“El Adviento Simplemente No Funciona Para Mí”

Por: Scott Armstrong

¿Alguna vez has visto la película navideña El Expreso Polar? Era un pilar en nuestro hogar cuando nuestros hijos eran pequeños, y todavía lo vemos la mayoría de los años cuando llega diciembre. Sin revelar toda la trama, hay un personaje aparentemente periférico que tiene algunas escenas que son difíciles de olvidar para mi esposa y para mí. Este niño pequeño es literalmente del otro lado de las vías. Es pobre y tímido y es reticente a quedar atrapado en todo el alboroto de la Navidad. En un momento, baja la cabeza y dice: «La navidad simplemente no funciona para mi».

¿Alguna vez te has sentido así? Todos están celebrando, y sabes que tú también deberías hacerlo, pero simplemente no lo sientes. Tal vez la dinámica familiar sea… bueno… complicada. Quizás el último año ha venido con más luto que fiesta. Tal vez la Navidad te recuerda lo que no tienes en lugar de lo que tienes.

Todos los domingos por la noche durante el Adviento, nuestra familia lee algunos pasajes de la  Escritura, enciende una vela de Adviento y comparte lo que Dios está poniendo en nuestros corazones. La semana pasada, nuestra hija adolescente estuvo callada. Cuando le preguntamos qué pensaba sobre la temporada o el pasaje de la Biblia, susurró: “No sé qué es este año. Siento que soy terrible en el Adviento”. Ella también podría haber estado diciendo: «El Adviento simplemente no funciona para mí».

Afortunadamente, su honestidad abrió una puerta importante. Explicó que sabía que el Adviento era un tiempo de “esperar”, pero que simplemente se sentía estancada. No sabía si estaba emocionada, realmente emocionada, por algo. Además, se había hecho ilusiones tantas veces antes, solo para ver cómo se desvanecían y nunca llegaban a buen término.

Como padre, quería señalar de inmediato todas las cosas maravillosas que habíamos planeado para los próximos meses, o varias veces que había esperado que algo se hiciera realidad, ¡y así fue! Pero me sentí controlado. Mi esposa y yo la escuchamos y le agradecimos su franqueza. Luego, compartimos cómo había una gran cantidad de israelitas, generación tras generación, de hecho, que debían haberse sentido de la misma manera antes de la venida de Jesús. Conocemos el final de la historia, pero ¿qué pasa con miles de abuelos judíos que constantemente les contaban a sus hijos y nietos sobre la venida del Mesías en los años 300 a.C. (por ejemplo)? Murieron sin ver nunca cumplida la promesa.

En su poema, «Harlem«, Langston Hughes ofrece dos posibles respuestas a la pregunta «¿Qué pasa con un sueño aplazado?» son:

“¿Se seca como una pasa al sol?”

o

“Tal vez simplemente se hunde como una carga pesada”.

Mi hija ha visto algunos sueños diferidos. Ella está experimentando el Adviento (e incluso la Navidad) más como una pasa marchita o una carga sobre sus hombros caídos. ¿Estás como ella? ¿Has vivido eso?

Tal vez la temporada en la que simplemente no nos sentimos bien existe exactamente por esa razón. El Adviento es para los pastores que tenían que cuidar los rebaños toda la noche, aburridos y esperando el amanecer. El Adviento es para la adolescente embarazada que escucha todos los murmullos. El Adviento no es solo para los compradores frenéticos de los centros comerciales y los cantores de villancicos con las mejillas rojas. El Adviento es para los desempleados y los sin hogar y para los que no tienen una gran cena de Navidad a la que asistir. El Adviento es para la chica a la que el Adviento simplemente no le funciona.

Al final de la escena del Expreso Polar que mencioné anteriormente, otros dos niños escuchan al niño para quien la Navidad «simplemente no funciona». Después de un momento de silencio, deciden que no se darán por vencidos. “Mira, no sé si la Navidad te va a salir bien o no”, suplican. “Pero… no te quedes aquí solo. Ven con nosotros. Iremos juntos.”

En un mundo que se apresura a adormecer cualquier sentimiento de inadecuación o promesas incumplidas, el Adviento nos invita a sentarnos a esperar. Y lo hacemos juntos. Traemos nuestros sueños secos y nuestras pesadas cargas tal como somos, reconociendo que la espera nos ha fatigado. Y aunque nuestro historial apunta a la decepción, mantenemos la esperanza de que el Mesías vendrá incluso en medio de la duda, incluso a nosotros.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: