Santidad: La Provisión de Dios para sus Hijos

Por: Dr. Doug Carter

Este artículo fue tomado de https://holinesslegacy.com/

Después de que le di mi corazón a Cristo cuando era adolescente en la década de 1950 en Alma, Georgia, mi pastor invirtió innumerables horas en mí mientras estudiábamos juntos la Palabra de Dios. En la primavera de mi último año en la escuela secundaria, me pidió que hablara a nuestra congregación durante un servicio dominical por la noche. Mi novia, que más tarde se convertiría en mi esposa, junto con mi madre, que era pariente de casi todos en nuestro condado, se aseguraron de que la iglesia estuviera llena de compañeros de clase y parientes. El santuario estaba lleno, mis rodillas temblaban y mi corazón latía con fuerza cuando me levanté para dar mi primer sermón.

Mi texto fue 1 Juan 3: 1-8. Esbocé el pasaje con tres declaraciones muy simples:

Dios quiere sacarnos del negocio de pecado.

Dios quiere sacar el negocio del pecado de nosotros.

Dios quiere involucrarnos en un nuevo negocio.

Muchos años después escuché a un destacado predicador y erudito de la santidad hablar sobre el mismo texto. Sus tres puntos fueron:

Se debe interrumpir la práctica de pecar.

El principio del pecado debe ser destruido.

Debe demostrarse el producto de la salvación.

Nuestra lección de las Escrituras presenta al pecado como un monstruo de dos cabezas. Somos pecadores por nuestras acciones; somos pecadores por nuestra naturaleza. El nuevo nacimiento es una experiencia maravillosa y gloriosa por la cual somos perdonados por los pecados cometidos. Pasamos de la muerte a la vida, de la esclavitud a la libertad, de la culpa al perdón, de ser un rechazado a ser un hijo de Dios.

En el nuevo nacimiento, la práctica del pecado como patrón de la vida diaria debe detenerse. El cambio en nuestro comportamiento es evidente para todos los que nos conocen. De hecho, somos una nueva creación en Cristo Jesús. Lo viejo ha pasado y todo se ha vuelto nuevo. (2 Corintios 5:17).

Hace muchos años leí el libro del Dr. Donald M. Joy, The Holy Spirit and You. Me encantaron sus historias que comunicaban maravillosamente la prioridad, el plan y la provisión de Dios para que su pueblo experimentara un corazón puro y viviera una vida santa. La santidad viene del Padre a través del Hijo por el Espíritu.

La analogía del Dr. Joy de un ladrón a mano armada en la casa de uno describe efectivamente el principio del pecado: un bandido en el corazón. Cuando leí su ilustración, me imaginé conduciendo a casa tarde una noche, para llegar y descubrir que un invasor estaba dentro de mi casa y retenía a mi esposa a punta de pistola. Mientras esperaba con miedo fuera de mi casa, tenía que tomar una decisión. Tenía que hacer algo. ¿Pero qué? ¿Debería simplemente ignorar el problema y esperar que el criminal decidiera no hacer daño, salir silenciosamente de mi casa y marcharse?

¿Debería entrar lentamente a mi casa, con cuidado de no asustar al bandido, y tratar de negociar con él? Quizás debería aceptar que viva en nuestra casa si promete robar solo un artículo por día. O tal vez, debería correr a mi casa, enfrentar al posible ladrón, tirarlo al suelo y sujetarlo para que no pueda usar su arma. ¿Me sentaría sobre él día tras día reprimiendo sus malas intenciones hasta que un día me dominara?

Como explicó claramente el Dr. Joy, la única solución real es pedir ayuda a alguien que tenga la autoridad y la capacidad de destruir y eliminar al invasor. ¡Aleluya! ¡Dios ha hecho provisión en Cristo para limpiar nuestro corazón de todo pecado! ¡El poder limpiador de la sangre de Cristo es más profundo que la mancha del pecado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: