La Gracia de Dios en la Misión

En nuestra entrada pasada publicamos un extracto del Informe Anual de la Junta de Superintendentes Generales a la Junta General. La Dra. Carla Sunberg tituló el reporte “Un Viaje de Gracia” y tejió admirablemente ese tema a lo largo de su resumen de un año bastante difícil para el mundo durante la pandemia de COVID-19. Debido a limitaciones de tiempo y espacio, no pudimos publicar la totalidad del documento, que se puede ver aquí. Sin embargo, una sección específica merece una nueva visita. Aquí, en su totalidad, publicamos la conclusión del informe de la Dra. Sunberg, que creemos que sirve como una clase magistral para explorar y ensalzar la gracia.

La Gracia de Dios en la Misión

Por: Dra. Carla Sunberg

El año pasado, cuando el Dr. Chambo dio el primer informe anual virtual de la Junta de Superintendentes Generales, estábamos entusiasmados con el anuncio de “El sendero en la gracia”, nuestro nuevo énfasis en la vida del discipulado en la Iglesia del Nazareno. Poco sabíamos que “El sendero en la gracia” se convertiría en un descriptor del año que experimentaríamos. La gracia de Dios nos ha llevado a través de una tormenta imprevista, pero ahora debemos pensar en el futuro. Algo que hemos aprendido del año 2020 es que la misión de Dios no se deja disuadir por los acontecimientos del mundo. Por lo tanto, estamos obligados a esforzarnos en nuestra labor de hacer discípulos semejantes a Cristo en las naciones.

Las observaciones finales de Pablo a la iglesia de Corinto que se encuentran en 2 Corintios 13:14 son una bendición apropiada pero también una bendición para nosotros en el año 2021: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén”.

En este pequeño versículo, Pablo capta todo el sendero en la gracia que abrazamos desde un marco de comprensión wesleyano: la gracia preveniente, la gracia salvadora y la gracia santificadora, todas ellas encontradas dentro de la vida y la obra del Dios Trino. El pueblo de Dios, todos nosotros, estamos invitados a vivir bajo la gracia en el amor de Dios y a través de la comunión, llenos del Espíritu Santo.

Todos estamos necesitados de la gracia de Dios, independientemente de dónde nos encontremos en la vida. La gracia en sí no es una sustancia ni una cosa impersonal, sino que la gracia es el acto personal de Dios de enviar a su Hijo a vivir en carne humana. “Dios ha actuado personalmente,” Dr. T. A. Noble dice. “Ha tomado, en su gracia, la iniciativa de venir a nosotros para que podamos responder”. Por eso Pablo anima a sus lectores a abrazar la gracia del Señor Jesucristo. Es Dios quien actúa antes que nosotros. Es el amor de Dios el que se derrama al sacrificar a su Hijo por ti y por mí. Noble continúa: “Y es Dios el Espíritu Santo, uno con el Padre y el Hijo, el que obra en nosotros, volviéndonos a acercar a Dios en lugar de alejarnos de Él en nuestro pecado”. Por eso seguimos en este sendero, en el que Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida.

En su carta a los Romanos, Pablo también se refirió a la gracia, “Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros”. Pablo está explicando que Abraham agradó a Dios ante todo por la fe. Él no conocía la Ley que vendría después. Dios se acercó a él con su gracia, y Abraham respondió. Lo mismo ocurre con nosotros. Dios llega a todos mediante la gracia preveniente. Esta fue la promesa a Abraham que se extendió a través de los tiempos y hoy la misma promesa nos lleva hacia Dios. La gracia preveniente actúa constantemente y nosotros respondemos con fe. Es la gracia la que nos lleva a la vida de una santa comunión con Dios.

Cuando empezamos a comprender el lugar de la gracia, podemos encontrar el amor de Dios cubriéndolo todo. Dios, en un amor infinito, ha tendido la mano para salvar a toda la creación. Esto es una revelación de la naturaleza misma de la relación que encontramos en el Dios Trino. De esta relación emana el amor santo, que se traduce en una gracia que se apodera de nosotros incluso cuando vivimos en el pecado. La profundidad de nuestros pecados es intrascendente para la gracia, porque el Padre nunca abandona a los que ama. La gracia sigue fluyendo, día tras día.

Con demasiada frecuencia, somos duros con nosotros mismos, no estamos dispuestos a aceptar el amor que Dios derrama sobre nosotros. La gracia de Dios se derrama sobre todos, porque Dios no quiere que ninguno se pierda. Lo leemos una y otra vez. En el capítulo 15 de Lucas, encontramos la gracia preveniente desbordada en las parábolas de Jesús de la oveja perdida, la moneda perdida y el hijo perdido. El pastor, actuando con la gracia preveniente, deja las 99 y va en busca de la única oveja que falta. La oveja perdida tiene un gran valor para el pastor. En la historia de la moneda perdida, encontramos a la mujer que barre su casa, buscando su moneda en cada rincón. Ella representa a nuestro Padre celestial, quien hace todo lo que puede para encontrar a sus perdidos. Se barrerá la casa y se buscará en cada rincón hasta que se recupere la moneda. Esta es la gracia, prodigada a los que no la merecen. Y la gracia se ve en el padre que está al lado del camino, día tras día, esperando que su hijo perdido vuelva a casa. Está esperando, siempre con los brazos abiertos y lleno de un amor abundante.

No siempre se hablaba de la gracia cuando yo crecí en la iglesia. A menudo, el foco de atención se centraba en el castigo por hacer las cosas mal y yo vivía con el temor de perder mi salvación. A medida que he crecido, he empezado a entender la gracia como algo mucho más grande que todos mis miedos. La gracia, que me tiene agarrada. La gracia, que significa que Dios siempre me tiende la mano, me acerca continuamente. La gracia que me tiende una mano y me levanta cuando caigo. Gracia, que venda mis heridas. Gracia, que susurra “te amo” cuando te sientes más vulnerable o el más feo de los pecadores.

Y esta gracia se extiende y nos invita a ser partícipes de la naturaleza divina por la fe. Sí, es un misterio. No, no puedo explicarlo todo. La gracia desbordante nos unge con el amor santo y espera el paso de la fe en el que puede haber una sanidad completa y total.

Una vez que hemos experimentado la gracia sanadora de Dios en nuestras vidas, debemos participar junto con Dios para ser agentes o canales de la gracia preveniente de Dios en el mundo. En septiembre, Holiness Today publicó un número entero dedicado al tema de la gracia preveniente. El Dr. Geordan Hammond colocó un recordatorio conmovedor de la obra de Juan Wesley. Hammond compartió:

“La gracia preveniente sugiere que debemos considerar el amor incondicional como algo central en el ministerio. Una tarea pastoral y evangelizadora de todos los nazarenos es predicar el evangelio de palabra y obra como un medio para despertar a las personas a la obra preveniente de Dios, ya presente en sus vidas. El Espíritu Santo que nos permite ver la obra de la gracia preveniente de Dios en las vidas de quienes nos rodean debe activar el llamado al discipulado en la iglesia. Cuando atendemos a este llamado, colaboramos con Dios para ayudar a las personas a encontrar la gracia gratuita de Dios que conduce a la liberación del pecado y a la vida gozosa de vivir en santidad.”

Si hemos de participar con Cristo en la actividad de Dios en el mundo, parece que también hemos de reflejar la gracia. Hace un par de años, me enfrenté a una cuestión relacionada con la gracia. Me llamaron para ser jurado y mientras los abogados intentaban seleccionar a los miembros que iban a servir, nos arremetieron con todo tipo de preguntas. El joven que estaba siendo juzgado estaba acusado de herir a dos individuos a puñaladas. Nos preguntaron si estaríamos dispuestos a condenar a este joven con la pena máxima, que era de 30 años a cadena perpetua. Por supuesto, aún no habíamos escuchado ninguna prueba. Acabábamos de ser seleccionados para el jurado, pero mientras miraba al joven en la mesa de la defensa, me costaba imaginar que estuviera dispuesta a encerrarlo por el resto de su vida. Sabía que, si se le declaraba culpable, tendría que ser castigado por su crimen, pero también creo en la gracia. Hablé y mencioné que creo en la gracia y en la esperanza de la transformación. Vivimos con la justicia y la gracia en tensión: la presencia optimista del Espíritu desearía una oportunidad para que este joven fuera redimido, tanto personalmente como para la sociedad en su conjunto, aunque también necesitaría aceptar el castigo. No se trata de una gracia barata, sino de una que crea el espacio para la gracia genuina y redentora de Dios ante el arrepentimiento. No me aceptaron como jurado, y no tengo ni idea de si mi respuesta influyó en esa decisión o no, pero el llamado a ser partícipes del camino de la gracia es algo que debería tocar cada parte de nuestras vidas.

Jesús vino en la carne y cada momento de su vida fue la preparación del sendero en la gracia, creando el camino para que todos puedan llegar a ser santos, como Él es santo. Este próximo año, tendremos más oportunidades de considerar este sendero en la gracia, y específicamente el lugar de la gracia preveniente, tanto en nuestras vidas como en las de los demás.

En 2020, nos vimos obligados a salir de las paredes de nuestros edificios de la iglesia y Dios utilizó esto para ayudar a la iglesia a convertirse en un vehículo para llevar la gracia preveniente a las comunidades, las vías aéreas, e incluso las redes sociales. La gracia de Dios se revela cuando practicamos la presencia encarnada de Jesús entre los pobres y necesitados. La gracia preveniente circula cuando los hermanos y hermanas cristianos defienden la justicia en el mundo y trabajan por la reconciliación entre todos los hijos de Dios.

A lo largo de la historia, la comunidad cristiana ha participado en la gracia preveniente discipulando y levantando una nueva generación de creyentes. Esto no ocurrió por casualidad, sino por la disciplina intencional de aquellos que habían llegado a conocer a Cristo y reconocían su responsabilidad de transmitir la fe a los que vendrían después de ellos. El hogar era a menudo el corazón del discipulado y el centro de la gracia preveniente. La propia madre de Juan Wesley, Suzanna, era ejemplo de una mujer que dedicaba un tiempo determinado cada semana a discipular a sus hijos. Más adelante en su vida, Juan Wesley adoptaría el jueves por la tarde para sus reuniones de clase porque ese era el tiempo semanal que tenía asignado con su madre.

En la Iglesia del Nazareno, celebramos dos sacramentos, el bautismo cristiano y la Santa Cena. Más específicamente, creemos que estos sacramentos son oportunidades para experimentar un medio de gracia. Si esto es cierto, tal vez debamos reconsiderar el papel que los sacramentos desempeñan en la vida de la iglesia local y la enseñanza asociada como parte del camino del discipulado.

Las disciplinas de la oración y el ayuno también son significativas cuando se trata de la gracia preveniente. Es a través de estas disciplinas que los seguidores de Cristo son capaces de participar en la comunión con Dios, aprender a discernir la dirección de Dios e interceder por los demás. Cuando yo era niña, la oración y el ayuno eran una práctica regular de la Sociedad Misionera Mundial Nazarena. Mi madre participaba activamente y ayunaba todos los jueves cuando oraba por las necesidades de todo el mundo. Necesitamos reavivar estas prácticas y convertirlas en una parte regular de la vida de la Iglesia del Nazareno. Si vamos a estar en este sendero en la gracia, debemos ir más despacio y aprender a discernir la voz de Dios a través de la oración y el ayuno.

En este informe hemos celebrado la vida de los que murieron bien en el Señor. El testimonio de los cristianos que viven y mueren bien sirve como instrumento de la gracia preveniente. Muchos hijos, nietos, amigos o conocidos se han convertido a Cristo gracias al testimonio a largo plazo de un ser querido que se negó a sucumbir a las tentaciones del mundo.

Ya he mencionado en este informe que este año he perdido a mi padre. Al reflexionar sobre la vida de mis padres, he descubierto cómo fueron canales de la gracia preveniente en mi propia vida. Creían en la obra redentora de Dios que podía marcar la diferencia en la vida de todos sus hijos. Cuando estaba revisando sus cosas, encontré varios diarios de oración de mi madre. En uno de ellos, ella escribió sobre Jerry Jr., mi hermano mayor. Mi hermano mayor Jerry era el hijo pródigo de nuestra familia y mis padres y sus hermanos lo esperaban todos los días con los brazos extendidos, con la esperanza de que volviera a casa. La oración era la vía preferida de la gracia preveniente y mis padres reclutaron a todos los que pudieron encontrar para que se unieran a ellos en oración por su hijo.

Mi hermano enfermó gravemente debido a una enfermedad pulmonar terminal. Sufriendo en la unidad de cuidados intensivos, le dijo a su esposa: “Creo que soy el hombre por el que más se ha orado en el mundo. Necesito entregar mi vida a Jesús”. Esto es lo que mi madre escribió sobre ese día:

Jerry volvió a entrar en un estado crítico y Dennis [mi segundo hermano mayor] realmente pensó que se estaba muriendo. Pero Jerry pudo decir sollozando: “Dennis, hace tres horas me convertí en cristiano”. Dennis sólo pudo responder con un sollozo – y sollozó y sollozó. ¡Cuánto tiempo había orado este hermano por Jerry! ¡Cuántas veces estuvo allí por Jerry a lo largo de los años difíciles! ¡Podía contar con Dennis! Y Dios también contaba con él y no estamos decepcionados. Alabado sea Dios por su fidelidad, misericordia y amor. Y alabado sea Dios por Dennis, un verdadero hermano y amigo “fiel y lleno de gracia”.

Un verdadero amigo, hermano o hermana, madre o padre, participa en la actividad de Dios en este mundo como instrumento de gracia.

Este último año ha sido ciertamente un sendero en la gracia. La gracia de Dios nos ha llevado a través de muchas circunstancias sorprendentes. No sabemos lo que nos depara el 2021, pero nosotros, como Iglesia del Nazareno, intencional y voluntariamente, elegimos participar en la gracia de Dios mientras caminamos juntos en este viaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: