Dando en Tiempo de Crisis

Por: Lola Brickey y Karen Cruz

Hace algunas semanas, la MNI (Misiones Nazarenas Internacionales) de la Región Mesoamérica produjo y transmitió una serie de mensajes y talleres de varios líderes globales y regionales. El propósito y esperanza es que esos videos fomenten una conversación en nuestras iglesias y nos equipen para la misión actual. Después de mirar cada video, una joven nazarena de la Ciudad de México, Karen Cruz, ha escrito varias reflexiones sobre los temas. Hoy Karen nos comparte sus pensamientos sobre “Dando en Tiempo de Crisis” compartido por la Directora Global de la MNI, Lola Brickey.

Si deseas ver el video completo, haz click aquí

Quiero que recuerdes algún momento de necesidad. ¿Cómo te sentiste? Tal vez experimentaste impotencia, tristeza, angustia, o incluso pérdida de la fe. Cada vez que pienso en los países donde la educación está prohibida o es muy deficiente, cuando pienso que no hay alimento en una casa, en aquellos niños y jóvenes que sufren de hambre día a día sin poder cambiar el entorno en el que nacieron, en las personas que necesitan trabajo muy desesperadamente y no lo consiguen, mi mente es consciente de la necesidad que existe en el ser humano y que muchas veces pensamos que no tiene solución.

Cuando por alguna razón no había comida en mi casa, aprendí y experimenté que mi único sustentador en la vida siempre iba a ser Dios. Si aprendemos a dar de lo mucho o de lo poco que Dios nos ha dado, recordamos que no estamos dando por obligación, sino por amor. Y si damos por amor ofrendas, ropa, víveres, tiempo, etc. a los más necesitados, liberamos bendiciones que pueden ser palpadas por ellos.

El Señor nos enseña a dar gracias por todo lo que él nos da, antes de fijarnos en lo que no tenemos. Él nos enseña que debemos ser siempre agradecidos y confiar ciegamente en su poder, nos enseña a dar antes de ver nuestra propia necesidad. Él es dueño de todo y no hay nada imposible para él.

Este vídeo nos ayuda a entender que los milagros ocurren y las bendiciones se despliegan en nuestras vidas cuando empezamos a dar a otros lo que Dios ha puesto en nuestras manos. Él siempre supera nuestras pequeñas expectativas con otras más grandes. ¡Recordemos que no tenemos un Dios pequeño sino uno MUY GRANDE!

Este vídeo me hizo recordar al profeta Elías, quien era perseguido y se escondió en una cueva. Me imagino que él quería quedarse ahí para siempre, me imagino su miedo, los sentimientos y pensamientos que pasaban por su cabeza. ¿Sabes qué hizo nuestro Dios? Con su eterno amor y su misericordia, cuidó de Elías en esa cueva. Lo alimentó, y lo dejó descansar. Elías recobró las fuerzas que necesitaba para seguir adelante.

Como Dios cuidó y alimentó a Elías en sus momentos de tristeza y de preocupación, él nos cuida y nos ama, y nos asombra con sus milagros todos los días de nuestra vida.

Muchas veces pensamos que no tenemos manera de dar o ayudar al más necesitado, o pensamos que no está en nuestras posibilidades económicas dar cuando uno no tiene. ¿Alguna vez has puesto a prueba tu fe? ¿Permites que Dios la use como un canal para bendecir a otros? Aprovecha esta oportunidad de la pandemia para compartir todo lo que Dios te ha dado y hablar de Jesús a otros, no solamente en tu comunidad sino a todo el mundo.

¿Qué te pide Dios que hagas para que otros puedan conocerlo? Confía en tu Dios que te proveerá incluso cuando no sabes si es posible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: