La Provisión Perfecta de Dios

Hace un año atrás mi esposa y yo iniciamos oficialmente un proyecto de apoyo a niños de escasos recursos, todo inició con una inquietud en nuestro corazón para poder ayudar a estos niños pero no contábamos con recursos materiales ni financieros para poder cubrir tal necesidad, así que empezamos a hacer lo que podíamos e invertimos un poquitito de nuestros recursos económicos para realizar algunas pequeñas actividades. Por un momento nos olvidamos que no estábamos solos.

Lee: 2ª Corintios 9:8-12

En ocasiones parece que olvidamos que tenemos un Dios que es dueño y creador de todo lo que existe en la tierra. Tratamos de conseguir y hacer todo con nuestras propias fuerzas. Es entonces cuando pensamos o creemos que la tarea encomendada es imposible de cumplir. Además él no provee únicamente para hacernos ricos o tener muchísimos bienes. Todo lo que recibimos es porque él quiere que lo compartamos.

No es sólo el área económica, todo lo que recibimos de él a diario, es para que podamos dar a aquel que lo necesita. Nosotros sólo somos el medio por el cual Dios quiere bendecir a los demás.

Piensa en esto:

¿Qué cosas Dios te ha dado en esta semana que puede compartir con los demás? ¿Recuerdas cuando fue la última vez que Dios proveyó de forma milagrosa algo para ti o para tu familia? ¿Tienes un sueño que crees imposible de alcanzar por falta de recursos?, ¿Qué te ha dicho Dios que hagas en tu comunidad?, ¿Crees que es imposible de alcanzar ese sueño o petición de parte de Dios?

Los recursos no son un obstáculo, ahora nosotros tenemos un proyecto que impacta la vida de 65 niños y 10 adolescentes y que sabemos aumentará.

–Escrito por Carlos Monterroso, Asistente Previo en Misión Mundial MAC

3 comentarios sobre “La Provisión Perfecta de Dios

Agrega el tuyo

  1. Dafne,

    Gracias por este testimonio y doy gracias a Dios por lo que está haciendo en ustedes y a través de ustedes para tocar su comunidad. Que el Señor les siga usando, hermana. Saludos a Javier.

  2. mi esposo y yo estamos iniciando una obra en un lugar no cerca de donde vivimos, es una misión que nos encomendó nuestro Dios a travéz de nuestro pastor, cuando nos presentaron el proyecto al instante dijimos que sí, por que sabíamos que era de parte de Dios, y gracias a Dios poco a poco se ha estado estableciendo el lugar, trabajamos con niños enseñandoles de Jesús, y fortaleciendo los matrimonios con pláticas especiales para ellos, y aveces ha habido momentos en que parecemos desfallecer, y pensamos que no lo vamos a lograr, pero luego recordamos que no es nuestra obra, sino de aquel que nos llamó, y entonces recobramos fuerzas para seguir… gracias hermano por recordarnos quien es el que provee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: