Milagros y la Navidad

Por: Scott Armstrong

La lluvia caía a los costados de los discípulos y el viento azotaba su pequeño bote …

Hasta que…

Jesús regaña a la tormenta e instantáneamente el clima se vuelve perfecto para un día de descanso en el lago.

Un hombre lisiado esperando junto a una piscina mágica sin que nadie lo ayude a entrar …

Hasta que…

Jesús dice la palabra y, con los ojos muy abiertos, el inválido levanta su cama y camina.

Y mi favorito: un hombre ciego de nacimiento …

Hasta que extrañamente …

Jesús escupe, hace barro, lo frota en los ojos del ciego y, después de un buen lavado, ¡ve el mundo por primera vez!

¿Alguna vez te han fascinado los milagros de Jesús?

A mí sí. En un momento embarazoso, admito que incluso busqué si había libros que describieran la fórmula que Jesús usó para sanar y hacer milagros, si podía conseguir el «manual de instrucciones» de Milagro en Proceso 101, ¿verdad? ¿Era mucho pedir?

Si bien hay principios y conclusiones que podemos sacar de las muchas maravillas de Jesús, él mismo parece variar dramáticamente sus técnicas. Es como si Jesús quisiera que no nos enfoquemos en la fórmula específica, sino en él y en su poder compasivo desatado para satisfacer las necesidades que lo rodean.

Al teólogo N.T. Wright le gusta preguntar a los adolescentes cuando lo invitan a hablar: «¿Cómo se vería aquí si Dios estuviera a cargo?» A veces, un joven de 14 años bromeará: «Bueno, los refrigerios serían mejores», y otro dirá: «Tocaríamos mejor música en lugar de estas aburridas canciones», pero luego la discusión comienza a profundizarse. ¿No habría ninguna enfermedad? ¿Estarían todos unidos y ya no habría desacuerdos? ¿Cómo sería realmente nuestro mundo si Dios estuviera a cargo?

La respuesta a la pregunta aparece en la persona de Jesús. Cuando Jesús proclama: «El Reino de Dios se ha acercado», esencialmente está diciendo que ahora su Padre está a cargo. E incluso más específicamente, Jesús es como se ve Dios a cargo.

Eso no significa que no haya preguntas difíciles. Por ejemplo, si Jesús pudo sanar al ciego, ¿por qué no sanó a TODOS los ciegos? Si Jesús puede calmar la tormenta, ¿por qué parece dejar que MI tormenta continúe incómodamente durante mucho tiempo? Aún más personalmente, si Dios está a cargo, ¿por qué MI abuela murió de cáncer o MIS padres se divorciaron? Estas son dudas que muchos cristianos preferirían no tener por mucho tiempo. Luchar con ellos requiere sumergirse en una fe sin fondo en lugar de seguir a Dios solo por lo que él puede hacer por nosotros.

Y creo que ese es el objetivo de los milagros. El evangelio de Juan llama «señales» a las maravillas que Jesús realiza. Están destinados a señalarnos algo, y alguien, mucho más importante. Aquellos que corren tras Jesús por los peces y el pan multiplicados son seguidores a un nivel superficial. Jesús puede satisfacer las necesidades físicas, pero quiere profundizar mucho más.

Para ser claros, todo esto sin duda tiene que ver con el Adviento y la Navidad.  Como dice N. T. Wright, “El punto de las historias del evangelio, que llevan a una parte crítica de las profecías de Isaías, es que cuando Dios se hace cargo, lo hace, no enviando los tanques, no limpiando todo de una vez, sino precisamente enviando a Jesús; o, deberíamos decir, viniendo en medio de nosotros en la persona de Jesús. Dios no soluciona el desorden presionando un botón o subiendo una palanca. Él desciende al lugar del dolor, la vergüenza, la enfermedad y la muerte y toma lo peor sobre sí mismo».

Es esa clase de Dios que adoramos. Es esa clase de Salvador que amamos. En la Encarnación celebramos con asombro que el verdadero Dios del universo tomó forma humana, viniendo al mundo en un lugar y tiempo específico, para eventualmente transformarlo todo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: