La Navidad es Desordenada

Por: Rev. Chris Gilmore

Este artículo fue publicado originalmente en  www.iamchrisgilmore.com.

Basta con mirar los trozos de papel de regalo y las montañas de tickets, los pequeños regalos dispersos en las botas navideñas y las migajas de las galletas que se consumen rápidamente. Basta mirar el bastón de caramelo a medio comer pegado en la alfombra, las fallas del Pinterest, a los suegros exhaustos. Desorden.

Pero la Navidad era desordenada mucho antes de que se abrieran los regalos o se dejaran tazones en el fregadero. Ha sido desordenada desde el principio.

La Navidad se centra en un nacimiento humano. No estoy seguro de si alguna vez has sido testigo de uno de esos, pero puedo dar testimonio de este hecho: son bastante desordenados. Desordenados con sangre, fluidos amnióticos y lágrimas y sudor y demás, bueno, un desorden.

Así es como Cristo viene al mundo. Esta es la forma en que Dios aparece. Un milagro desordenado.

Y el desastre no estaba contenido solo en la biología de todo ello. El desorden incluía los cuartos para dormir del ganado, que huelen tan bien como te puedas imaginar.

Cristo no entra en una habitación de hospital estéril ni en una habitación principal bien preparada. Él entra en el equivalente de un garaje medio usado. Sin importar el alimento para animales, la escasez y una o dos cabras por ahí.

Y luego llega el desordenado comité de bienvenida. No son reyes o príncipes o el jefe de la cámara de comercio local. Son pastores. Los pastores del turno nocturno.

Pastores que probablemente no se habían bañado adecuadamente o usado cantidades abundantes de desinfectante para manos en mucho tiempo. Suciedad debajo de las uñas, caca de oveja en las sandalias, ropa larga y manchada. Ese olor de nuevo. ¡Qué desastre!

Y, por supuesto, está el desorden que involucra a sus padres. María dice que el niño no es de José. Los rumores se arremolinan y la gente de la ciudad los mira con complicidad. “¿Quién es el padre?” preguntan los chismosos. José planea quedarse con María y criar a este niño como propio, a pesar de las leyes y las opiniones que sugieren lo contrario. ¡Qué desastre!

Y luego está Herodes. Teme tanto al niño que ordenará que maten a todos los niños menores de dos años. Dolor en el corazón. El pequeño Jesús y su familia huirán de su hogar y escaparán a Egipto para garantizar su seguridad. El caos y el desorden parecen no tener fin.

En aquel entonces y aún hoy, la Navidad es desordenada. Y esas son buenas noticias.

Porque nuestras vidas son a menudo desordenadas. Y nuestro mundo es a menudo desordenado.

Hacemos líos con nuestras relaciones, líos con nuestros futuros, líos con nuestras finanzas. Nuestra fe se vuelve desordenada, nuestro pasado es desordenado. Tenemos una habilidad increíble para arruinar las cosas.

Hacemos lo que no queremos hacer. No hacemos lo que queremos hacer. Somos lentos para aprender nuestras lecciones. Rápidos para encontrar nuevas formas de explotar. Desorden.

En lugar de evitar el caos, nuestro Dios salta directamente a él. Se mueve hacia él. Entra en el desorden.

En lugar de evitarlo, porque el desorden es asqueroso y Dios está por encima de todo eso, un Dios cuya santidad está enraizada en el amor se sumerge en busca de nosotros.

Para ayudarnos. Para limpiarnos. Para sacarnos de nuestro desastre.

Para perdonar todos los líos que hemos creado. Para sanar todos los problemas que se nos han impuesto.

La Navidad es desordenada. Y la gracia es desordenada. Y el amor es desordenado. La gente es desordenada.

Y es aquí en el desorden, no encima de él, no una vez que se limpia el desorden, aquí mismo, donde se encuentra a Cristo.

Aquí en el desastre Cristo viene, no para regañarnos por los desastres que hemos hecho o para mantener una vigilancia extrema mientras trabajamos para limpiarnos.

Él viene y se agacha y lava y atiende las necesidades y corrige lo que está mal.

Entra en el desastre no para recordarnos lo malos que somos, sino para mostrarnos una mejor manera. Para sacarnos de la oscuridad hacia la luz. Él viene al desastre y nos ofrece su presencia, su ternura, su comprensión, su armonía.

Entonces, cuando el desorden sea tan malo que no sabes por dónde comenzar la limpieza, recuerda que Cristo viene al desorden.

Cuando compres la mentira de que primero tienes que limpiarte, recuerda que Jesús está profundamente familiarizado con las personas y situaciones desordenadas.

Cuando te preguntes nerviosamente si quizás has perdido un lugar o has dejado algo desatendido, recuerda que Dios está más preocupado por la posición de tu corazón que por lo que has pisado.

Cuando te sientas indigno o demasiado sucio, recuerda que la Navidad es desordenada.

Y ese es el punto.

El amor revelado en Navidad está destinado a ti y a todos tus líos sucios, apestosos y sangrientos. ¡Alegría para todo el desordenado mundo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: