En Defensa de los Misioneros de Segunda Clase

Por: Amy Medina

Recientemente, Emily y yo nos encontramos con una publicación de blog que nos llamó la atención. La misionera Amy Medina escribió un artículo para Missio Nexus titulado En defensa de los misioneros de segunda clase. En el destacó lo que ella ve como la tendencia de la Iglesia (especialmente en Occidente) a categorizar a los misioneros. La financiación e incluso el apoyo en oración se recaudan y promueven más, en su experiencia, para los trabajadores transculturales que se consideran en la «línea del frente», mientras que se pasan por alto los ministerios de apoyo. Dedicaremos un próximo episodio del  Podcast Siervos Inútiles al tema, pero también quería reproducir el artículo aquí. Incluiré algunas preguntas para la reflexión o el debate al final.

Quiero hablar sobre una doble medida que veo a menudo. Permítanme presentarles el sistema de clases entre los misioneros.

¿Quién está en la lista A? Bueno, esos serían los Plantadores de Iglesias. Entre los grupos de personas no alcanzadas se les otorga un estatus A+. Los entrenadores pastorales y los traductores de la Biblia podrían pasar con una A.

¿La lista B? Médicos y otros trabajadores de la salud, trabajadores de desarrollo comunitario y alivio de la pobreza, maestros de inglés como segunda lengua.

¿La lista C? Administradores, cuidado de miembros misioneros, maestros o cualquier otra persona considerada de «apoyo».

Cualquiera que sea la tendencia actual en el «ministerio de justicia», a menudo también termina en la lista A. En estos días, eso es luchar contra la trata de personas. Solía ​​ser el ministerio de huérfanos, pero ahora ha sido relegado a la lista B. Es genial, pero no tan genial.

Por supuesto, este sistema de clases generalmente no se origina con los propios misioneros, sino que surge de la cultura de las misiones en sus países de origen. ¿Cuántos misioneros se han sentado ante comités de misiones en sus países de origen, que examinaron si encajarían en su “cuadrícula” de prioridades? Y a menudo esa cuadrícula se ve exactamente como la jerarquía que acabo de describir.

Mi esposo y yo trabajamos durante ocho años en el ministerio con Niños de una Tercera Cultura en una escuela misionera. Cuando intentamos recaudar apoyo, llamamos y enviamos paquetes de información a más de 200 iglesias en California. Recibimos respuesta de dos. Las iglesias nos dijeron, una y otra vez: “Lo siento, pero ese ministerio no encaja en nuestra estrategia”.

Todo eso cambió cuando hicimos la transición a la formación teológica de los pastores de África Oriental. Finalmente, teníamos iglesias que nos llamaban. Fue agradable, pero, francamente, un poco frustrante. No cambiamos de ministerio para ser más populares entre las iglesias. Cambiamos porque ahí es donde Dios nos estaba guiando, aunque la verdad es que no consideramos que la formación teológica sea más estratégica o más emocionante que lo que estábamos haciendo en esa escuela de Niños Misioneros.

Desafortunadamente, los mismos misioneros a menudo son muy conscientes de esta jerarquía, y esto hace que muchos se sientan como de segunda clase. Una y otra vez, escucho de los misioneros cosas como estas:

“Sí, amo mi trabajo como maestra de Niños Misioneros y sé que es muy importante, pero lleno mis boletines con fotos de los barrios marginales que visito una vez por semana. Después de todo, eso es lo que les interesa a mis seguidores”.

“Sí, soy un misionero, pero no un misionero «real». Vivo en una ciudad y paso mucho tiempo en una computadora”.

“Se suponía que mi equipo visitante a corto plazo me ayudaría con mi ministerio con los Niños de una Tercera Cultura, pero solo quieren pasar su tiempo con los huérfanos”.

¿Por qué estos misioneros se sienten así? Tal vez porque cuando los cristianos se ponen de pie y dicen: ¡Estoy llamado al cuidado misionero! ¡Estoy llamado a enseñar a niños misioneros! ¡Estoy llamado a la administración de misiones! las iglesias dicen: Bueno, lo siento, no encajas en nuestra estrategia. Preferimos respaldar a los emocionantes plantadores de iglesias y los entrenadores pastorales y los rescatadores de la trata de niños. Excepto que esperamos que lo hagan sin todas las demás personas que necesitan para tener éxito.

Y entonces, ¿qué sucede? El plantador de iglesias talentoso se empantana con las tareas administrativas. La madre dotada y llamada al ministerio de la mujer no tiene más remedio que educar en casa. El rescatador de la trata de niños tiene un ataque de nervios porque no tiene a nadie que lo ayude a superar el trauma que enfrenta. Los misioneros son particularmente propensos al agotamiento. ¿Podría ser esto en parte porque están tratando de hacer demasiados trabajos ellos mismos?

Me interesa mucho la estrategia en las misiones, y es importante que las iglesias tengan cuidado en su proceso de selección de posibles misioneros, pero, ¿podríamos ampliar nuestra idea de lo que significa estrategia? Los misioneros, como extensión de la Iglesia, deben funcionar como el Cuerpo de Cristo. ¿Podría la iglesia occidental funcionar solo contratando evangelistas? Me doy cuenta de que el trabajo misionero puede tener objetivos diferentes a los de las iglesias en casa; los misioneros se están quedando sin trabajo; están haciendo todo lo posible para reemplazarse con creyentes nacionales, pero para llegar allí, necesitan al Cuerpo de Cristo.

Nosotros, siendo muchos, somos un solo cuerpo en Cristo, e individualmente miembros los unos de los otros. Teniendo dones que difieren según la gracia que nos ha sido dada, usémoslos. (Romanos 12).

Las piernas no pueden hacer nada sin los brazos, los dedos y el cuello. Así que sal hoy y encuentra a tu contador misionero o consejero o maestro de Niños Misioneros más cercano. Únete a su equipo de apoyo. Anímalos en la búsqueda de su llamado. Afirma su valor para su iglesia o su equipo. Y recuérdales que nunca son de segunda clase.

Preguntas para la reflexión/discusión:

  • ¿Estás de acuerdo con las afirmaciones de los autores? ¿Por qué o por qué no?
  • ¿Es más difícil recaudar fondos o conseguir apoyo en oración para algunas asignaciones que para otras?
  • ¿Qué papel juega la geografía en esto? Es decir, ¿puede la nación de origen o el lugar de servicio de un misionero afectar la percepción de su “valor”?
  • Una frase popular utilizada hoy en día por las agencias de envío es «de misión crítica». ¿Son algunas asignaciones o roles más críticos para la misión que otros? ¿Por qué o por qué no?
  • ¿La Iglesia del Nazareno hace esto mejor o peor que otras organizaciones?

Un comentario sobre “En Defensa de los Misioneros de Segunda Clase

Agrega el tuyo

  1. Qué bueno que se puede opinar sin poner un «me gusta». Personalmente para mí un Misionero es un Misionero; no los veo ni los siento de Primera o de Segunda y mucho menos de Tercera categoría. Cada uno se desarrolla en diferentes Campos y eso es loable. Si yo no puedo ir mi Responsabilidad es sostenerlos no solo en oración pero también financieramente. Quien haya escrito este blog o comentario creo que lo hizo en un momento muy negativo. Y no me gustaría compartirlo en mi página de Facebook porque se necesita explicar. Vamos adelante con nuestra MNI que hay mucho trabajo por hacer. Bendiciones.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: