La Consagración: La Atmósfera de la Misión

La Consagración: La Atmósfera de la Misión

La Gran Comisión: Parte III

Mateo 28:16

Escrito por Dr. Stephen Manley, en su libro “La Gran Comisión”

“Entonces los once discípulos se fueron a Galilea, al monte donde Jesús les había ordenado” (Mateo 28:16). El Señor resucitado tenía una misión. Dios estaba llamando de nuevo a sus discípulos para que pusieran su mirada en esta misión.

Ellos ya se habían dado por vencidos. Estaban encerrados en el aposento alto. Ellos estaban haciendo planes para volver a Galilea para iniciar de nuevo su negocio de pesca. Jesús había muerto después de haber pasado tres años con ellos. ¿Cómo podía pasar esto? Todo parecía haber sido una completa pérdida de tiempo. Ellos tenían miedo de que aquello en lo cual habían creído no fuera verdad.

¡Pero espere! Jesús los está llamando para ir a Galilea. Ésta sería su plataforma de lanzamiento para el llamado de ir a ganar el mundo. Ellos iban a consagrarse a este llamamiento.

Esto no era solamente una ida al altar para los discípulos. Ellos estaban haciendo más que estar de pie delante de la congregación recibiendo las promesas de los miembros. Ellos estaban consagrándolo todo. Los discípulos empacaron sus cosas y caminaron 120 kilómetros hacia Galilea. Ya no había tiempo para establecer su negocio de pesca. Ellos estaban en marcha, consumidos por una pasión, dominados por el impulso de una visión. Ellos iban a consagrar su tiempo, su dinero, sus energías. E incluso su vida a esta gran misión. Esta misión los consumiría completamente.

¿Cómo responde usted a esto? ¿Está interesado? Quizá usted piensa que quiere ser parte de la misión y del reino, pero realmente no quiere comprometerse a tal nivel. ¿Hay otros niveles? Permítanos decirle que el nivel de los discípulos es un nivel número diez. Los cristianos casuales están en el nivel uno. Aquellos que están un poco más comprometidos, diezman y asisten a la iglesia el domingo por la mañana, están en el nivel cinco. Aquellos, los más fieles a la iglesia, los que asisten el domingo por la mañana, en la noche, y el miércoles por la noche, y tienen cargos en la iglesia, están en el nivel siete. Hay una variedad de niveles para consagrarse, ¿verdad?

Si esto fuera cierto, sería nuestra responsabilidad desafiarlo a usted a que aumente su nivel de compromiso, pero si usted escogiera no hacerlo, esto no afectaría su destino eterno. Sin embargo, en la iglesia primitiva, todos sabían que, o se consagraban a un nivel diez o no sobrevivían. Ananías y Safira intentaron jugar sucio (véase Hechos 5). Ellos quisieron dar solamente una parte de lo que tenían. Ellos entregaron algo, pero cayeron muertos. La iglesia primitiva tenía la siguiente reputación: “No asista allí a menos de que usted quiera consagrarse totalmente, o caerá muerto. ¡Usted no puede estar allí a medias!” Realmente yo no creo que hoy eso haya cambiado.

Un comentario sobre “La Consagración: La Atmósfera de la Misión

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: