Entrenamiento Para Toda la Vida

Por: Rev. Dario Richards

Hace unos años, tuve un dilema como hermano y como pastor. Mi hermano menor finalmente había alcanzado su objetivo de convertirse en jugador de la selección nacional de fútbol de Barbados. Mi desafío era que la práctica del equipo nacional sería los domingos durante el tiempo que asistía a nuestro servicio en la iglesia. Como hermano, ¿debería simplemente celebrar su logro y animarlo a seguir persiguiendo sus metas? Por otro lado, como su pastor, ¿debería exigirle que deje el equipo para que no se pierda el servicio de la iglesia? Tal vez había otra solución: ¡él podía hacer ambas cosas! Uno de los beneficios de los deportes, especialmente los deportes de conjunto como el fútbol, ​​es que está perfectamente diseñado para facilitar tanto la evangelización como el discipulado.

En el caso de mi hermano, iba a la práctica de fútbol o jugaba 6 días a la semana. Después de años de hacer esto, estaba claro que su entrenador tenía más influencia sobre él que su maestro de escuela dominical, y sus compañeros de equipo estaban más cerca de él que sus compañeros en la iglesia. Si su entrenador o cualquiera de sus compañeros de equipo fueran creyentes, debido al nivel de confianza y relación que habían desarrollado como unidad, se crearía un espacio para compartir y modelar el evangelio.

Además, su equipo también crearía un espacio para el discipulado, o como lo llamamos: “Entrenamiento Para Toda la Vida”. Este enfoque reconoce que cada individuo es más que un atleta. Somos seres multidimensionales, con componentes espirituales, físicos, emocionales, sociales e intelectuales. Por lo tanto, el coaching para toda la vida consiste en utilizar el entorno que los deportes crean naturalmente para contribuir al desarrollo físico, emocional, social e intelectual de las personas. Con mayores niveles de intencionalidad a través de entrenadores espirituales, los campos de juego pueden convertirse en incubadoras que produzcan grandes jugadores, personas integrales y discípulos centrados en Cristo.

Los deportes crean oportunidades para que surjan módulos únicos de ministerio que nos ayuden a lograr nuestra meta de hacer discípulos en todas las naciones. En el Caribe y en todo el mundo, existen numerosos testimonios de líderes que han estado utilizando los deportes, no solo para llegar a las comunidades, sino también para hacer discípulos y plantar iglesias. Estos ejemplos incluyen a Honduras, donde un pastor decidió construir una cancha de fútbol en el edificio de su iglesia para llegar a los jóvenes de su comunidad, lo que finalmente aumentó su influencia e impacto. En Antigua, un pastor vio de primera mano el poder del Entrenamiento Para Toda la Vida y decidió obtener una licencia oficial de entrenador para iniciar una academia de fútbol en su comunidad como estrategia para discipular a hombres y mujeres jóvenes.

Como hacedores de discípulos, el ministerio de deportes nos brinda un espacio no solo para tener un impacto espiritual sino también para toda la vida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: