Diseñando  Una Plantilla de Jesús Parte II

Por: Dr. Clark Armstrong

El ministerio de enseñanza de Jesús consistió principalmente en el uso de parábolas. Debemos aprender a usar muchas historias e ilustraciones. También enseñó a las multitudes o grupos públicos, como los fariseos, con discursos. El libro de Mateo se puede esbozar alrededor de cinco de estos. Su enseñanza a los discípulos fue peripatética, es decir, enseñó mientras caminaba en la vida y el ministerio. Lo hizo de palabra y de obra.

Sin embargo, la mejor manera en que Jesús enseñó fue con su ejemplo. En una ocasión, lavó los pies de los discípulos y les ordenó que hicieran lo que él había hecho. Lo que había dicho en el camino acerca de ser un líder servidor fue reforzado gráficamente por su ilustración viviente.

En última instancia, su vida de “kenosis” (vaciamiento de sí mismo), que resultó en su muerte en la cruz, fue el modelo para pastorear a la manera de Cristo. Es la parte más difícil de emular de la plantilla de Jesús. Cuando estás perdido y agotado por tu ministerio, ¿qué gozo hay en el vaciado de ti mismo? Bueno, ¡ahí está la mayor de todas las alegrías! En tu kenosis, te identificas con tu Señor, tu Príncipe de los Pastores y el Cordero del Sacrificio al mismo tiempo.

Fue quebrantado y derramado, y toda la fuerza de vida le fue quitada por amor a las ovejas (perdidas y encontradas). Tú también, vuélvete la comunión tú mismo. Que el agua de tu sufrimiento se convierta en vino. El pan de tu aflicción es partido, y él multiplicará los panes de tu ofrenda. Pastor cansado, cuando estés más agotado y sientas que no eres amado o que te estás muriendo, regocíjate. La plantilla de Jesús está siendo plasmada en tu historia. ¡Aleluya!

Esto nos lleva al ministerio de sanación de Jesús. La Escritura dice que Él sanó a todos los que le fueron traídos. Por supuesto, los sanó físicamente. En la mayoría de los casos, fue instantáneamente. Pero en al menos un caso fue gradual y debemos mostrar que a veces ese puede ser el caso (Marcos 8:22-25).

Aun así, su curación no fue meramente física. Sanó espiritualmente e incluso perdonó a un hombre sus pecados (Marcos 2:1-12) cuando sus cuatro amigos lo trajeron en una camilla a Él. También restauró psicológicamente a las personas y les otorgó una autoestima renovada y holística. Algunos ejemplos incluyen cuando tocó a los leprosos, sanó a la mujer que había tocado el borde de Su manto, retuvo el juicio sobre la mujer sorprendida en adulterio o se encontró con la mujer junto al pozo.

Jesús podía incluso quebrantar todo poder y dominio que el diablo tenía sobre cualquiera. Hechos 10:38 dice: “cómo Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo y poder, y cómo anduvo haciendo bienes y sanando a todos los que estaban bajo el poder del diablo, porque Dios estaba con él”. No hay adicción, opresión, posesión, depresión, enfermedad o esclavitud que el nombre de Jesús no impacte. Jesús ayudó a los que estaban indefensos y sin esperanza, como el mendigo lisiado que yacía junto al estanque de Siloé y el hombre Gadareno lleno de la «legión» de los demonios.

Como pastores involucrados en traer sanidad a la vida de las personas, debemos recordar que el poder para sanar viene del Señor. “Salvación” en griego también es la misma palabra que “curación” (tsotzo), y la Biblia es clara en que no hay salvación o curación en ningún otro nombre sino en Jesús (Hechos 4:12). Todo lo que hacemos como ministros es acercarnos a las personas y asociarnos con Jesús para traer sanidad a sus vidas, a su esencia y posiblemente a sus cuerpos, sus familias y sus mundos rotos.

Tito 3:8 dice: “Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero que insistas con firmeza, para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles a los hombres.”

Mi deseo es que esta serie de artículos haya sido precisamente eso: excelente y provechosa para todos, pero especialmente para los pastores.

*Este artículo es el final de una serie que destaca el ministerio pastoral y la continuación de “Diseñando  Una Plantilla de Jesús Parte I”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: