Alegría en Medio de COVID (Parte 2)

Por: Gary Faucett

En nuestra entrada previa, comenzamos a explorar el gozo que Cristo nos da en medio de circunstancias difíciles. El apóstol Pablo es el ejemplo perfecto de esto. Hechos 16 nos dice que recibió una visión de Dios y que él debía partir para Macedonia para ministrar a la gente allí.

Sin embargo, aunque Pablo y su compañero Silas habían recibido un mandato divino para ir y ministrar, no todo salió perfectamente. Dentro de pocos días, ellos fueron golpeados, metidos en la peor sección de la cárcel, y sus pies fueron asegurados en el cepo (Hechos 16:16-24).

Pero mira la respuesta de Pablo y Silas: “Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían” (Hechos 16:25).

¡Esto es asombroso! Después del terrible trato que estos dos hombres sufrieron, todavía estaban dando gracias, orando y cantando alabanzas a Dios. ¡Estos dos tipos eran tan ruidosos que los otros prisioneros podían oírlos! El griego nos hace creer que los prisioneros estaban pendientes de cada palabra que cantaban Pablo y Silas. No solo escuchaban con sus oídos físicos; escuchaban con el corazón. Su alabanza ministró a los prisioneros.

¿Cuál fue la última vez que tu alabanza en medio de una situación terrible ministró a alguien?

Parece que los cristianos de hoy están muy listos para salir del culto lo antes posible. Pero los prisioneros fueron tan bendecidos por Pablo y Silas que, cuando un terremoto vino y las puertas de las celdas se abrieron, y todas sus cadenas se rompieron, ¡ninguno de ellos salió!

En serio … ¡¿ninguno se fue?!

¿Como sucedió esto? La alabanza de Pablo y Silas liberó el poder de Dios. Cuando te encuentras en una situación adversa y ofreces alabanzas genuinas a Dios, ¡te colocas en una posición para recibir de Él! La alabanza es la llave que abre los tesoros de Dios.

Así como la alabanza fue la clave del éxito de Paul, también debe ser nuestra clave del éxito.

Pablo escribió bajo la inspiración del Espíritu Santo: “Gozaos siempre en el Señor; y otra vez digo: gozaos” (Fil. 4:4). Este es un concepto tan radical, y creo que es la razón por la que lo repitió. No quería que nadie pensara que esto era un error. Regocijarse es un mandamiento urgente.

¡El mundo entero necesita escuchar esto! Lector, les imploro. Comparte este mensaje en tu ministerio. La gente está haciendo todo lo que está a su alcance para ser feliz, pero es difícil de alcanzar para la mayoría. Tenemos más suicidios y uso de drogas que nunca porque la gente no está feliz. El verdadero gozo solo se puede encontrar en el Señor (Sal. 16:11).

La Escritura dice: “Bendeciré al Señor en todo momento” (Salmo 34:1). David dice, “En todo tiempo.” Eso significa que puedes (y debes) regocijarte cuando las circunstancias son buenas y cuando no lo son. No elijas cuándo te regocijarás … ¡hazlo siempre!

Puedes observar a personas que parecen tener las circunstancias ideales: políticos, estrellas de cine, atletas, etc. Tienen mucho dinero, fama, reconocimiento e incluso los elogios de algunas personas. Sin embargo, con todas sus posesiones, ¡muchos son miserables! La felicidad no depende de las circunstancias. Pablo entendió esto. Algunas personas nunca han pensado en él como una persona feliz, debido a todas las terribles circunstancias que soportó, pero lo era. Conocía el secreto de la felicidad (Fil. 4:12).

La carta de Pablo a los Filipenses fue escrita cuando él estaba en prisión, enfrentando una posible ejecución. Sin embargo, ese libro menciona gozo y regocijo más que cualquier otra carta que Pablo escribió.

Incluso en medio de la peor de nuestras situaciones – COVID o no – todavía tenemos mucho que agradecer. El ritmo y la presión de la vida a menudo nos exprime la alegría. Nuestros hombros caen, y nuestras cabezas se inclinan. Encontramos algunos días, o meses o años, muy difíciles de pasar. Desesperados, a menudo buscamos el gozo de muchas formas: adquiriendo posesiones, visitando lugares o viendo gente. Pero ninguno de estos puede proporcionar una alegría duradera.

El gozo de Pablo ante el mero pensamiento de la iglesia de Filipos es innegable en su carta, y es ese mismo gozo que él quería que todos nosotros también poseyéramos. Su carta a los filipenses nos muestra que al centrar nuestras vidas en Cristo, nosotros también podremos vivir en verdadero gozo.

Pablo sabía, al igual que los filipenses, que el verdadero gozo solo se obtiene mediante la fe humilde en la obra salvadora de Jesucristo, armonía con los seguidores de Cristo y sirviendo a los demás en el nombre de Jesús. Esta fue la vida que experimentaron los creyentes de Filipos, y es una vida disponible para nosotros hoy.

Permite que el gozo de Cristo te mantenga alejado de quejas, ansiedad, y discordias desesperadas y, en cambio, te guíe hacia el regocijo, el gozo, la paz y las relaciones armoniosas con los demás.

*Gary Faucett, junto a su esposa Naomi, se ha jubilado y sirve voluntariamente como el Facilitador del Cuidado de Misioneros para Mesoamérica Génesis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: