¿Apasionado por Dios o Adicto a la Mediocridad? La Majestad de Dios Requiere Nuestra Respuesta de Amor y Excelencia.

Por: Ajith Fernando

El siguiente artículo fue tomado del sitio web de PreachingToday.com & Christianity Today

Representamos a un gran Dios que está sobre todos y cuya majestad está más allá de toda comparación. La tragedia más grande en la tierra es que la gente no honra a este gran Dios. Nuestro mayor objetivo en la vida es dar la gloria a Dios, y nosotros, los predicadores, maestros y líderes tenemos la oportunidad de hacer eso cuando predicamos, enseñamos, lideramos, etc. Cuando la gente viene a cualquier reunión en el nombre de Dios, deberían irse con el sentido de que Dios es grande. Por lo tanto, nuestra predicación, nuestra conducción a la adoración, nuestro canto o cualquier otra cosa que hagamos en el nombre de Dios, siempre debe dejar a la gente con la impresión de que Dios es grande.  

He experimentado esto como joven todos los domingos mientras estaba bajo el ministerio del Rev. George Good. Participamos en gloriosos servicios cada domingo, y este se convirtió en mi día favorito de la semana. Me di cuenta de que el ministerio era un llamado glorioso y me emocionaba solo de pensar que Dios me había llamado, a mí, un joven tímido que pensó que no llegaría a nada, para ser un ministro del glorioso evangelio. Me encendió la ambición de hacer lo que pudiera para reflejar la gloria y majestad de Dios.

¿Y si predicamos un sermón no preparado que haga dormir a la gente o les deje sin ningún sentido de la grandeza de Dios? ¿Y qué si salen de una reunión cristiana impresionados por la falta de preparación y la excelencia en el programa? Creo que eso es, en la vida eclesiástica, un crimen semejante a lo que es el asesinato en la vida social. Ha traído deshonra a Dios, que es grande y majestuoso, y esa es la mayor tragedia que podría suceder en la tierra. ¡Sería mejor para nosotros morir que ser responsables de hacer eso!

¡Y creo que la muerte es lo que podemos ser llamados a soportar! Si estamos tan ocupados como para encontrar un poco de tiempo para prepararnos, entonces es posible que tengamos que perder algo de sueño con el fin de preparar un buen sermón que alimentará a las personas y honrará a Dios.

Por supuesto, hay pocas cosas tan refrescantes en la vida como la preparación para el ministerio público, especialmente cuando ese ministerio involucra pasar tiempo en la Palabra (de donde brotan todos los ministerios). En esos momentos con la Palabra, Dios nos alimenta y nos da la emoción de descubrir verdades eternas y sus aplicaciones a la vida diaria. Al igual que con todas las formas de morir en el cristianismo, cuando «morimos» con el fin de prepararnos para el ministerio público, terminamos encontrando nuevas y emocionantes experiencias de vida.

Creo que muchos cristianos hoy son adictos a la mediocridad. ¡He estado en servicios de adoración donde he visto al predicador o líder elegir sus himnos cinco o diez minutos antes de iniciar el servicio! Oh, Oh, Oh, Oh, ¿cómo podría tal abominación tener lugar en la casa de Dios? Hay una sinfonía en el culto que lo hace fluir con energía y ritmo, para que el deseo del alma de adorar a Dios esté atrapado en actos significativos de adoración. ¿Puedes preparar una sinfonía en diez minutos?

Basta con mirar el gran cuidado con que el Antiguo Testamento va detallando el orden del culto, la preparación para la adoración, la selección y formación de las personas que tienen un papel en la dirección de la adoración. Y esto continúa y continúa capítulo tras capítulo, dando los detalles relacionados con el culto. ¿Por qué? Porque la adoración refleja la gloria de Dios, y por lo tanto hay que hacerlo bien. Su calidad debe reflejar la grandeza de Dios.

Si la Palabra de Dios considera la preparación para la adoración como algo muy importante, ¿cómo nos atrevemos a tomarlo como nada menos que una cuestión de vida o muerte? El gran predicador del siglo XVII Richard Baxter (1615-1691) era un hombre enfermizo. Se le atribuye haber dicho: «Voy a predicar como si nunca fuera a predicar de nuevo: como un moribundo a hombres que mueren.» Y muchos otros predicadores han tomado esto en sus vidas como un tema importante. Algunos han tenido esas palabras enmarcadas y colgadas en la sacristía de su iglesia. Cada vez que representamos a Dios en público es una cuestión de vida o muerte. Estamos haciendo un gran, gran trabajo.

Solo piensa en ello: ¡el gran y glorioso Dios nos ha llamado para que lo representemos en la tierra! ¡Qué devastador privilegio, e increíble responsabilidad! ¡Qué emocionante y espeluznante tarea!

Siempre debemos procurar reflejar Su gloria, pero cuando lo representamos en público, esto se vuelve aún más serio, pues lo hacemos como representantes oficiales del Rey de reyes y Señor de señores ante una reunión de personas. Que el Señor nos libere de nuestra adicción a la mediocridad y nos encienda con pasión por Su gloria, que nos haga prepararnos bien a cualquier precio. Si vamos a predicar o enseñar, entonces debemos diseñar nuestro programa con el fin de darnos tiempo para prepararnos.

Quisiera añadir un punto más. Tenemos que trabajar tan duro como podamos. Tal vez Dios, en Su sabiduría puede permitir que algo salga mal mientras estamos ante el público. Podemos cometer un error tonto como un desliz de lengua que haga reír a todos. Una perturbación puede hacer que sea difícil para nosotros ser escuchados. Otra persona puede cometer un gran error que se refleje en nosotros, porque nosotros somos los que estamos ante el público. El sistema de sonido de forma súbita puede hacer un ruido enorme. He aprendido a tomar esto como disciplinas que el Señor nos permite soportar…

¡Ay de nosotros, si representamos a Dios como gente adicta a la mediocridad! Nuestro Dios es demasiado grande para ser deshonrado así. Sería mejor para nosotros la muerte que hacer eso.

Ajith Fernando es el Director de Enseñanza de la Juventud para Cristo en Sri Lanka y autor de Reclamando Amor (Zondervan).

© 2014 PreachingToday.com & Christianity Today

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: