El Arrepentimiento de los Creyentes

El siguiente artículo fue tomado del sitio web Holiness Today

Mi esposa y yo servimos como pastores de un ministerio hindú-asiático en el área de Dallas/Fort Worth. En nuestro ministerio, con frecuencia encontramos oportunidades para interactuar y compartir nuestra fe en Jesús con nuestros amigos no cristianos que asisten al campus universitario de University of Texas. La mayoría de estos amigos practican el hinduismo. Normalmente, compartimos nuestra fe cristiana y la importancia del arrepentimiento; ellos también nos comparten de su fe. El concepto hinduista del arrepentimiento, que se llama Prayascitta, implica aceptar la responsabilidad por los errores y malas obras que cometen en esta vida. Ellos creen que al realizar ciertos actos expiatorios han descifrado una manera de corregir sus errores.

Existe una gran diferencia entre el arrepentimiento hinduista y el arrepentimiento cristiano. En el sermón de Wesley, “El arrepentimiento de los creyentes”, él explica el arrepentimiento de una manera sensata. Wesley hace hincapié en el arrepentimiento de los creyentes por los pecados que permanecen en nuestros corazones. Después del paso inicial de la justificación, los creyentes tienden a creer que el arrepentimiento ya no es necesario. Sin embargo, Wesley enseña que muy pronto el nuevo cristiano se da cuenta de que el pecado del orgullo y la obstinación está en su corazón y el pecado que permanece afecta tanto las palabras como a las acciones.

En el cristianismo, la culpa (o la convicción del pecado) y la impotencia son dos aspectos muy importantes del arrepentimiento. El creyente debe experimentar la convicción de que aún no está completo. Además de entender y reconocer que existe pecado en nuestros corazones, no importa lo que tratemos de hacer con nuestras propias fuerzas, somos incapaces de librarnos de las consecuencias de ese pecado.

Mis amigos hinduistas, por otro lado, creen que pueden deshacerse de sus malas acciones pasadas a través de su propia fuerza y poder. Para ellos, el arrepentimiento significa que deben emprender una peregrinación, practicar el ayuno, subir 100 escalones de un templo u ofrecer frutas y flores a sus deidades. Como cristiano, no tengo que realizar ninguna de esas obras de arrepentimiento.

Tanto los hinduistas como los cristianos creen que es necesario el arrepentimiento. Sin embargo, la pregunta es, ¿dependemos de nuestros métodos de arrepentimiento o dependemos de los medios establecidos por Dios? El cristianismo tiene la respuesta: sólo Jesucristo puede salvarnos de nuestros pecados y purificar nuestro corazón.

Como creyentes, incluso después de ser justificados, necesitamos la renovación a través del arrepentimiento (Salmo 139: 23-24). ¿Existe algún pecado en su vida por el que necesita ser perdonado? ¿Está experimentando una lucha para conseguir la expiación por su pecado? No busquemos la expiación a través de nuestras fuerzas; en cambio, encontremos el perdón a través del Señor y arrepintámonos de cualquier pecado que esté arraigado en nuestro corazón.


Premal Awasarmal es el pastor principal de Arlington Naya Jeevan Church of the Nazarene en Arlington, Texas, EUA, y coordinador de los ministerios hindúes-asiáticos del Distrito West Texas.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: