La Iglesia Centrada En La Oración – Parte 2 de 3

Esta es la continuación de la entrada anterior.

Por Adam Stadmiller

¿Dónde empezar?

78317324

Esto comienza con el ejemplo de los líderes. Una organización rara vez ora más que sus líderes. Esto es algo que aprendí mientras trabajaba para la organización juvenil de evangelización Young Life (Vida Joven). Jim Rayburn, el fundador de la organización, era un hombre reconocido por su vida de oración y que en la década de 1950 oró: “Señor, danos a los adolescentes para que podamos conducirlos a ti.” Fue una oración que Dios respondió fielmente por más de seis décadas.

En el verano de 1997, mientras trabajaba para Young Life, fui asignado para dirigir un equipo de trabajo en Malibú, un campo de grandeza y belleza incomparable que se encuentra en British Columbia’s Princess Louisa Inlet. Allí me encontré con un hombre que tenía el privilegio de conocer a Rayburn desde hacia décadas. Como joven interno, a él se le había pedido recoger al fundador de Young Life en la estación de tren y transportarlo a otro de los campamentos juveniles del grupo.

Contentos de pasar un par de horas ininterrumpidas de desembalar el cerebro de este misionero moderno, no dejó pasar la oportunidad. El hombre me dijo que lo que pasó inmediatamente después de recoger Rayburn de la plataforma del tren, había moldeado su comprensión de ser un líder de oración desde entonces. A los cinco minutos de estar en el coche, Jim sugirió empezar a orar por los adolescentes que venían al campamento de esa semana. Dos horas más tarde, cuando el coche entró en el campamento, Jim seguía orando. Cuando el coche se detuvo, Rayburn le dio las gracias por el viaje y se bajó.

Lo que me llevé de mis años en Young Life fue que una organización no irá más allá de sus oraciones. Liderar oración en comunidad empieza con el compromiso de sus líderes a la oración personal y se desprende desde ahí.

Young Life todavía estaba modelando este compromiso a la oración cuando yo trabajaba para la organización en los años noventa. Como sus empleados misionales, nos requerían que tomáramos un día completo (pagado) por mes fuera de la oficina y dedicarlo a la soledad y la oración. De esta manera el liderazgo de Young Life estaba haciendo una declaración profunda, que ellos valoraban la oración tanto como la producción en el ministerio. Reuniones regulares de todo el personal, días de reflexión orante, y entrenamiento del personal en oración son sólo algunas maneras en las que puedes fomentar el compromiso de tu organización para crear un equilibrio entre un modelo basado en oración y un modelo basado en la producción.

Espera la última parte de este artículo en la siguiente entrada.

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 1 marzo 2017 en Fe, La Iglesia, Liderazgo, Oración, Otro, Vida Devocional y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: