El método de misiones

Escrito por: Oswald Chambers / Trad. por: Erika Chaves

Oswald-ChambersJesucristo no dijo: “Ve y salva almas” (la salvación de las almas es la obra sobrenatural de Dios), pero Él dijo: “Ve. . . haz discípulos a todas las naciones. . . . ” Sin embargo, no se puede hacer discípulos a menos que seas un discípulo por ti mismo. Cuando los discípulos regresaron de su primera misión, se llenaron de alegría, porque hasta los demonios estaban sujetos a ellos. Pero Jesús dijo, en efecto, “no se gozan en el servicio exitoso – el gran secreto de la alegría es que usted tenga la relación correcta Conmigo” (ver Lucas 10: 17-20). El gran esencial del misionero es mantenerse fiel al llamado de Dios, y darse cuenta de que su único propósito es discipular a los hombres y mujeres en Jesús. Recuerda que hay una pasión por las almas que no viene de Dios, sino de nuestro deseo de tener convertidos a nuestro punto de vista.

El reto para el misionero no viene del hecho de que las personas son difíciles de llevar a la salvación, que los reincidentes son difíciles de recuperar o que hay una barrera de indiferencia insensible. No, el desafío viene de la perspectiva de la propia relación personal del misionero con Jesucristo- “¿Creeis que puedo hacer esto?” (Mateo 9:28). Nuestro Señor inquebrantablemente nos pregunta eso y nos confrenta en cada situación individual donde nos encontramos. El gran desafío para nosotros es- ¿Sé que mi Señor resucitó? ¿Conozco el poder de su Espíritu que mora en mí? ¿Soy lo suficientemente sabio a los ojos de Dios, pero lo suficientemente “tonto” de acuerdo con la sabiduría del mundo, a confiar en lo que ha dicho Jesucristo? ¿O estoy abandonando la gran posición sobrenatural de la confianza ilimitada en Cristo Jesús, que es en realidad el único llamado de Dios para un misionero? Si sigo cualquier otro método, me aparto por completo de los métodos prescritos por nuestro Señor- “Toda potestad me es dada. . . . Por tanto, id. . . “(Mateo 28: 18-19).

Enlace: http://utmost.org/the-method-of-missions/

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 12 diciembre 2014 en El Llamado, El Misionero Nazareno, La Misión y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: