Ningún Joven Se Queda Atrás

Por: Brett Clemmer

El siguiente artículo fue publicado originalmente en el blog https://maninthemirror.org/category/blog/

Muchos chicos que crecen en la iglesia no continúan asistiendo como adultos. Hay un gran número de desiglesiados (personas que solían asistir a la iglesia, pero ya no lo hacen) menores de 40 años, y las consecuencias de COVID-19 este año han hecho que sea aún más probable que un hombre al margen de su iglesia renuncie por completo.

Me gustaría abordar dos frentes diferentes en esta batalla: mantener a los jóvenes que tiene e involucrar a esos hombres para que inviten a sus compañeros que han renunciado o nunca asistieron a la iglesia. Aquí hay algunos principios del “Modelo Ningún Hombre Se Queda Atrás”, la columna vertebral de nuestra capacitación de liderazgo para construir un ministerio de formación de discípulos para los hombres, que se puede aplicar de manera efectiva a este desafío.

Principio # 1: El código del hombre

Crea un ambiente que sea cómodo para los hombres más jóvenes.

¿Cuáles son algunos de los componentes clave de ese entorno?

Autenticidad. Los hombres jóvenes necesitan que los hombres mayores sean honestos acerca de sus defectos y errores. Necesitamos señalar a Jesús como el líder, en lugar de señalar a una personalidad o un orador moderno. Esto ayuda a los chicos a sentirse seguros al abrirse y pedir ayuda cuando la necesitan.

Compromiso. ¿Estás más interesado en conocer o en mostrar? Los hombres más jóvenes no solo quieren conocer un montón de conceptos teológicos; quieren ver cómo vivir realmente el evangelio.

Misión. El siguiente paso es brindar oportunidades para marcar la diferencia. A los hombres jóvenes les apasiona actuar sobre las cosas que les importan. Bríndeles formas tangibles de tomar los principios para vivir el Evangelio y ponerlos en práctica.

Accesibilidad. Proporcione un entorno accesible y acogedor. No es necesario que haya una cafetería en el vestíbulo de su iglesia, pero recuerde que no todo el mundo está familiarizado con el funcionamiento de la iglesia, así que explique las cosas; no haga que la gente sienta que no encaja.

Principio # 2: Crea valor

Dé a los jóvenes lo que necesitan en el contexto de lo que quieren.

Los jóvenes necesitan el evangelio. Necesitan ser discipulados. Necesitan conocer a Jesús.

Pero los hombres se encuentran en diferentes etapas de su viaje espiritual. Cuando un hombre está al principio de su andar con poco o ningún entendimiento de la Biblia o el cristianismo, o si actualmente no tiene el deseo de crecer espiritualmente, tiene que lanzar la red a lo ancho. Atraes a estos hombres satisfaciendo sus “necesidades sentidas”: sus deseos.

Dos de las necesidades más sentidas que he visto en la vida de los hombres jóvenes son la necesidad de pertenecer y la necesidad de ser bueno en algo: comunidad y competencia. Esto es evidente en actividades populares como disc golf, videojuegos y fútbol de fantasía. A los chicos les gusta ser parte de algo más grande que ellos mismos, y les gusta hacer una contribución al esfuerzo.

Entonces, si quieres llegar a un hombre, averigua en qué quiere ser bueno y luego dale la oportunidad de hacerlo en una comunidad. Cuando crea valor para él por primera vez al satisfacer sus necesidades sentidas de diversión, recreación, resolución de luchas en las relaciones, etc., crea una especie de rampa de acceso para satisfacer necesidades más profundas.

Principio # 3: Captura el impulso

Siempre da a los hombres el siguiente paso.

Una vez que un joven da un paso al frente para asistir a algo como una barbacoa, un torneo de baloncesto, un rally de autos o una reunión para tomar un café, asegúrese de mostrarle siempre el siguiente paso correcto. Con demasiada frecuencia hacemos todo este trabajo para que un chico se involucre en alguna actividad, y luego no le mostramos lo que sigue.

Si te encuentras con un chico joven para tomar un café para hablar, no te vayas hasta que confirmes la fecha, la hora y el lugar para la próxima conversación. Cuando llegue a tu día de paintball o se una a tu proyecto de servicio, muéstrale exactamente cuál es el siguiente paso y, si es posible, haz que se comprometa con él antes de irse. Luego envíale un mensaje de texto para recordárselo.

Principio # 4: Mantén el compromiso

Involucra a los hombres más jóvenes en actividades a largo plazo que sean atractivas y relacionales.

Necesitamos conectar a los jóvenes con las oportunidades de discipulado a largo plazo en nuestras iglesias, pero con una calificación muy importante: ¡deben ser las oportunidades que realmente están funcionando! No lo envíe a esa clase de escuela dominical que “solo necesita algunas personas más”. Se está encogiendo por una razón.

Esto puede hacer que se sientan incómodos, pero como líderes masculinos en la iglesia, necesitamos clasificar nuestras actividades de discipulado. Los que no funcionan utilizan recursos valiosos que podrían utilizarse de forma más eficaz en otros lugares. A veces, puede darle a un líder una nueva visión y alentarlo a cambiar. A veces solo tienes que dejar que un ministerio ineficaz se desvanezca.

Pero hagas lo que hagas, no hagas todo el trabajo para involucrarte en la vida de un joven, ponerlo en relación con otros chicos y luego enviarlo a algún agujero negro de una actividad que lo desanimará y lo alejará.

¿Te importa?

Recientemente organizamos un panel de discusión con líderes de 23 a 35 años y hablamos sobre cómo llegar a los hombres menores de 40 años. Mientras hablaban sobre lo que se necesitaba para involucrar a los hombres en su generación, surgió un tema constante.

No estaban interesados en grandes oradores, música de adoración profesional o un montón de programas. Querían un hermano que fuera más maduro espiritualmente para conectarse y participar con ellos. Querían a alguien que se preocupara por su salud espiritual, su matrimonio, su familia, sus finanzas y su trabajo.

En el ejército, la frase: “Ningún hombre se queda atrás” significa que ningún soldado se queda atrás. Cuando alguien ve a un hermano herido o luchando, regresa y lo busca. Para llegar a los hombres más jóvenes, los hombres maduros de su iglesia deben comprometerse a ser padres espirituales (o abuelos) de los hombres más jóvenes que luchan por hacer que sus vidas y su fe funcionen.

LA GRAN IDEA: Para que su iglesia se comprometa verdaderamente a que ningún joven se quede atrás, debe crear una cultura de cuidado y conexión entre generaciones.

Al final del día, si tu iglesia quiere llegar a los hombres más jóvenes, mientras que los principios del modelo Ningún Hombre Se Queda Atrás lo ayudarán a tener más éxito, debes trabajar para que esto sea un valor para todos sus hombres. Debes inspirar, equipar y esperar que tus chicos mayores se involucren en relaciones personales con los chicos más jóvenes, con un compromiso profundo y sincero de ver que ningún hombre se quede atrás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: