Diez Estrategias Misionales Para Un Misionero En Cuarentena

¿Viste el video que lanzamos hace una semana en este blog? Aquí está el enlace a YouTube, o literalmente puedes leer mi publicación anterior. El punto del video es claro: incluso en este momento de -quédate en casa- COVID-19, ¡todavía somos la Iglesia! ¡Todavía estamos en misión!

Este es el mensaje que he estado compartiendo durante el último mes con nuestros misioneros sirviendo en Génesis. De hecho, en los primeros días en que nuestras naciones comenzaron a exigir que nos quedáramos en casa, compartí un devocional con cada equipo de plantación de iglesias, acerca de que las puertas cerradas en realidad están acompañadas (si nos fijamos lo suficiente) por otras puertas más creativas que se están abriendo. También les ofrecí varias formas importantes y prácticas para mantenerse comprometidos y en misión, incluso durante los toques de queda y las cuarentenas. Muchos de ustedes han preguntado cuáles son, así que aquí está lo que llamo…

Diez Estrategias Misionales Para Un Misionero En Cuarentena

  1. Acércate a Dios más que nunca. “Oye, eso no es misional”, me dirás. Al contrario. Esto es siempre lo más misional que podemos hacer. La única forma en que cualquiera de nosotros puede alcanzar un mundo perdido y quebrantado es sentándose primero a los pies de Cristo. De hecho, Jesús mismo designó a los doce como sus apóstoles (“enviados”) con un doble propósito: 1) que pudieran estar con él y 2) que los enviara a predicar y expulsar demonios (Marcos 3:14-15). No puedes tener uno sin el otro. Cuando pasamos tiempo con Jesús, ese es un esfuerzo expresamente misionero.pray-3611519_1280
  2. Ora y prepárate para un avivamiento. “Espera”, me dirás. “Estas dos primeras sugerencias son cosas que deberíamos hacer todo el año, incluso cuando no hay una pandemia”. ¡Correcto! Pero, ¿lo hacemos? En las últimas semanas he tenido docenas de conversaciones con pastores y líderes cristianos que están sintiendo un despertar espiritual en nuestra gente. Finalmente nos estamos dando cuenta de que la Iglesia no es el edificio, y que la Palabra de Dios no se limita a un santuario. ¿No odiarías llegar al final de este evento que altera la vida y haberte perdido el movimiento de Dios porque pasaste semanas y meses viendo gatos tocar el piano (u otra tontería) en YouTube?
  3. Cultiva y bendice a tus contactos (es decir, relaciones) en la comunidad. Muchos de nuestros misioneros habían llegado a conocer e incluso evangelizar a cientos de niños, jóvenes y adultos en las semanas previas al ataque del virus. ¿Nos olvidamos de ellos ahora que no podemos visitarlos? De ninguna manera. ¡Nuestros misioneros están usando las redes sociales y las aplicaciones de mensajes de texto para llamar y mantenerse en contacto con un montón de personas en estos días! De hecho, algunos de ellos se han acercado a líderes cívicos como médicos, enfermeras y policías y se han ofrecido a orar por ellos todos los días por teléfono. ¡Wow! ¡Dios está abriendo puertas para el ministerio en este tiempo desesperado que quizás nunca antes habíamos notado!
  4. Discipula a los nuevos convertidos a través de la tecnología de videoconferencia. Nuestro equipo de Génesis en Quetzaltenango, Guatemala, acababa de tener un evento de evangelismo el fin de semana antes de que el gobierno abruptamente interrumpiera toda actividad. Un joven llamado William llegó a conocer al Señor. Le habían dado una Biblia, y luego, BOOM, no pudieron hacer un seguimiento de ninguna manera. ¿O tal vez sí? Ahora el equipo de cuatro se reúne dos veces por semana con William y le enseña la Biblia y lo que significa ser cristiano. ¡De eso estoy hablando!
  5. Continúa tus estudios. ¿Qué mejor momento que ahora para inscribirse en clases en línea para aprender más sobre misiones, teología, ministerio, etc.? En nuestros países de la Región Mesoamérica, ofrecemos programas de licenciatura, maestría e incluso doctorado a través de SENDAS, la mayoría en línea. Esta semana incluso lanzamos un nuevo programa: Escuela de Liderazgo Para Ministros Laicos, para aquellos interesados ​​en las misiones. Nuestro objetivo era tener 40 estudiantes matriculados. Tenemos 133. Se están dando cuenta de que un llamado a servir en el futuro es un llamado a prepararse (y también a servir) ahora.
  6. Fortalece las relaciones con tu equipo misionero y los líderes de la iglesia a tu alrededor. Nuestros equipos de Génesis son de múltiples naciones y culturas, y generalmente están formados por hombres y mujeres jóvenes. Sin duda, es una aventura para todos vivir juntos, cocinar juntos, y mucho más ministrar juntos. Incluso si eventualmente forman un vínculo cercano similar a una familia (que a menudo sucede), también se encuentran diariamente en contacto con pastores y líderes que viven y trabajan en la misma ciudad. A veces, el ajetreo hace que no cultivemos esas relaciones. Ahora más que nunca podemos invertir en estas personas más cercanas (literalmente) a nosotros, animándolos y orando por ellos.webinar-4216601_640
  7. Fortalece la relación con tus donantes (e intercesores). ¿Cuántas veces como misioneros nos resulta difícil estar en buena comunicación con las personas que constantemente nos dan y oran por nosotros? “Vaya, no escribí ese boletín este mes; trataré de encontrar tiempo para hacerlo el próximo mes”. Como mi esposa y yo hemos sido relegados a casa desde el mes pasado, nos hemos encontrado más que nunca contactando a esas personas fieles que financian y alimentan la misión. A través de videos, servicios en línea con iglesias locales, notas de agradecimiento, etc., los estamos actualizando más intencionalmente que nunca. Otra ventaja: contactarlos también termina siendo un estímulo para nosotros.
  8. Evalúa, sueña y planifica de forma creativa y estratégica. Hace cuatro semanas, contacté a nuestro equipo de Génesis en Monterrey, México, con la esperanza de inspirarlos a seguir participando en la misión. Me sorprendió escuchar que ya estaban creando nuevo material de discipulado para los nuevos cristianos en su vecindario, y un plan de estudios completo para el ministerio de niños que usarán una vez que se levanten las regulaciones de cuarentena. ¡Así se hace, chicos! En este tiempo, cuando estamos “atrapados en casa”, en realidad puede terminar siendo una forma de evaluar nuestra eficacia y nuestras estrategias, para que podamos “despegar” en el ministerio. He hablado con muchos colegas que están reconociendo durante esta pausa que en ciertas facetas de nuestras vidas necesitábamos de todas formas un “reinicio”.
  9. Conéctate con la familia. ¿Alguna vez has escuchado el dicho: “cuando mamá no está feliz, nadie está feliz”? Eso va para todos los miembros de la familia, en realidad. Si tienes un padre que lucha con su salud o un niño que lucha con sus calificaciones, puedes sentir que todo se consume. Del mismo modo, si las cosas son geniales en casa y con nuestra familia extendida, esto afecta positivamente nuestra misión. Parece una locura, pero COVID-19 nos está ayudando a darnos cuenta de que una dinámica familiar saludable ayuda a nuestro ministerio y, de hecho, ES NUESTRO MINISTERIO. Ya sea que la familia esté lejos o en el mismo hogar, no podemos caer en la mentira que dice que la familia y el ministerio deben competir constantemente entre sí. Realmente podemos estar saludables en ambas áreas al mismo tiempo, y la salud en uno puede levantar al otro.
  10. Utiliza tu carrera y títulos para ayudar a otros. Todos nuestros misioneros en Génesis han estudiado teología en algún momento, pero la mayoría de ellos poseen un título universitario en otra cosa. Durante esta cuarentena, he sido testigo de cómo nuestros psicólogos plantadores de iglesias escuchan y aconsejan a los vecinos en línea, así como los maestros ofrecen tutoría en línea a los niños de la comunidad. Y luego está la pareja de Tuxtla Gutiérrez, México, que está utilizando sus títulos y habilidades de ingeniería para crear máscaras protectoras para el personal médico, de forma gratuita. Dios sabía que nuestras carreras serían necesarias en este momento difícil. ¡Utilicémoslas para obtener el máximo efecto en Su reino!

Así que, hay diez estrategias misionales para los misioneros en cuarentena. ¡Seguimos siendo la Iglesia! ¡Todavía estamos en misión!

¿Cuál es tu perspectiva sobre este extraño momento de las misiones? ¿Tienes alguna otra sugerencia que me perdí?

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (17 años) y Sydney (15 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 20 abril 2020 en El Misionero Nazareno, El Mundo Hoy, Evangelismo, Génesis, La Iglesia, Otro. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Andrea Margarita

    Bien, Gloria a Dios por ello y gracias a Dios por tu vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: