lo vio como una oportunidad para testificar a los drogadictos y matones, igual que solía ser él. ¡En poco tiempo, había comenzado una iglesia en la prisión ucraniana!

Demetrio estaba persuadiendo a tantos muchachos, y tantos se estaban convirtiendo al cristianismo en prisión que las autoridades dijeron: “No podemos mantenerlo aquí”, y lo dejaron ir. Su mejor amigo llegó a conocer al Señor, y, escucha esto, ¡él era el PASTOR de la iglesia plantada en Turbiv donde todos estuvimos ministrando durante dos semanas! Demetrius también estaba estudiando para ser pastor.

Recuerda: mientras me dice esto, la traductora está interpretando cada palabra. Dema llega a un punto en el que mira a Helen y dice: «¿Conoces al Señor?» La historia la había conmovido claramente, pero se mostró indiferente y dijo: “No, eso no es para mí”.

Como evangelista natural, Dema dice: “Tiene que ser para ti, porque si Jesús puede hacer lo que hizo por mí y transformarme de drogadicto a pastor, vale la pena seguirlo. ¿Vas a la iglesia?»

“Solo en Semana Santa”, dice ella.

“¿Tienes una Biblia?”

“Dos”, dice ella, “pero están llenas de polvo y nunca se leen”.

Dema y yo comenzamos a orar por Helen varias veces al día. Todas las noches después del servicio, nos reunimos en el comedor grande (donde había muchos otros) y hablamos de Jesús.

Le doy una Biblia ucraniana y le digo que lea Juan. Lo encierro en el índice y le digo que es el cuarto libro del Nuevo Testamento.

Al día siguiente ella viene a mí y está muy frustrada. Nunca había oído hablar del Nuevo o Antiguo Testamento y solo fue al cuarto libro de la Biblia, Números, y leyó cuatro capítulos. ¡Pasó por cuatro capítulos de listas y nombres porque tenía tanta hambre del Señor y de la verdad y la sabiduría!

Después de que finalmente comenzó a leer el evangelio de Juan, hablamos del capítulo seis donde muchos seguidores dejaron a Jesús porque no era quien pensaban que era. Ella dice que le duele la cabeza porque está muy agitada y sabe que seguirlo significa un compromiso total. “Si alguna vez tuviera que hacer esto”, dice con intensidad en los ojos, “tendría que hacerlo al 100 %.  A lo que este hombre está llamando a todo el mundo no se puede hacer a medias”.

¡Guau! Le digo que estoy completamente de acuerdo, y hablamos sobre el capítulo 3 de Apocalipsis y cómo Dios quiere que seamos calientes o fríos, no tibios. Ha llegado muy lejos en tan solo unos días. Comenzó el viaje misionero con una actitud ambivalente, si no antagónica, al cristianismo y simplemente necesitando algo de dinero extra que pudiera ganar traduciendo. Ahora ella está haciendo declaraciones como, «Si alguna vez fuera a hacer esto…»

El último día en Ucrania celebramos la apertura de la nueva iglesia en la ciudad de Turbiv. Previamente, realizamos un servicio en inglés, español y ucraniano para centrarnos en Dios y orar por la nueva congregación.

Se preparó la Cena del Señor y el pastor Les Moore de Idaho Falls, Idaho, estaba organizando el servicio. Justo antes de recibir la comunión, comparte que siente que Dios lo está guiando a hacer algo. Anuncia que normalmente lee 1 Corintios 11 antes de la Cena del Señor, pero que se siente guiado a leer esta vez de un libro diferente: el evangelio de Juan.

Le pide al líder del viaje misionero, Doug, que suba y le dice: «Hermano, no tengo idea de por qué debo hacer esto, pero el Señor me dijo que debo hacerlo hoy… Quítate los zapatos». Doug había estado trabajando en la construcción y llevaba unas zapatillas de deporte hechas jirones. Sacudió la cabeza con incredulidad y se quitó los zapatos y los calcetines. Muchos de nosotros comenzamos a llorar cuando el pastor Les lavó los pies de Doug frente a todos.

Helen estaba en el servicio y la noche anterior había leído Juan 13. ¡Ella sabía lo que eso significaba y quién comenzó ese ritual!

Ella comienza a llorar. Ella no sabe lo que está pasando. Y, sin embargo, sabe exactamente lo que está pasando.

Ha sido testigo de dos semanas con 150 cristianos de diez países sirviendo y compartiendo el evangelio. Horas antes, ella había leído y ahora estaba experimentando «toda la extensión de su amor».

Después del servicio, le pregunto: “¿Qué te está diciendo el Señor?”.

Ella admite que necesita seguir a Jesús, pero también quiere orar y pensar más. ¿Orar y pensar más? ¡Ella nunca había dicho una sola oración antes de las últimas dos semanas!

Le digo que no quiero obligarla a hacer nada, pero la Biblia dice que ahora es el día de salvación. Ella dice que sabe, pero que necesita contar el costo real si va a hacer esto al 100%. Oro con ella y dice: «Sé que quieres que tome esta decisión ahora mismo antes de que te vayas a casa, pero sé que estoy en camino».

Afirmo que aprecio su honestidad y que oraré por ella. Aunque es posible que nunca nos volvamos a ver en la tierra, espero verla en el cielo.

Este viaje fue antes de que las redes sociales despegaran y antes de que los teléfonos inteligentes fueran lo que son hoy. Perdí el rastro de Helen, y aunque he intentado localizarla a ella y a Dema este último mes, no sé dónde están o cómo están reaccionando a todo lo que está sucediendo en Ucrania en este momento.

Algunos pueden declarar que tampoco sabemos cuál fue la decisión final de Helen; quizás eso sea justo. Y sin embargo, ¡YO LO SÉ! ¡Dios la cambió! Así como ella estaba en el camino hace dieciséis años, creo que ahora es, como se declararon los primeros cristianos (Hch 24,14), seguidora del Camino.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: