¿Son Las Misiones Nazarenas de Verdad Tan Especiales?

Por: Rev. Emily Armstrong

Lo admito. Amo la Iglesia del Nazareno. De verdad que no puedo imaginar mi vida siendo parte de cualquier otra iglesia.

A diferencia de Scott, yo no nací en la Iglesia del Nazareno. Scott es parte de un legado de nazarenos: sus padres y abuelos aparecen en las primeras etapas de la denominación. Fue a la Universidad Olivet Nazarene, al igual que su mamá y su papá. Se graduó del Seminario Teológico Nazareno y fue ordenado en el Distrito de Kansas City, al igual que su padre. Vamos, que incluso su abuelo fue guardia de seguridad en Olivet durante sus años de jubilación. Ser nazareno estaba en su sangre.

No fue tanto así para mí. De hecho, hace solo unas semanas, si hubieras estado escuchando a escondidas una conversación entre mi papá y yo, lo habrías escuchado decir: “¿Cómo sería tu vida si nosotros (es decir, mi mamá y él) nos hubiéramos quedado en la Iglesia Bautista o incluso en la Iglesia de las Asambleas de Dios, cuando fuimos salvos?”.

¿Cómo habría sido mi vida? Nunca lo sabremos, pero sé lo AGRADECIDA que estoy de ser parte de la Iglesia del Nazareno. Ha sido MI iglesia desde que tenía 2 o 3 años. Es la iglesia que me aconsejó cuando era prometida y luego presenció mi matrimonio con Scott. Es la iglesia en la que mis hijos recordarán haber aprendido a amar a Jesús. Es la iglesia donde nuestros valores fundamentales de ser CRISTIANOS, SANTOS Y MISIONALES simplemente se sienten… correctos.

Podría escribir y enseñar durante MUCHAS horas sobre Christian and Holy (de hecho, ¡lo hice en muchos lugares!) Pero es la misión la que tiene prioridad en este blog. Verás, al haberme criado en la Iglesia del Nazareno, no he estado expuesta a la enseñanza y predicación de otras iglesias. No he ganado mis dientes teológicos en otras denominaciones. Simplemente he tenido una dieta de misiones nazarenas TODA LA VIDA, y debido a eso, pensé que la forma en que hacemos misiones es la forma en que TODOS las hacen. Alerta de spoiler: ¡no es cierto!

A medida que he madurado no solo en mi fe, sino también en mi habilidad de servicio para la iglesia, me ha llamado la atención en más de una ocasión que, una característica definitoria de un nazareno es esta profunda necesidad en nuestros corazones que desea que todos en el mundo tengan un oportunidad de conocer a Jesús. Claro, he escuchado iglesias que predican de la Gran Comisión y luego desafían a su gente a trabajar en sus vecindarios, pero ¿saben lo que escucho en la Iglesia del Nazareno? ¡Qué vamos a ir a JERUSALÉN, JUDEA, SAMARIA y HASTA LOS FINES DE LA TIERRA!

Nunca hemos tenido reparos en enviar a nuestra mejor gente a los confines de la tierra. Enviamos plantadores de iglesias, eruditos bíblicos, profesores universitarios, médicos, ingenieros mecánicos, genios de la tecnología y más POR TODO EL MUNDO porque creemos que Dios los ha colocado en NUESTRA iglesia para ser enviados. Enviados para que sus dones y talentos puedan usarse para expandir el reino de Dios aquí en la tierra. No tenemos miedo de perder a estas personas de nuestras congregaciones; las enviamos porque sabemos que estamos CRECIENDO gracias a ellas.

Una vez más, otras iglesias lo predican. Otras iglesias están dispuestas a enviar cuando alguien testifica de un llamado. ¿Pero sabes qué hace que nuestras misiones sean especiales? Lo financiamos. No solo hablamos de las misiones transculturales con un anuncio de 2 minutos cada 3 meses en nuestro servicio dominical por la mañana. No encontramos organizaciones “para-eclesiásticas” a las que podamos unirnos durante una temporada para fomentar misiones internacionales en nuestras congregaciones. Damos CADA MES a misiones internacionales. No recibimos ofrendas al azar, planeamos estratégicamente destinar el 5.5% de todo lo que llega a nuestra congregación para que podamos llegar a los confines de la tierra con las buenas nuevas.

He sido misionera en la Iglesia del Nazareno por poco más de 17 años, y he tenido docenas de conversaciones con misioneros y organizaciones de envío por igual que generalmente terminan con la misma pregunta: “Pero, ¿cómo se logra que las iglesias den financieramente?” Sonrío cuando digo que es solo una parte de nuestra cultura. Es simplemente una hermosa característica de ser nazareno.

Lo llamamos Fondo de Evangelismo Mundial. Ojalá pudiera recordar DÓNDE en mi libro “Historia de la Iglesia del Nazareno” dice exactamente cuántos años tiene el fondo, pero no puedo recordar la fecha exacta. En realidad, tampoco puedo encontrar el libro exacto. Sin embargo, recuerdo que hemos tenido este fondo durante cerca de (si no un poco más) de 100 años. Nada mal para una denominación que tiene cerca de 120 años. Está en nuestro ADN.

Después de 100 años de financiar la misión, tenemos una estructura ENORME que se ha creado que depende de este fondo. Es el tronco de un árbol el que sostiene todas las demás ramas. El tronco de árbol que luce como casas misioneras, traducción de literatura, decenas de campus universitarios y de seminarios, presupuestos que permiten que exista la obra misional y MUCHO MÁS. La estructura ha sido muy bien construida a lo largo de un siglo, estoy segura de que hay miles de historias sobre niños, jóvenes y adultos que fueron impactados por la presencia de una iglesia ACTIVA en todo el mundo, historias que son prácticamente imposibles de descubrir. Me gusta pensar que el efecto dominó de largo alcance de hasta dónde llegaron nuestros pesos, rupias, libras, dólares y más se nos revelará a todos en el cielo. ¡Denme un asiento de primera fila para ESE espectáculo! Tendremos una eternidad para escuchar TODAS las historias.

Dios es el mejor para tomar algo pequeño y humilde y exaltarlo para transformar el mundo. El Padre encarnó a su hijo en un pequeño bebé que cambió el mundo. El Espíritu se inspiró en unas pocas docenas y se convirtió en la poderosa Iglesia internacional que vemos hoy en todo el mundo. De alguna manera, creo que la característica misional de la Iglesia del Nazareno es una de sus “pequeñas” creaciones que estamos viendo cambiar el mundo.

Y yo, por mi parte, estoy muy orgullosa de ser parte de una iglesia que hace todo lo posible para llegar a los confines de la tierra.

Un comentario sobre “¿Son Las Misiones Nazarenas de Verdad Tan Especiales?

Agrega el tuyo

  1. Gracias por tan valiosa afirmación de un valor de nuestra Iglesia. Somos un pueblo Misional, que recibe y envía.
    Saludos desde Venezuela,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: