Reavive la Iglesia – Parte 2 de 2

Esta es la continuación de la entrada anterior, escrita por Dan Reiland y traducida por Yadira Morales y Erika Chaves.

  1. Establece confianza y esperanza.

turn-aroundNo es raro que una iglesia luche por haber sufrido algún tipo de dolor o desaliento. Esto implica generalmente la confianza rota y con ello erosiona la esperanza.

Se necesita sanidad para restablecer la confianza y esto lleva tiempo. Hay varias maneras de que esto pueda suceder, y a menudo requiere múltiples esfuerzos. Por ejemplo, el pastor puede enseñar una serie de sermones de “pastoreo” a través de los Salmos. El pastor o miembros de la junta pueden llevar pequeños grupos de discusión para que se dé una conversación honesta. Y un consultor externo puede ser contratado para ayudar a la congregación a través de una temporada difícil.

Si la confianza rota no es el problema, pero la congregación está cansada y tiene poca esperanza, la esperanza puede ser restaurada por victorias rápidas y visión. ¡Recuerda a la congregación que la Iglesia es la idea de Dios y Él es el dueño! ¡Él quiere que funcione y le da el poder del Espíritu Santo para ese mismo propósito!

  1. Realiza el poder de ganancias rápidas.

El ministerio efectivo de la iglesia es más como una maratón que como una carrera de velocidad. Es un largo camino lleno de colinas y vueltas. Las pequeñas victorias en el camino son vitales para terminar la carrera y esenciales para iniciar el proceso de entrega.

Una iglesia pequeña se desanimó y pensaron que podrían hacer nada. Todas las paredes en su auditorio estaban cubiertas de paneles de madera oscura y varias bombillas estaban quemadas. Era deprimente. El pastor inspiró a la congregación para recaudar alrededor de $800 para pintura, suministros y bombillas. Derribaron el revestimiento de madera y pintaron una capa de pintura blanca fresca y era como si estuvieran en el cielo. ¡Ellos estaban encendidos de nuevo!

Otro pastor levantó alrededor de $600 y comenzó una cooperativa de alimentos en su ciudad. Su iglesia llegó a estar enfocada en el exterior y en un fin de semana se sintieron renovados y con baterías recargadas. Ambas congregaciones comenzaron a creer que podían cambiar las cosas. ¡Las pequeñas victorias les dieron esperanza tangible y práctica para el éxito en el futuro!

  1. Crea intensidad espiritual dentro de tu visión.

Con los años he trabajado con cientos de iglesias, muchas de los cuales elaboraron una declaración de misión / visión inteligente, bíblica y creativa. Pero por alguna razón no parecía funcionar. En muchos casos, uno de los ingredientes principales es que falta vitalidad espiritual. No parece ser una sensación de intensidad espiritual llevar consigo una pasión para hacer que las cosas sucedan y hacer un esfuerzo adicional para alcanzar a una persona más.

La oración es el núcleo de la intensidad espiritual y la evangelización es la segunda, muy cercana. Juntos van a mantener una iglesia con una llama encendida y caliente por la visión. La intensidad no sugiere rareza. No es un sentido ascético de culpa impulsando el sacrificio. En realidad es todo lo contrario. Su origen proviene de personas que realmente aman a Dios y están encendidos por el trabajo del Reino, tanto es así que la alegría y el servicio son un subproducto natural.

La visión requiere de estrategia. Si no estás seguro de por dónde empezar, concéntrate en mejorar tres áreas.

  1. Tu servicio de adoración
  2. Tu ministerio de niños
  3. Tu ministerio de grupos pequeños

Y siempre apunta a los procesos ministeriales con desarrollo del liderazgo.

Para obtener ideas sobre el desarrollo del liderazgo, visita mi blog en http://danreiland.com

El Dr. Dan Reiland sirve como Pastor Ejecutivo en Iglesia 12Stone en Lawrenceville, Georgia. Anteriormente se asoció con John Maxwell durante 20 años, primero como Pastor Ejecutivo en la Iglesia wesleyana Skyline en San Diego, y luego como Vicepresidente de Liderazgo y Desarrollo de la Iglesia en INJOY. Él y el Dr. Maxwell todavía disfrutan de la asociación en una serie de proyectos relacionados con la iglesia.

 

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 6 julio 2016 en El Llamado, La Iglesia, Liderazgo y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: