Cómo Orar por tu Ciudad (Parte I)

New York prayer revival“Cómo Orar Por Tu Ciudad”

-La historia detrás del movimiento de oración que encendió Nueva York.-

 Por Mac Pier.

Trad. por Ariadna Romero

En 1983, mi esposa y yo viajamos a la India en una misión a corto plazo. Pasamos 10 semanas en Bihar, un estado del tamaño de Nebraska, justo debajo de Nepal. El Budismo fue fundado en Bihar, y el estado es una fortaleza tanto como para los militantes hinduistas como para los islamistas. Bihar tenía 100 millones de gente.  La proporción de cristianos en comparación con los musulmanes e hindúes era de 1 por cada 100,000.

Fui parte del muy apasionado grupo que estaba allá. Nos reunimos cada viernes de 3 a 9 horas para orar. Creíamos que Dios podía hacer cualquier cosa, incluso en lugares tan desafiantes como Bihar. En los 30 años transcurridos desde entonces, ha sido motivante ver los progresos debido a la fuerza de aquellos oradores.

Luego de nuestro viaje a la India, nos mudamos hacia Flushing, Queens, una comunidad intercultural que es hogar de más de 100 grupos con idiomas diferentes. Nuestro plan era quedarnos sólo 2 años y entonces regresar a la India. Sin embargo, empezamos a sentir que Dios nos había llamado a permanecer en la ciudad de Nueva York. Aceptamos el llamado y hemos vivido en Flushing desde entonces.

Muy similar a como sucedió en Bihar, nos encontramos con tremendos retos en el paisaje urbano de la ciudad de Nueva York, la mayoría de las cuales surgieron de las necesidades no satisfechas de sus habitantes. Empecé a pensar en esos retos como: “hechos confrontantes” y me di cuenta de que lidiar con ellos requería disciplina espiritual y liderazgo.

Los “hechos confrontantes” que enfrentamos en la ciudad de Nueva York incluían decenas de millones de personas que aún necesitaban del evangelio; una tasa de graduación entre los estudiantes de secundaria se cernía sobre el 50%;  una explosión de población carcelaria, en parte debido a los bajos números de graduados y en parte por el enorme abismo entre razas y culturas sociales, incluso en la comunidad basada en la fe.

Traer un cambio significativo a cualquier comunidad metropolitana requiere líderes que entiendan los peculiares “hechos confrontantes” de la ciudad. También requiere una firme voluntad para manejar esos “hechos confrontantes”.

Eventualmente los cambios forjados pueden resultar en la elevación de una nación entera.

**Este artículo fue publicado en Christianity Today el 9 de septiembre de 2013.  Estaré publicándolo en tres entradas: Partes 2 y 3 serán publicadas el miércoles y viernes de esta semana.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 14 octubre 2013 en Evangelismo, Oración y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: