De Maneras Inesperadas

Por Scott Armstrong

“Naamán, jefe del ejército del rey de Siria, era un hombre de mucho prestigio y gozaba del favor de su rey porque, por medio de él, el Señor le había dado victorias a su país. Era un soldado valiente, pero estaba enfermo de lepra” (2 Reyes 5:1 NVI).

(Leer 2 Reyes 5:1-19)

El jefe del ejército está en el límite. La lepra ha consumido el cuerpo y el alma de Naamán. Él, desesperadamente, necesita sanidad, así que él va al profeta Eliseo. El único problema es que Eliseo hace las cosas un poquito diferentes (¿no me crees? Lee 2 Reyes 4:32-35). Naamán espera que Eliseo diga “Abracadabra” y que cure su lepra agitando su mano. Pero en lugar de esto, Eliseo le dice que tiene que sumergirse siete veces en el río Jordán. El Jordán era un río sucio que se localizaba en Israel. ¿Por qué Naamán no podía sumergirse en un río más limpio y más cerca de su casa?

cropped-cropped-neil1.png

Jennifer era una chica de uno de los grupos de jóvenes que teníamos hace varios años. Ella era una cantante sobresaliente, quien había usado su talento para el grupo de alabanza de la iglesia y varios musicales escolares. Un día, se enteró de que tenía ganglios en sus cuerdas vocales. El tratamiento requería un descanso completo de su voz por 2 a 3 meses. Evidentemente, Jennifer estaba frustrada. ¡Una de sus alegrías en la vida le había sido arrebatada! Aun así, ella decidió que usaría este tiempo para enfocarse en lo que el Señor quería enseñarle a través de esta experiencia. Ella terminó usando su tiempo regular de ensayo en el templo, para comenzar un nuevo ministerio de oración con el grupo de jóvenes. Ella había anhelado una relación más profunda con Dios, y ciertamente Él respondió esa oración de forma muy distinta a lo que ella había esperado.

Dios no siempre trabaja de la forma en que estamos acostumbrados. Él sabe lo que es mejor para nosotros, a pesar de que en el momento tiene poco sentido para nosotros. Eventualmente Naamán decidió intentar sumergirse en el Jordán, y su enfermedad “incurable” ¡fue curada! ¿Qué es lo que Dios quiere hacer en tu vida? ¿Le permitirás que trabaje de maneras inesperadas?

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 18 septiembre 2017 en Fe, Liderazgo, Oración, Santidad, Vida Devocional y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: