La Iglesia en Guinea Ecuatorial se Fortalece a Través de los Diferentes Programas de Educación

Por: Daniel Sperry

Mario e Irma Martínez habían estado sirviendo fielmente al Señor durante muchos años en Argentina cuando comenzaron a sentirse inquietos. Mario ya había desempeñado numerosas funciones, incluso como pastor, miembro de la facultad en el Seminario Teológico Nazareno del Cono Sur y como Superintendente de distrito, todo a una edad temprana.

“Era el presbítero más joven del distrito, el superintendente más joven, el más joven en muchas cosas”, dijo Martínez. “El Señor nos estaba moviendo muy rápido, pero eso también fue algo que generó una crisis en nuestras vidas. Todavía éramos muy jóvenes y no queríamos terminar nuestros mejores años detrás de un escritorio”.

La incomodidad empezó a afectar a Mario, y compartió ese sentimiento con su esposa, Irma. Ella había sentido un llamado a las misiones, específicamente a África, a una edad temprana y comenzaba a preguntarse si eso alguna vez se haría realidad.

“En mi corazón, me preguntaba: ‘¿Cuándo será el momento de ir y servirle?'” Dijo Irma. “Sin embargo, Dios tiene su tiempo. Nos estaba preparando, porque los lugares a los que iríamos no serían fáciles”.

Habían oído hablar de la nación africana de Guinea Ecuatorial porque era un lugar al que la iglesia quería enviar misioneros. Se acercaron al entonces director regional Bruno Radi y al director de Misiones Mundiales, Louie Bustle para discutir la oportunidad y fueron enviados oficialmente en 2002 para establecer la Iglesia del Nazareno en la última nación de habla hispana sin presencia nazarena.

“Llegamos a un país donde nadie nos conocía”, dijo Mario. “Nadie nos estaba esperando [allí], pero la convicción de Dios nos estaba llamando a ese país”.

Mario e Irma comenzaron la iglesia en Guinea Ecuatorial en su sala de estar, invitando a las familias y trabajando para entablar conexiones con los niños.

“Hay una razón por la cual la Iglesia Primitiva nació en los hogares”, dijo Mario. “Es un modelo que puedes llevar a cualquier país”.

Durante los primeros dos años no contaban con un automóvil, por lo que entablaban relaciones con las personas que encontraban en el camino. Al llevar el evangelio a los hogares de las personas a través del relacionamiento con sus vecinos y al mostrar la película JESÚS, pudieron difundir la Palabra de Dios.

“Un joven de nuestra comunidad recibió a Cristo y dijo que quería que su gente viera la película JESUS en el dialecto fang”, dijo Mario. “El pueblo estaba a 150 kilómetros de distancia y su familia recibió a Cristo. El Señor abrió las puertas y nació una congregación en esa aldea”.

Actualmente hay más de 700 nazarenos en Guinea Ecuatorial, y ese número sigue creciendo. Con el fin de crear estabilidad a largo plazo para la iglesia en Guinea Ecuatorial, los Martínez fundaron escuelas primarias en múltiples comunidades para brindar educación de calidad a los niños.

Dos de los jóvenes a los que los Martinez mentorearon, Daniel y Mercedes Ncuna, crecían en su fe y sintieron el llamado al ministerio incluso antes de comenzar su relación sentimental. Los Martínez tuvieron el privilegio de casarlos, y mientras la pareja comenzó a viajar por el país y compartir el evangelio con ellos, Mario los animó a recibir una educación formal. Debido a que no había un seminario de habla hispana en África, los Ncuna necesitaban ir a un seminario en América Latina.

Gracias a las conexiones en su tierra natal, Mario y otros hicieron posible que Daniel y Mercedes fueran a Argentina a estudiar en el STN-Cono Sur. Después de completar su carrera, Daniel fue nombrado como el primer superintendente de distrito de Guinea Ecuatorial en 2013. La relación entre Martínez, Ncuna y STN–Cono Sur ha ayudado a crear una iniciativa de educación sin fronteras que continúa preparando a la próxima generación de líderes para la Iglesia del Nazareno en ese país.

Durante los últimos 20 años, los Martínez dieron un paso de fe varias veces para que estos proyectos fueran una realidad.

“Puedes mirar un terreno baldío y puedes ver lo que hay allí”, dijo Mario. “Pero con fe en Dios, puedes decir: ‘Esta es una escuela. Veo niños que estudian, juegan y son transformados. Y estos son los niños que serán parte de la iglesia en el futuro’. Esa es la diferencia que puede hacer la fe. Puedes ver algo normal y decir ‘Ese solo es un terreno baldío’. Pero con fe, puedes decir: ‘Esto es lo que tenemos y más”.

Este artículo fue publicado originalmente en el sitio web de Noticias Nazarenas https://www.nazarene.org/es/article/la-iglesia-en-guinea-ecuatorial-se-fortalece-traves-de-los-diferentes-programas-de

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: