Practicando la Santidad Diariamente

Cada miércoles, a partir del 5 de octubre y hasta el 7 de diciembre de 2016, estaremos publicando un artículo enfatizando las diez características de una iglesia Génesis, esto es parte del desarrollo continuo de varias herramientas y materiales que ayudarán a las iglesias a diagnosticar y mejorar su salud.

Por Scott Armstrong

1475518382678

Había sido un día pesado en la oficina. Tuve conflictos con algunos de mis compañeros de trabajo y un malentendido con mi jefe. Había habido muchas interrupciones no planeadas que me impidieron entrar en ritmo y trabajar en mi enorme lista de cosas por hacer.

Finalmente en casa, me acosté en el sofá con un gran suspiro, exhausto. Comienzo a leer las noticias, tratando de olvidar todas las frustraciones del día.

Mis hijos de 4 y 2 años –en ese entonces- estaban corriendo y chocando sus coches de juguete, haciendo una cantidad exagerada de ruido. Hice como que no los escuchaba y enterré mis ojos en el periódico.

Mi esposa estaba en la cocina preparando la cena y de alguna forma intentando acorralar a los pequeños ruidosos para que no destruyeran el lugar. “Gracias, Señor, por mi maravillosa esposa” –pensé- “Ella es increíble”.

Y seguí con mi lectura.

Ese día ella había trabajado en la oficina la misma cantidad de horas que yo. Me había dicho un poco más temprano que tenía dolor de cabeza. Pero no colapsó en el sofá como lo hice yo. Llegó directo a preparar la comida y cuidar de nuestros hijos.

Algo me decía que debía levantarme y ayudarla en la cocina. “Pero solo sería un estorbo”- reflexioné- “Soy terrible para cocinar”.

Otra punzada en la conciencia me decía que debería al menos jugar con los niños para que no molestaran tanto a su madre. “Pero merezco algo de tiempo para ” –luché contra ese pensamiento- “Nadie sabe las cosas por las que pasé hoy”.

Había predicado y enseñado sobre servidumbre y sacrificio docenas de veces en diferentes congregaciones. Había escrito devocionales y artículos sobre santidad. Pero mis palabras no coincidían con mis acciones – o inacciones – como leer el periódico y defender mi ego.

¿Has tenido momentos así? ¿Instantes donde tus acciones no encajan con los elocuentes discursos que has dicho? ¿Momentos donde actuaste de cierta manera en un lugar específico y completamente diferente en otro lugar?

La quinta característica de una iglesia Génesis es que predique la santidad regularmente y la practique diariamente. Eso es predicar con el ejemplo. Estamos para inspirar apasionadamente a los adultos, adolescentes, -y sí, incluso niños- con nuestro distintivo mensaje de santidad. Y aún más, debemos también vivir de acuerdo con ello en nuestro trabajo, casa y comunidad.

La santidad es conocida con diferentes nombres en diferentes círculos. Entera santificación. La segunda obra de gracia. Morir a uno mismo. Pureza de corazón y de vida. Rendición total. Ser llenos del Espíritu Santo.

Pero quizás la manera más fácil de entender y resumir la santidad es:

SER COMO CRISTO.

Estoy asombrado de lo poco que hablamos sobre la vida de santidad en nuestras iglesias. Me desconcierta la cantidad de personas que piensan que no se puede evitar vivir constantemente en pecado. Me aterroriza escuchar a algunos que creen que la santidad es un concepto periférico de nuestra teología, algo de lo que hablamos una vez cada varios años.

El Dr. Louie Bustle, antiguo Director de Misión Global para la Iglesia del Nazareno, me dijo una vez que el 90% de sus sermones estaban relacionados con la santidad. Me tomó del brazo para asegurarse que tenía mi atención. “Si nuestra gente no comprende la victoria que Cristo nos ofrece, todo lo demás que prediquemos no serán más que solo remedios de autoayuda”.

Tal vez la razón por la que predicamos tan poco sobre la santidad es porque rara vez la vemos en práctica. Miembros de la junta que argumentan venenosamente sobre el color de la alfombra y ponen al pastor contra la pared. Adultos mayores diciendo que ya han pasado al altar un par de ocasiones y no necesitan ir otra vez (insinuando que no tienen áreas en donde necesitan crecer). Liderazgos pastorales que definen la santidad de acuerdo a lo que usas o no usas al vestir y la frecuencia con la que asistes al templo. ¡Todo esto causa confusión en nuestra gente y sirve para diluir el poderoso mensaje que se nos ha confiado!

¿Qué tan a menudo tu iglesia predica y enseña intencionalmente sobre santidad?

¿Los problemas de tu iglesia se resuelven de manera que ejemplifiquen la santidad de pensamiento y de acción?

¿La gente de tu congregación cree verdaderamente que pueden ser como Cristo y vivir sin pecado?

Puse el periódico a un lado. Estaba avergonzado de mi egoísmo y de lo perezoso que estaba siendo como esposo y padre. Rodé por el piso y empecé a luchar con mis bulliciosos hijos. Los cargué y los llevé hacia la cocina. Con mis hijos retorciéndose y riendo bajo mis brazos, le dije a Emily: “Los tres queremos saber si podemos ayudarte de alguna manera.”

Cansada pero sonriendo, ella dijo: “Yo me encargo de la cena si tú te encargas de ese par de bribones”.

Los saqué de la cocina y continuamos jugando. Sabía que aunque al final había hecho lo correcto, éramos tres los bribones aquella noche. La única que en verdad actuó como Cristo desde el principio estaba poniendo la mesa.

Una iglesia Génesis predica santidad regularmente y la practica diariamente.

Para más información, visita el sitio web www.mesoamericagenesis.org o la página en Facebook https://www.facebook.com/MesoamericaGenesis/

Acerca de Scott Armstrong

Soy Scott Armstrong. Tengo la esposa más hermosa del mundo, Emily. Tenemos dos hijos: Elías (14 años) y Sydney (12 años). Soy misionero en la Iglesia del Nazareno, Región Mesoamérica, y Coordinador de GÉNESIS, un movimiento para impactar los centros urbanos de nuestra región de manera misionera.

Publicado el 2 noviembre 2016 en La Denominación Nazarena: Una Iglesia Internacional, La Iglesia, La Misión, Otro, Región Mesoamérica, Santidad y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: