Una Comunidad de Confianza

Por: Rev. Craig Shepperd

En el éxito cómico del 2000, La Familia de mi Novia, Greg Focker (el personaje de Ben Stiller) se encuentra con sus futuros suegros por primera vez. Jack Byrnes (Robert De Niro) quiere asegurarse de que Greg sea digno de su hija. Jack prepara varias pruebas para que Greg las pase y así asegurarse de que es capaz de estar dentro del círculo familiar de confianza. Para muchos, la vida de la Iglesia parece ser una lucha para encontrar su lugar en un círculo de confianza. A menudo, lo que se experimenta es el aspecto más “sobrevalorado y poco entregado” de la Iglesia: la comunidad.

Entonces, ¿cómo formulamos una comunidad de confianza? Esta no será una oferta exhaustiva. Sin embargo, permítanme ofrecer algunos pasos para guiar nuestro viaje en la comunidad.

Calidez: “Cálido es el nuevo cool“.[1] Las personas quieren saber que son más que invitados y que son más que solo un número. Quieren un lugar seguro al cual pertenecer. La cálida relación triunfa sobre la programación. Un pastor en la investigación de Growing Young admitió: “Podemos contratar y comprar productos geniales, pero no podemos contratar o fingir calidez“.[2] Exhortaría a las iglesias a considerar la calidez no solo como parte de su equipo de bienvenida, un café en el vestíbulo o el obsequio que ofrecen a los invitados por primera vez. Además, es la hospitalidad y la apertura continuas proporcionadas para permitirle a otros tiempo y espacio para ser incluidos y descubrir cómo pertenecer. Para que el calor realmente ocurra, la adopción en el cuerpo tiene que ocurrir.

Tiempo: La mayoría de nosotros nos hemos comprometido a un día a la semana, por menos de dos horas y le llamamos a eso “iglesia”. Si realmente observamos los hábitos de los feligreses, encontraríamos que incluso los mejores feligreses solo asisten en promedio de dos a tres veces al mes. No es mucho tiempo para generar confianza. La confianza requiere presencia. La comunidad, la comunión y la camaradería, junto con la transformación espiritual, crece gradualmente de acuerdo al tiempo compartido con los demás. No podemos eludir el proceso de conocer a otros y permitir que otros nos conozcan.

Vulnerabilidad: Ruth Haley Barton afirma: “En la comunidad, otros se convierten en agentes de la gracia preocupante de Dios para nuestro mayor crecimiento y transformación, y nos convertimos en lo mismo para ellos; a medida que cada parte funciona correctamente, promueve el crecimiento del cuerpo al desarrollarse en el amor[3] (Efesios 4: 15-16). Para que esto ocurra tiene que haber vulnerabilidad presente. Vulnerabilidad es entregarse al otro y, al mismo tiempo, recibir al otro por quien es. La psicóloga Brenee Brown afirma: “La vulnerabilidad no es ganar o perder; es tener el coraje de aparecer y ser visto cuando no tenemos control sobre el resultado. La vulnerabilidad no es debilidad; es nuestra mayor medida de coraje “.[4]  La vulnerabilidad es un trabajo duro y no ocurre de la noche a la mañana. Sin embargo, estoy convencido de que la mayoría de nosotros queremos un lugar donde nos sintamos seguros de exponer quiénes somos realmente y el peso que cargamos. La Iglesia como comunidad de confianza debe ser EL lugar por excelencia para que ocurra este trabajo difícil. “Si no tienes honestidad, no tienes intimidad. Si no tienes intimidad, no tienes comunidad “.[5]  La comunidad comienza con nuestra voluntad de ser honestos con lo que realmente somos a la luz de Jesucristo. Cuando nos arriesgamos a esta aventura, la intimidad y la comunidad vienen a la par.

Tesoro: debemos aprender a valorar el viaje de aquellos con quienes estamos en comunidad. Encontramos nuestro tesoro primero en Cristo, y segundo a través de la comunidad en la que nos ha colocado. Cada persona tiene algo que ofrecernos si prestamos atención a cómo Dios los está usando. “Parece que una de las principales razones por las que estamos confundidos acerca de la comunidad es porque lo hacemos principalmente sobre nosotros: nuestras experiencias y sentimientos, nuestras afinidades naturales, nuestra situación de vida, lo que creemos que queremos o necesitamos …[6]

Historia: Ofrecemos nuestra propia historia contada con gracia y verdad, humildad y autenticidad. Descubrimos entonces en comunidad que Dios está entrecruzando nuestra historia con Su historia. Con el tiempo, aprendemos que Dios está tomando nuestra historia y la está injertando en Su historia, que también es la historia de la Iglesia. “Cuantas más historias, conformadas y enmarcadas por la historia bíblica, ofrece la iglesia, más oportunidades tiene la gente de “narrar “(enmarcar y replantear) sus experiencias de Dios de maneras más matizadas“.[7] Proclamar la historia bíblica equipa a las personas con el lenguaje para interpretar y compartir sus experiencias de Dios. Debemos compartir la historia.

Experiencia: Somos criaturas relacionales. La pandemia nos ha recordado que incluso el mayor introvertido entre nosotros necesita alguna interacción social ocasionalmente. Por lo tanto, formulamos confianza no solo a través de las historias que compartimos, sino también de las experiencias que dan forma a esas historias. Mientras más experiencias compartidas creamos, más intimidad se desarrolla.

Preguntas:La comunidad en transformación continúa desarrollándose y profundizándose entre nosotros a medida que hacemos buenas preguntas y aprendemos a permanecer quietos y esperar juntos en medio de esperanzas y sueños destrozados y los grandes inamovibles de la vida“.[8] A menudo sentimos que es nuestro deber cristiano arreglar las cosas u ofrecer consejos. Esto puede o no ser útil. Demasiado rápido olvidamos que escuchar puede ser un mejor servicio que hablar. Con el tiempo aprendemos que no solo estamos escuchando por el bien del otro, sino que también estamos escuchando la voz de Dios. El arte de cuestionar y escuchar debe cerrar el círculo. Una de las funciones principales de la comunidad transformadora es ser una comunidad de discernimiento “en la cual nos ayudamos mutuamente a notar y eliminar los obstáculos para tal visión“.[9]

Servicio: En un increíble acto de humildad, hospitalidad y servicio, vemos a Jesús en Juan 13 lavar los pies de sus discípulos. Era el papel de un sirviente, y el maestro está dispuesto a asumirlo para que nosotros, como sus alumnos, sepamos que esta es la postura que debemos encarnar. La confianza se hace más fácil cuando nos servimos unos a otros.

Una vez más, es posible que desee agregar sus propias características que conducen a una comunidad de confianza. Creo que probablemente recién estamos comenzando. Si realmente queremos ser una Iglesia donde somos una comunidad, debemos generar confianza. Es un trabajo duro. Somos un pueblo desordenado, pero servimos a un Dios confiable que nos está formando a Su imagen. ¡Qué podamos convertirnos en las personas que Dios nos ha llamado a ser!

[1] Kara Powell, Jake Mulder, Brad Griffin. Growing Young: 6 Essential Strategies to Help Young People Discover and Love Your Church. (Grand Rapids, MI: Baker), 2016. 163.

[2] Powell, Mulder, Griffin. 168.

[3] Ruth Haley Barton. Life Together in Christ: Experience Transformation in Community. (Downers Grove, IL: IVP), 2014. 13.

[4] Brenee Brown. “The Best Brenee Brown Quotes on Vulnerability, love, and Belonging.”

[5] Scott Cormode. Lecture at Growing Young Cohort Summit. Feb. 14, 2020.

[6] Barton. 21.

[7] Brandon K. McKoy. Youth Ministry from the Outside In: How Relationships and Stories Shape Identity. (Downers Grove, IL: IVP), 2013. 28.

[8] Barton. 55

[9] Barton 141.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: