Toma Tu Cruz

Por: Min. Timmeon Spencer

“Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.” (Lucas 9:23)

Introducción

Tomar nuestra cruz es un requisito para ser discípulo de Jesús y debe suceder diariamente.

Pero ¿por qué todos los días?

La desobediencia de las primeras personas (Adán y Eva) se conoce como la Caída. Hizo que ahora tuvieran una carne, lo que significa que se habían opuesto a Dios. Debido a esto, todas las personas ahora han heredado esta carne y esto influye en nuestros Pensamientos, Palabras y Acciones. Cuando entregamos nuestra vida a Jesús, nos comprometemos a dejar de servir al pecado y de hacer nuestra propia voluntad y empezar a servir a Dios. Entonces, hemos decidido no satisfacer más la lujuria y los deseos que provienen de nuestra carne. Pero nuestra nueva mente no significa que nuestra carne haya cambiado. Rápidamente nos daríamos cuenta de que nuestra lujuria está muy viva y todavía somos tentados. Es por eso que necesitamos tomar nuestra cruz todos los días.

Aplicación

La cruz era un medio común de castigo de los romanos que gobernaron durante la época de Jesús. Nadie podía colgar en la cruz y vivir. Entonces, después de sufrir por un período de tiempo, la muerte finalmente llegó a Jesús. Por supuesto, sabemos que resucitó de entre los muertos, pero fue a través de Su muerte que aprenderemos lo que significa tomar nuestra cruz.

Entonces, ¿qué significa realmente tomar tu cruz?

Tomar mi cruz es algo que ocurre en mi Mente. Cuando durante el día me vienen pensamientos que no son del agrado de Dios, los niego y los hago morir en mi cruz interior (a través del Espíritu Santo). Entonces, tomar mi cruz es básicamente decir NO a mi propia CARNE (obstinación y lujuria) cuando soy tentado.

  • Tomar tu cruz te dolerá – Duele negar los pensamientos pecaminosos que naturalmente tendemos a tener y que están en oposición a la voluntad de Dios, incluso si todo nuestro deseo es hacer lo que agrada a Dios.
  • Tomar tu cruz causa sufrimiento a tu carne – Tu carne sufre porque no obtiene lo que quiere. La Biblia llama a este sufrimiento en la carne: “Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado.” (1 Pedro 4:1).
  • Tomar tu cruz lleva tiempo: se necesitan 100 años para que crezca un roble poderoso. Dios no tiene prisa. Todo lo que quiere es nuestro compromiso. Su Espíritu Santo nos dará fuerzas para seguir colgados en la cruz, para seguir diciendo No a las exigencias de nuestra carne hasta que mueran las lujurias.

Conclusión

Como ser humano nuestra carne está llena de egoísmo, por eso Jesús dijo que nos neguemos a nosotros mismos y tomemos nuestra cruz todos los días, toda nuestra vida. A medida que usamos esta cruz todos los días, poco a poco vencemos el pecado y nos hacemos más como Jesús. La vida mejorará cada vez más cuando ya no estemos obligados a reaccionar de la misma manera que solíamos hacerlo, y también mejorará para quienes nos rodean.

Entonces, mi aliento para ti hoy es ¡Toma tu cruz!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: