Descifremos La Adaptación Cultural – Parte 1 de 2

Otro buen artículo (la parte N. 4) de la serie “Un llamado a la Contextualización” Ed Stetzer, traducido por Ariadna Romero.

th_209258b6e85ec558aa8a33e2f2e233bd_imagen_introHemos estado discutiendo el asunto de la contextualización en las partes 1,2 y 3 y la plática ha sido buena. Como ustedes probablemente sabrán, no es un tema en el que todos estaremos de acuerdo, pero es importante discutirlo y espero que a través de estas publicaciones podamos al menos clarificar algunos de los conceptos erróneos que se relacionan con el tema.

Parte de lo que hace difícil este asunto de la contextualización es que algunos líderes no se sienten cómodos con la idea de “adaptarse a la cultura”. Algunos pastores muy conocidos argumentan que la iglesia no solo debe mantener su propia cultura distintiva (algo positivo) sino que debe separarse completamente de la cultura que la rodea (una idea imposible y que no ayuda en nada).

Déjenme iniciar con dos ejemplos de alto perfil, de dos hombres que admiro. Creo que ambos casos tendrán mucho en común, los dos han decidido recientemente “adaptarse  a la cultura”, y han hecho mucho en diversas maneras, de tal forma que confunden más de lo que clarifican lo referente a este tema.

John MacArthur es uno de esos pastores, y recientemente fue citado de la siguiente manera:

“La iglesia, si es que va a ser algo, debe ser absolutamente distinta de la cultura, absolutamente distinta del mundo, absolutamente distinta de los no creyentes… Pablo demanda un rompimiento total. … No pueden casar la iglesia con la cultura. No forniquen con el mundo. MacArthur Tells Christians: Don’t fornicate with the World, Christian Post, March 5, 2010. = MacArthur le dice a los Cristianos: No forniquen con el Mundo.

Entiendo la preocupación – e incluso estoy de acuerdo en la mayoría de los argumentos- sin embargo, así como creo que la iglesia es llamada por Dios para ser contra cultural en el mundo, también debemos comprender que no podemos ser “absolutamente distintos” de la cultura. Ni debemos serlo. Existen áreas en las que seremos absolutamente distintos de la cultura, y otras áreas donde nos pareceremos mucho. La fidelidad hacia nuestra misión lo hará posible.

En “Together for the Gospel 2010” = Juntos por el Evangelio, Thabiti Anyabwile predicó un mensaje de Colosenses donde algunos “estuvieron de acuerdo”  con ello y otros lo cuestionaron. En su sermón, Thabiti explica correctamente que adaptarse a la cultura, “lo que sea que eso signifique” está lleno de complejidades y dificultades (hemos explorado algunas de esas complejidades en estos artículos).

Thabiti también dice que: “si nos preparamos para adaptarnos a la cultura veremos probablemente… el evangelio siendo acomodado en ese proceso, si no somos cuidadosos”. Y estoy de acuerdo, si es que incluimos “si no somos cuidadosos”. Ese ha sido el punto central de esta serie.

Thabiti está preocupado porque algunos cristianos están más consumidos por la cultura que por el evangelio. Y está en lo correcto cuando dice que debemos tener como prioridad  la preocupación pastoral de Pablo para ver a todos  madurar in Jesús.  Eso debería derribar cualquier interés en simplemente adaptarse a la cultura. Pero yo agregaría que no podemos hacer discípulos, o presentarle a la gente la madurez in Jesús, sin adaptarnos a la cultura y contextualizar correctamente.

Parte de la preocupación aquí es que estos hermanos algunas veces dan la impresión de que todo lo que forma parte de la cultura y que está fuera de la iglesia es malo y debe rechazarse. Por ejemplo, durante su sermón, Thabiti dijo: “El término “adaptarse a la cultura”… el término mismo significa que la misión ya está a la deriva”. Esta es una falsedad y una declaración que no ayuda en nada.

Realmente no creo que John o Thabiti piensen que todo lo que involucre la cultura debe ser rechazado. En el mensaje de Thabiti – y por todos lados en su blog-  ha dejado claro que tiene la visión de cómo debemos relacionarnos con la cultura – y lo explica con profundidad en su mensaje (como John lo ha hecho en más de una ocasión). Y considero que debemos estar de acuerdo con ello, si somos capaces de discutir a fondo los términos- aquí solamente me estoy enfocando en mi preocupación sobre cómo el lenguaje puede ser (y es) aplicado-. A veces, nuestra retórica anima a algunos a adoptar una postura  -referente a la cultura- que trabaja en contra de la misión de la iglesia. Me parece que un enfoque bien pensado sobre la adaptación a la cultura  sería extremadamente útil en nuestras comunidades teológicas.

Necesitamos ser cuidadosos al decir que no todo en la cultura es “malo”. Mientras todo esto es corrompido por la caída, la gracia común y el imago Dei permanecen y por ello debemos ver una mixtura de bondad y maldad en todas las culturas, incluso las culturas verdaderamente paganas.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 25 noviembre 2015 en Cultura, El Misionero Nazareno, La Misión y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: