¿Qué Pensaría mi Mamá?

Por Scott Armstrong

“Y todo el que por mi causa haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o terrenos, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna.” (Mateo 19:29) 

¿Alguna vez has estado en una situación donde te preguntas: ¿Qué pensaría mi mamá si estuviera aquí? 

confundido_1

Tal vez estás mirando una película que contiene imágenes y contenido objetable.  Quizás te encuentras en un lugar con amigos donde sabes que no debes estar.  La pregunta – esa pregunta – surge en tu mente, ¡y casi te hace sudar al pensar en lo incómodo de tener a tu mamá allí contigo en ese ambiente! 

Es interesante la influencia que tienen nuestros familiares u otra gente en nuestro caminar diario.  Quisiéramos ser únicos e individualistas, pero más y más me estoy dando cuenta de que somos productos de las relaciones alrededor.  Vivimos en comunidad.  Aun la persona que deseara encerrarse en el closet y nunca ver a nadie no podría escaparse de la influencia que ha tenido la gente antes en su vida – una influencia que todavía continúa en el presente y lo hará en el futuro. 

¿Y esto es saludable, no? Cuando tomamos nuestras decisiones debemos considerar los efectos en las vidas de los demás siempre, ¿no? 

¡Claro que sí!  A la vez, déjame explicar cuándo esto se puede convertir en negativo. 

Por 13 años mi esposa y yo hemos tenido el privilegio de desarrollar misioneros desde América Latina y el Caribe.  Nuestros objetivos son tres: Encontrar, Entrenar, y Enviar misioneros de estos países.  Y he visto un avivamiento en jóvenes quienes están respondiendo a un llamado misionero tal como Isaías, diciendo, “¡Heme aquí, envíame a mí!” Miles de jóvenes de nuestras naciones se han movilizado en los últimos años para ministrar en tierras lejanas y culturas ajenas.  ¡Gloria a Dios por eso! 

A la vez, la parte más difícil de mi trabajo es ver a los una vez llamados y apasionados después de los años no siguiendo su llamado porque valoraban más lo que alguien decía sobre ello. 

“Yo tengo llamado misionero, pero ¿qué diría mi novio?” 

“Dios me ha llamado a las naciones, pero ¿cómo puedo dejar a mi familia? 

“Yo quiero impactar el mundo, pero ¿qué pensaría mi mamá?” 

La historia de la humanidad está repleta de gente que en alguna ocasión dijeron sí a Dios, pero después escogieron el bienestar de su novia, sus padres, o sus amigos. 

¿Serás también uno de ellos? Toda esta gente debe influenciarnos y sin duda debemos tomarles en cuenta.  ¡Nuestra familia debe ser la prioridad #2 en nuestra vida después de la prioridad #1: Dios y su voluntad!  Y allí está: Después de Dios y su voluntad. 

Hay buenas noticias: la historia de la humanidad está repleta también de gente que en alguna ocasión dijeron sí a Dios, y después fueron usados por Él para impactar el mundo entero porque seguían diciendo sí a Él en momentos pequeños y grandes. 

No hagas algo tonto.  No deseches a tu familia porque malinterpretaste mis palabras (y las palabras de Jesús).  ¡Ámales e invierte tu tiempo y fuerzas en ellos!  ¡No los descuides! 

Y a la vez que sepas: Un hacedor de la historia nunca vive su vida en temor diciendo, “¿Qué pensaría mi mamá?” 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: